El Economista - 70 años
Versión digital

vie 24 May

BUE 11°C

Massa marcó el ritmo

El Frente para la Victoria no llegó a los 129 diputados requeridos para obtener quórum y no pudo tratar la ley antidespidos. Será debatida el próximo miércoles. Cambiemos impulsará su rechazo.

13 mayo de 2016

El Frente para la Victoria fracasó en el intento de debatir la ley antidespidos en sesión especial. Contaron con 104 diputados, le faltaron 25 escaños para alcanzar el quórum. El Frente Renovador, con una sola excepción, se negó a bajar al recinto. La emergencia ocupacional será tratada en sesión ordinaria el próximo miércoles junto a la ley de Acceso a la Información Pública y el reintegro de IVA en alimentos de la canasta básica para los sectores más necesitados.

Luego de lograr dictamen de mayoría el pasado miércoles, el FpV solicitó al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, sesión especial para aprobar la ley que cuenta con media sanción del Senado. Contaba con el apoyo del bloque Justicialista, la izquierda y diputados de origen sindical, entre otros. A las 11:45, horario pactado para la sesión, la oposición no alcanzó el quórum y Héctor Recalde, jefe del bloque FpV, pidió a Monzó extender el plazo reglamentario hasta las 12:30. El pedido fue concedido, pero no alcanzó. Un minuto pasado el tiempo acordado, fue levantada la sesión.

Las grandes ausencias, con las que el FpV pensaba contar en el recinto, fueron las de Compromiso Federal (San Luis) y del Frente Cívico por Santiago (Santiago del Estero). Los senadores de ambos bloques, entre ellos Adolfo Rodríguez Saá y Gerardo Zamora, habían votado a favor de la ley en la Cámara Alta. Maurice Closs, que llegó al recinto cuando la sesión ya estaba levantada y Dulce Granados, fueron las dos faltas dentro del FpV. Del Frente Renovador, sólo estuvo presente Héctor Daer, que lamentó no haber podido tratar la ley y, en alusión a los dichos de Sergio Massa, afirmó que a él “no lo había llevado nadie a patadas”. El socialismo, que en los comienzos de la discusión se mostraba a favor de la ley, tampoco prestó quórum.

Recalde expresó, una vez suspendida la sesión, que “así como sentimos frustración también tenemos la alegría de haber cumplido con nuestros principios y con nuestras convicciones”. Por su parte, Oscar Romero, que preside el bloque Justicialista, sostuvo que “quienes pierden hoy son los trabajadores, porque en este mismo momento, en algún rincón del país está llegando un telegrama de despido”. Néstor Pitrola, del Frente de Izquierda, anticipó la posibilidad de convocar a un paro nacional “para poner de pie a la clase trabajadora”.

La posición del interbloque que lidera Sergio Massa fue clave para que el FpV no consiga quórum. El tigrense mandó a sus diputados a no bajar al recinto, por más que una semana atrás para ellos la prioridad era aprobar la ley antidespidos. “Queremos transmitirles absoluta tranquilidad a todos los trabajadores argentinos. El día miércoles en sesión ordinaria, sin caprichos y sin prepotencia, los argentinos vamos a tener una ley que protege a los trabajadores de los despidos”, indicó Massa ante la prensa, acompañado por Facundo Moyano, que declaró “no nos prestamos a la especulación política. La necesidad es de los trabajadores, ni del Kirchnerismo ni del gobierno”. El Frente Renovador buscará aprobar el próximo miércoles la ley antidespidos, pero con el agregado de una serie de beneficios para las pymes, contentando a las dos fracciones del bloque, los de extracción sindical y, por otro lado, la que representa el empresario José Ignacio De Mendiguren. Por el momento, según informaron fuentes del FpV, el bloque kirchnerista no acompañaría la iniciativa del massismo.

Al confirmar el debate para el próximo miércoles, Nicolás Massot transmitió que el bloque del PRO jamás creyó que la sesión podría avanzar: “No esperábamos que esto prosperara porque es una situación forzada del Frente para la Victoria, que intentó juntar quórum y no logró mucho más allá que su propio bloque”. Para su compañero de bancada, Pablo Tonelli, el FpV quiso adelantar el tratamiento “seguramente movidos por una ansiedad mediática que lo guió en todo este tema que afortunadamente les salió mal”. Declaró a El Economista, además, que la intención del bloque opositor mayoritario fue el de “debilitar al Gobierno de Cambiemos”.

En la sesión del próximo miércoles se tratarán, además, dos proyectos que quedaron postergados por la ley antidespidos: el de Acceso a la Información Pública y el del reintrego de IVA. El primero fue postergado en dos circunstancias, mientras que el segundo en una instancia. Cambiemos presentará, también, dictamen en rechazo a la emergencia ocupacional, en una jornada que se pronostica como maratónica. Cambiemos postergó el tratamiento de la emergencia ocupacional en diputados, demoró por ocho días el giro del proyecto del Senado a la Cámara Baja y luego, ante el rechazo de distintos sectores, convocó a especialistas, representantes de pymes y al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, para responder consultas de los legisladores.

En caso de que la ley antidespidos se apruebe con modificaciones, deberá volver al Senado, donde podrá ser ratificada la decisión de los Diputados o bien ser rechazada. En la Cámara Alta, el proyecto fue aprobado, dos semanas atrás, por 48 votos a favor contra 16 negativos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés