El Economista - 73 años
Versión digital

lun 15 Jul

BUE 6°C

Jubilaciones: Cambiemos confía en un tratamiento favorable en Diputados

La reforma, clave para las cuentas públicas, se discutirá recién luego del 10 de diciembre

01 diciembre de 2017

Por Mariano Espina 

La reforma previsional se aprobó, en el Senado, con la fuerza de los gobernadores. El proyecto acordado entre el Gobierno y veintitrés jurisdicciones recibió el respaldo, en general, de oficialistas nacionales y provinciales. La misma lógica podrá ocurrir en Diputados, que comenzará a debatir la iniciativa luego del 10 de diciembre, una vez incorporada la nueva composición de la cámara, más favorable a Cambiemos.

La iniciativa acordada para financiar la compensación a la provincia de Buenos Aires, modificando el sistema de actualizaciones de los haberes jubilatorios, se aprobó con el respaldo de 43 senadores, nueve votos por encima de la mayoría simple, si se tiene en cuenta las tres ausencias y tres abstenciones. Fue un número bastante más ajustado que otros tratamientos decisivos para el Ejecutivo. 54 recibió el acuerdo con los holdouts y más de 58 en los dos pliegos para la Corte Suprema, por ejemplo. El dilema para varios senadores estaba ayer entre afectar a los jubilados o no pagarle el sueldo de diciembre a los empleados públicos en las provincias, así lo expresó el jefe del bloque PJ-FpV, Miguel Angel Pichetto.

El acompañamiento peronista se concentró en general en el núcleo de Pichetto y en particular en los que responden a los gobernadores que firmaron el acuerdo con el Gobierno. Los casos previsibles fueron los de Salta, Córdoba y Entre Ríos, cuyos mandatarios (PJ) mantienen un diálogo fluido con la Casa Rosada. Nueve votos favorables en esos distritos. Sorprendió un tanto más, quizás, el voto positivo de todos los que representan a La Pampa y Formosa. Ambas provincias firmaron el acuerdo pero mantienen una postura más dura con el Ejecutivo. Pese a las dudas y a las críticas vertidas, los pampeanos que responden al gobernador Carlos Verna (Norma Durango y Daniel Lovera) y los formoseños alineados a Gildo Insfrán (José Mayans y Teresa González) votaron afirmativamente.

Si se realiza una traducción lineal de la votación en el Senado y se traslada a lo que pueda suceder en Diputados, Cambiemos recibiría un cómodo acompañamiento para sancionar en forma definitiva el proyecto previsional. El número de votos favorables podría alcanzar a 140. Sumadas las 109 bancas que ostentará el oficialismo, pueden agregarse las siete del Frente Cívico por Santiago; las cinco alineadas a Juan Schiaretti (Córdoba); tres a Juan Manuel Urtubey (Salta); tres a Lucía Corpacci (Catamarca); tres también a Juan Manzur (Tucumán); tres a Verna (La Pampa); dos a Gustavo Bordet (Entre Ríos); cuatro a Hugo Passalacqua (Misiones) y uno a Miguel Lifschitz (Santa Fe). De todas formas, el Gobierno deberá asegurarse primero una composición amigable en las comisiones, asunto que se define la semana entrante. La de Previsión y Seguridad es la presidida actualmente por la massista Mirta Tundis, férrea opositora a la reforma. El vicepresidente de Presupuesto y Hacienda es el extitular de la Anses, Diego Bossio, también en contra de esta iniciativa.

La votación en el Senado tuvo, a su vez, otra característica. Aquellos que, pese a formar parte del sector peronista que conduce Pichetto, no acompañaron la iniciativa. Y se debe, principalmente, a que no responden al gobernador de su provincia. Algunos ejemplos: Eduardo Aguilar (Chaco); Carlos Mauricio Espínola (Corrientes); Omar Perotti (Santa Fe) y Liliana Fellner (Jujuy). Algo similar podrá ocurrir en Diputados, aunque no alcanzaría para torcer la mayoría. Otro caso curioso es el bonaerense. Pese a ser un proyecto cuyo fin es compensar a la provincia por retirar la demanda del Fondo del Conurbano, dos de sus senadores se abstuvieron: Jaime Linares (GEN) y Juan Manuel Abal Medina (PJ-FpV).

Al igual que en la Cámara Alta, el número de rechazos de la votación en Diputados podría ser elevado. En el Senado, fueron 23 los que se opusieron. Ni en holdouts, pliegos para la Corte, y blanqueo, los rechazos superaron los quince votos. Si en Diputados el bloque FpV-PJ (estará liderado por Agustín Rossi) se opone en forma unánime, y a ellos se les suma el massismo, un sector del Bloque Justicialista y el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), los votos negativos podrían superar los cien. Tampoco se alcanzó ese número de rechazos en la Cámara Baja en holdouts, blanqueo y, por caso, reforma política. Siempre por debajo de los noventa.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés