El Economista - 70 años
Versión digital

dom 03 Mar

BUE 21°C
Escenario

Las lecciones de La Pampa para Juntos por el Cambio

La Pampa representa uno de los modelos posibles para definir candidaturas: competencia entre partidos, cada uno con su fórmula

El diputado nacional Martín Brehongaray (UCR) se impuso ante Martín Maquieyra (PRO)
El diputado nacional Martín Brehongaray (UCR) se impuso ante Martín Maquieyra (PRO)
Augusto Milano 13 febrero de 2023

Juntos por el Cambio atravesó satisfactoriamente la primera estación electoral del año. Como se preveía, las internas abiertas las ganó el radicalismo, pero se trató de una confrontación acotada con reglas de convivencia cumplidas por todos. 

La participación estuvo acorde a lo que esperaban los dirigentes locales de la coalición que tiene ahora por delante el desafío de derrotar en las elecciones de autoridades provinciales el 14 de mayo al peronismo que gobierna ininterrumpidamente la provincia desde 1983

  • En 2019, Sergio Zillioto, que ahora va por la reelección, ganó la gobernación por 20 puntos de diferencia,  pero JxC se impuso en las legislativas de 2021, por lo que puede pensarse que hay una tendencia favorable para el peronismo en las elecciones ejecutivas, pero la elección no puede considerarse segura para el oficialismo local.  

Las elecciones en La Pampa se realizarán 40 días antes del cierre de las listas para las elecciones nacionales que estarán en plena discusión en ese tiempo. 

La Pampa representa uno de los modelos posibles para definir candidaturas: competencia entre partidos, cada uno con su fórmula. 

El otro camino es el de las fórmulas compartidas al que adhiere casi todo el PRO y sólo una parte de la UCR. La preferencia del PRO es comprensible porque tiene a los candidatos que mejor miden en las encuestas y por eso descuentan que encabezarán las fórmulas. 

En otras palabras: a nivel nacional, fórmula compartida equivale a decir fórmula encabezada por el PRO porque nadie imagina a Mauricio Macri, Patricia Bullrich o Horacio Rodríguez Larreta como candidatos a vice de Gerardo Morales o Facundo Manes. 

En la UCR saben que les sería muy difícil ganar una primaria presidencial y al mismo tiempo sostienen que el próximo gobierno debe ser de coalición y no repetir la experiencia de 2015/2019. A partir de allí los caminos se bifurcan. 

Para algunos radicales es mejor competir primero y acordar después. Argumentan que eso es más democrático, fortalece al que gana, preserva la identidad de los partidos y no es incompatible con un gobierno de coalición en el que se distribuyan los ministerios y se acuerden políticas. Sólo quedaría excluido de la negociación el cargo de vicepresidente. Y argumentan que cada vez que hubo primarias con competencia, se ganó la elección general posterior. 

Para otros, un acuerdo previo para integrar la fórmula presidencial crearía mejores condiciones para que haya un gobierno de coalición. 

Ese será el debate dominante en los próximos meses y el final está abierto. Mientras tanto, el calendario sigue y el 16 de abril será la próxima cita con las primarias de en Neuquén y Río Negro, pero el cuadro será  menos armonioso porque los partidos que conforman JxC a nivel nacional apoyarán a distintos candidatos locales.      

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés