El Economista - 70 años
Versión digital

mar 27 Feb

BUE 22°C
Análisis

Ley Ómnibus y paro CGT: los desafíos de Javier Milei a 45 días de gobierno

Ignacio Labaqui y Julio Burdman analizaron los resultados del debate de la Ley de Bases y la movilización convocada por la CGT

El presidente Javier Milei.
El presidente Javier Milei.

El presidente Javier Milei se encontró con dos grandes exámenes a 40 días de haber asumido el Gobierno Nacional

Por un lado, luego de un extenso y fragmentado debate en un plenario de comisiones, La Libertad Avanza logró el dictamen que habilita el debate del proyecto oficialista en la Cámara de Diputados

Por el otro, se enfrentó al paro general convocado por la Confederación General de Trabajo (CGT), que fue acompañado con una movilización frente al Congreso mostrando el rechazo del sector a las reformas laborales presentadas en la ley Ómnibus y el DNU 70/2023

En ese marco, los analistas políticos, Ignacio Labaqui y Julio Burdman, evaluaron el desempeño del Gobierno en este primer tramo de gestión. 

En cuanto al tratamiento de la "Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos", Labaqui sostuvo que el Gobierno encuentra dificultades para "comprender" su situación de "híper-minoría" en el Congreso. 

Planteó que La Libertad Avanza tiene dos caminos para permitir el avance de sus propuestas en las cámaras: "Hacer más concesiones o bien ampliar la coalición legislativa". Con esto último, se refirió a la posibilidad de usar el "presidencialismo de coalición", que implica "acordar con otros partidos con los que pueda compartir alguna parte de la agenda a cambio de cargos y otros beneficios para llegar a una mayoría".

Además, Labaqui consideró "una torpeza" la estrategia de choque con los bloques dialoguistas porque "la popularidad que puede tener hoy Milei no va a ser eterna, y el peor escenario que puede tener un Gobierno de minoría es tener una caída significativa en la popularidad".

Por ese motivo, afirmó que el oficialismo debería "modificar el enfoque con el que negocia con la oposición más dialoguista".

Por otro lado, Burdman explicó que "todo indica que el proyecto va a ir al recinto con negociaciones ulteriores, y van a seguir sacándole cosas". Entre las propuestas que podrían retrotraerse, se destaca la suba de retenciones, que despertó el malestar entre los gobernadores y parece estar llevando a una tensa relación entre las provincias y la Nación. 

"Algo va a salir", auguró Burdman, aunque aclaró que aún puede haber muchas sorpresas y que "no sabemos si va a ser ómnibus o minibus". 

El paro de la CGT

Respecto a la huelga que organizó la CGT, Labaqui sostuvo que fue "importante la movilización", pero que tuvo un "bajo acatamiento". "Es evidente que el sindicalismo y el peronismo tienen una capacidad de movilización muy importante, pero eso no modifica el panorama por ahora", sentenció Labaqui. 

Detalló que es "lógico" que el Gobierno encuentre una amplia oposición, dado que "casi 10 millones de personas votaron a Massa en la primera vuelta". Sin embargo, dado que la CGT, la CTA y los movimientos sociales no tienen una relación armónica con los bloques dialoguistas, como sí la tienen con Unión por la Patria, el paro favorece a La Libertad Avanza

"Es un paro que, desde la comunicación política, contribuye con la narrativa de Milei de luchar contra la casta, porque está convocado muy tempranamente y después de cuatro años de silencio de parte de la CGT", explicó. 

Burdman concordó con esta evaluación y sostuvo que el Gobierno "no queda delimitado por esto". "Al contrario, creo que cierto discurso de Milei crece en el enfrentamiento con sus adversarios ideológicos o de la casta", agregó. 

Asimismo, señaló que si bien el acto no generó un cambio en la relación de fuerzas, para Burdman la movilización dejó un "panorama de reactivación del ánimo del votante opositor", porque "el paro y las movilizaciones se vieron en varios puntos del país". 

En ese sentido, el consultor determinó que fue "un paro político significativo". Al respecto, planteó que "la oposición le pide hoy a la CGT que ocupe un lugar de coordinación simbólica ante la ausencia de coordinación política, porque el ex oficialismo no tiene liderazgo". 

El respaldo de Milei

Burdman agregó que el foco de atención debe estar puesto en la percepción que los votantes de La Libertad Avanza, particularmente de aquellos que lo eligieron en la segunda vuelta y no en la primera, tienen respecto de la gestión que se está llevando a cabo. 

En el balotaje, Milei alcanzó el 56% de los votos, pero el 30% original es el núcleo duro de su espacio, que va a tenerle paciencia durante un tiempo prolongado. Pero el restante 26% es blando. Por lo tanto, el apoyo que el presidente logró en noviembre constituye una base de gobernabilidad inestable. 

De esa manera, Burdman planteó que si aquel 26% deja de respaldar al oficialismo, "el Gobierno va a quedar huérfano".  

El consultor consideró que ese bloque de la población todavía no tuvo tiempo de hacer una evaluación. Recién hacia marzo podría darse una definición de su posición. 

"Mientras tanto, el Gobierno está todavía moviéndose con la libertad que le da contar con una base de apoyo determinada, y juega un juego ofensivo y audaz", concluyó Burdman.  

Confrontación planificada

El gobierno de La Libertad Avanza está llevando a cabo una estrategia de planificada confrontación con aquellos sectores que ponen reparos en las medidas que el oficialismo considera necesarias para mejorar la situación del país. 

Así fue que Milei decidió usar el paro para reforzar el mensaje de la campaña que sostiene en la gestión, que divide conceptualmente al país, está entre aquellos que quieren "continuar en la decadencia", y los "argentinos de bien", es decir, todos aquellos que apoyan el DNU de desregulación de la economía, la reforma laboral, y la extensa y polémica ley Ómnibus.

El mismo discurso se repite en el Legislativo, aunque allí las negociaciones son fundamentales.

La firma del dictamen expuso un alto grado de fragmentación en la Cámara de Diputados, donde solo los 19 integrantes de La Libertad Avanza, más José Luis Espert (Avanza Libertad), presidente de la Comisión de Presupuesto, y Paula Omodeo (Creo), firmaron el dictamen de mayoría sin objeciones.

El Gobierno inició los debates con una postura de intransigencia, pero se vio obligado a caminar hacia la flexibilización de su postura debido a su posición minoritaria. Sin embargo, La Libertad Avanza parecería estar volviendo a adoptar firmeza en las negociaciones por instrucción del presidente. 

Las declaraciones de Luis Caputo y de Milei respecto a la reducción de los fondos que reciben las provincias consolidan esta estrategia de choque con el sistema federal. Pero además, el ministro de Economía sostuvo que no asistió al Congreso porque "tenía cosas más importantes que hacer", en referencia a reuniones con el FMI. 

Así, desde el Ejecutivo Nacional se evidencia el mensaje de choque tanto con las organizaciones sindicales como con el Poder Legislativo. El hecho de que La Libertad Avanza aún no acepte que necesita de otras instituciones para gobernar parece ser el mayor desafío que enfrenta el espacio. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés