La polarización avanza sin pausa: 27-O es el nuevo 22-N

Compartir

Por Alejandro Radonjic

No, tranquilo lector, no se alteró el calendario electoral. El eventual balotaje (22-N) sigue pautado para el 22 de noviembre, pero las tendencias muestran que pasó de ser inevitable a poco probable. En otras palabras, crecen las chances de que el pleito se dirima el mismo el 27 de octubre (27-0). ¿Quién ganará? Perdón, hasta allí llegan las “certezas”.

La polarización de la elección, tras la eclosión de Alternativa Federal, avanza sin pausa y con prisa. Según diversas encuestas frescas a las que accedió El Economista, y considerando que hay más de 10% de indecisos y faltan 45 días para las elecciones, Alberto Fernández y Mauricio Macri ya están cerca del 80%. Si eso no es polarización?

Va de suyo que las chances de que alguno de los dos supere el 45% en octubre es alta y creciente. Las encuestas, tan criticadas el día después pero tan consumidas en la previa, muestran a los Fernández cerca de los 40 puntos. Como hormigas, siguen creciendo. Más allá de la estabilidad cambiara y cierta mejora (leve e incipiente) en la economía. Proyectando indecisos, tampoco sería raro que terminen arriba de 40% el 11-A, pero no nos apuremos. La campaña será clave y, así como pasaron cosas, seguirán pasando. Como benchmark, vale recordar que Scioli obtuvo 38,6% en las PASO de 2015. Más allá del agua que corrió debajo del puente desde entonces, son números muy similares y muestran que los cambios estructurales en las preferencias electorales son cansinos.

Completa el panorama un Mauricio Macri entre 3 y 5 puntos detrás, pero arriba de 35%. Creciendo, también, y no por el “efecto Pichetto” sino por el “efecto Sandleris”. El 29 de abril, el presidente del BCRA dijo que iba a vender reservas cuando quisiera. No vendió ninguna (para esos fines, cuanto menos) y el dólar bajó. ¡Gracias, Guido!

Así las cosas, y dadas las tendencias antes comentadas, que no harán más que acentuarse (¡Fuerza, Roberto!), todo indica que tanto Los Fernández (LF) como Mauricio & Miguel Angel (M & MA) terminarán en la zona de 40% el 11 de agosto. Es un aproximado a trazos gruesos. Quizás arriben los dos sobre ese umbral, quizás solo LF, quizás solo M & MA, quizás ninguno. Más allá de esos varios “quizás”, alguno tendrá un empujoncito adicional (que puede ser reactivo para evitar o positivo para ratificar) y va a superar los 45 puntos en octubre y c'est fini. Por eso, unos y otros se preparan con todo para esa instancia.

Imagino que querrá saber quién será el ganador. Depende de factores varios y detalles. Hasta el clima del 27-0 (fuera de broma) es uno de ellos porque, si llueve o está complicado llegar a los centros de votación, M & MA perderán varios votos +60, un segmento donde arrasan. Por cierto, no será “la” gran variable, pero muestra la interrelación de “todo con todo”. También dependerá de la lectura “política” del 11-A (esto es, votos contantes y sonantes versus expectativas en la previa), distancia de ese mágico 45%, el precio del dólar (que a su vez dependerá de esa lectura y la distancia), la marcha de la inflación (que dependerá del precio del dólar), las campañas proselitistas (no es todo voto-bolsillo), la dirección de las terceras fuerzas, eventuales cisnes negros (o blancos)?y la lista puede seguir.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés