El Economista - 70 años
Versión digital

dom 23 Jun

BUE 14°C

Los intendentes PRO desafían la jefatura opositora de Vidal

La gobernadora saliente busca ser la principal referente de Cambiemos, aunque encuentra resistencias.

Pablo Varela 05 noviembre de 2019

Por Pablo Varela

Hoy comenzará formalmente la transición en la provincia de Buenos Aires, cuando el jefe de Gabinete, Federico Salvai, reciba a los equipos técnicos del Frente de Todos encabezados por, Carlos Bianco.

Al mismo tiempo, la futura oposición comienza a reacomodar las piezas hacia dentro y fuera de su coalición, luego de una dura derrota en la que el candidato del FdT, le sacó una diferencia de más de un millón y medio de votos a la hasta entonces figura más destacada de Cambiemos, María Eugenia Vidal.

La mandataria saliente viene preparando el terreno para quedar posicionada como la principal referente de la oposición, y es por eso que en la semana posterior a la derrota reunió a su tropa legislativa y mantuvo un encuentro con más de 70 jefes comunales, (entre lo que se encontraban reelectos, derrotados y los que asumirán el próximo 10 de diciembre), con el claro objetivo de contener a los propios y comenzar a dar señales políticas rumbo a la etapa que viene.

Cambiemos controlará 62 intendencias, sobre 135. Entre ellas, La Plata, Mar del Plata, Bahía Blanca, Olavarría y Junín.

Sin embargo, la semana pasada, el jefe comunal de Vicente López, Jorge Macri, puso en dudas la jefatura política de Vidal cuando habló de “horizontalidad” y sentenció: “En este espacio ya no hay una gobernadora que represente a todos”.

En el entorno de los intendentes del PRO, le bajan el tono a la declaración aunque no ahorran críticas a Salvai, que fue el jefe de campaña. La comparación con la mejora en la performance de Mauricio Macri, es casi inmediata. “Si me decías que Macri iba a hacer 30 bajadas al territorio en 30 días, no lo creía. Ahora de Vidal, hubiéramos esperado eso, y mucho más”, razonó una voz del PRO bonaerense ante El Economista, direccionando las críticas hacia Salvai.

Al igual que dejaron trascender desde la Casa Rosada, cuando todavía está caldeado el ánimo por la derrota, algunos intendentes creen que el jefe del comando de campaña bonaerense podría haber hecho jugar a la mandataria de manera más decidida.

En relación al reparto legislativo, todos los actores de Cambiemos pretenden mantener la cohesión de la coalición. Con los bloques funcionando de manera compacta, la futura oposición podría negociar mejor los cargos que le corresponden en los órganos de control.

Cambiemos ocupará 62 intendencias, sobre 135. Gobernará a su vez, la capital provincial, La Plata, y las ciudades cabeceras del interior, Mar del Plata, Bahía Blanca, Olavarría y Junín que son las de mayor densidad poblacional. Tendrá mayoría en el Senado, donde tendrá 26 bancas sobre 46 y un importante bloque de Diputados con 44, tan solo dos menos que el del futuro oficialismo.

Algunas voces dejan trascender que Vidal pretende que Alex Campbell, quien encabezó la lista seccional en la primera sea el titular del bloque en la Cámara Baja, lo que obligaría a otorgarle la jefatura del bloque en el Senado, a la UCR.

En el entorno de los jefes comunales piensan que Campbell no es el indicado para cumplir ese rol, aunque tampoco sueltan un nombre para ocupar dicho lugar. Los intendentes creen que el rol que deberá cumplir el próximo jefe en Diputados, será el de dar pelea con la próximo gestión que se abre como un interrogante. “Daniel Scioli no te ayudaba, pero tampoco te molestaba. Lo de Kicillof es una incógnita” razonan, aunque a priori y dado el perfil del gobernador electo, muchos prevén una tensa relación con La Plata.

Por ahora, los intendentes del PRO no cuestionan directamente con Vidal, aunque no ahorran críticas, para dos figuras de su riñón.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés