El Economista - 70 años
Versión digital

lun 27 Jun

BUE 10°C
Versión digital

lun 27 Jun

BUE 10°C

Liga de Gobernadores: un desafío federal

Queremos construir entre todos los pilares para superar la restricción logística, energética y externa mediante un plan federal

La Liga de Gobernadores junto a Alberto Fernández y Wado de Pedro.
La Liga de Gobernadores junto a Alberto Fernández y Wado de Pedro.
Jorge Capitanich Jorge Capitanich 22-06-2022
Compartir

Nadie puede dudar en la República Argentina respecto a la necesidad de construir un país más justo y equitativo con una concepción claramente federal.

Una Argentina justa y federal incluye a todos, sin excepción, independientemente de su ideología y del espacio político al que representan.

Nuestras provincias necesitan no sólo un plan de infraestructura que garantice la corrección de las asimetrías históricas, a los efectos de lograr competitividad sistémica mediante logística integrada, sino también el desarrollo de sus ventajas comparativas destinadas a un modelo productivo con generación de empleos de calidad, y al mismo tiempo aprovechar sus potencialidades para la generación de energías limpias y renovables.

El mundo necesita alimentos, energía, gas, petróleo, fertilizantes, reactores nucleares, minerales estratégicos, combustibles líquidos, farmacología humana y animal, biotecnología moderna, satélites, radares y múltiples desarrollos tecnológicos y productivos que nosotros podemos aportar en esta crisis internacional.

Tenemos que unir nuestros esfuerzos y voluntades para resolver temas estrictamente coyunturales que se vuelven estructurales en la medida en que no seamos capaces de desarrollar soluciones de largo plazo.

La producción de combustibles líquidos constituye un problema recurrente para lo cual se necesitan inversiones y un plan que implique resolver definitivamente estas restricciones. Desde el corte de biodiesel, bioetanol, hasta la producción de energía solar, eólica e hidrógeno verde, pasando por inversiones en destilerías o sistemas de acumulación de excedentes en temporada de baja demanda hasta un modelo de reservas estratégicas que impidan los problemas de abastecimiento que alteran el funcionamiento de la economía distorsionando la cadena de producción y de precios.

Del mismo modo, es preciso resolver los problemas del transporte público de pasajeros, desde el precio de las tarifas, hasta la renovación de la flota, pasando por la sustitución del uso del gasoil por biodiesel, gas o eventualmente el reemplazo por vehículos eléctricos.

Nosotros queremos construir entre todos los pilares para superar la restricción logística, energética y externa mediante un plan federal que termine con esta absurda concentración poblacional y de la riqueza en pocas manos y en un espacio geográfico limitado. ¡El 0,01 % de la superficie concentra entre 37% y 40% de la población del país!

Esto no puede ocurrir. Tampoco agravarse por el mero transcurso del tiempo.

No queremos quedarnos prendados de discusiones coyunturales como la descentralización de programas sociales, el diseño de herramientas para potenciar nuestras economías regionales o el debate de iniciativas legislativas vinculadas a tratados de inversión con países extranjeros, como así también el desarrollo de la ley de agroindustrias.

Queremos ser parte de las soluciones que estimulen el consenso necesario para reducir la inflación, promover inversiones productivas y aumento con diversificación de exportaciones.

Nuestras provincias constituyen la base para la recuperación del país en un contexto internacional de alta incertidumbre.

Somos las y los que vamos a defender la sostenibilidad ambiental, promover la estabilidad macroeconómica, defender nuestros recursos estratégicos y constituir definitivamente la unión nacional, más allá de nuestras diferencias circunstanciales.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés