El Economista - 70 años
Versión digital

vie 24 Jun

BUE 10°C
Versión digital

vie 24 Jun

BUE 10°C
Logro

Hay acuerdo con el FMI, con desacuerdos en el FdT: 13 senadores votaron en contra

El desafío oficial, ahora, es triple: cumplir el acuerdo, no ahogar la recuperación de la economía y volver a unir el FdT

Con 56 positivos, 13 negativos y 3 abstenciones, el cuerpo convirtió en ley el programa para refinanciar la deuda con el FMI
Con 56 positivos, 13 negativos y 3 abstenciones, el cuerpo convirtió en ley el programa para refinanciar la deuda con el FMI Senado
Telam 18-03-2022
Compartir

El proyecto que autoriza al Ejecutivo a firmar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para la refinanciación de la deuda contraída en 2018 fue convertido en ley en la noche del jueves con el voto positivo de la mayor parte del oficialismo y la bancada opositora.

Tras casi diez horas de sesión, la Cámara Alta avaló el entendimiento con el FMI para el refinanciamiento de la deuda de más de US$ 44.000 millones, por 56 votos positivos contra 13 negativos y tres abstenciones.

En la mayoría de los 40 discursos escuchados durante la sesión especial, desde los dos principales espacios políticos, el Frente de Todos (FdT) y Juntos por el Cambio (JxC) coincidieron en la necesidad de priorizar el hecho de que Argentina firme el acuerdo con el FMI para no caer en default.

Entre los votos positivos, 20 fueron del oficialismo y 36 de la oposición, mientras que de los 13 negativos todos fueron del FdT.

Tres senadoras, las neuquinas Lucila Crexell (JxC) y Silvia Sapag (FdT) y la rionegrina Silvia García Larraburu (FdT) optaron por la abstención.

La sesión fue abierta por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien se retiró luego para mantener reuniones en su despacho, reapareció en mitad de la tarde y luego volvió a retirarse y dejó en manos de la presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma, la conducción de la votación final.

En los discursos del FdT prevalecieron las críticas al origen de la deuda contraída con el organismo internacional por el Gobierno de Macri y se repitieron las voces que definieron al préstamo adquirido con el organismo como "una de las mayores estafas" al pueblo argentino.

También hubo pedidos a la Justicia para que se aceleraran las causas contra funcionarios de la gestión de Macri acusados de fuga de divisas.

Desde la oposición, los senadores Martín Lousteau (quien leyó un fragmento de “Sinceramente”, el libro de Cristina Kirchner), Alfredo Cornejo y Luis Naidenoff rechazaron las acusaciones, trasladaron la responsabilidad del origen de la deuda a la crisis que dijeron haber encontrado cuando asumió Cambiemos y justificaron el apoyo en la necesidad de evitar "mayor sufrimiento al pueblo".

En la apertura, el miembro informante del FdT, el titular de la Comisión de Presupuesto, Ricardo Guerra, acusó a la gestión de Macri de "especular políticamente" en su vínculo con el FMI y declaró que "el préstamo fue alejado de lo estatutario y de lo legalmente permitido".

En el cierre, el jefe del bloque, José Mayans, reconoció que el justicialismo volvió al poder "para ser mejor", pero reconoció que aún restaba un largo camino para lograr las metas delineadas en 2019, para luego resaltar la necesidad de buscar consensos.

Entre las senadoras oficialistas que no acompañaron el proyecto del Gobierno, Silvia Sapag (FdT-Neuquén), argumentó su abstención al sostener que apoya al Gobierno pero que por razones familiares "muy personales" no puede avalar el entendimiento.

María Pilatti, una de las legisladoras más ligadas a la vicepresidenta, que votó en contra, aclaró que "tener diferencias no significa rupturas" para ahuyentar rumores sobre una fractura del bloque del oficialismo.

Al promediar la tarde, cuando Fernández de Kirchner estaba aún en el estrado, la salteña Nora Giménez aclaró dirigiéndose a la funcionaria: "No voto en contra de su gobierno ni voto en contra de usted como mi vicepresidenta, voto en contra de la deuda ilegitima que dejó Macri y del FMI que vuelve a imponer sus políticas para repetir los ciclos de endeudamiento".

María Eugenia Catalfamo (San Luis) justificó su voto en contra al señalar que "no es en contra de nuestro Gobierno" y calificó a la toma del préstamo por parte del Gobierno de Cambiemos como “la mayor estafa que sufrió” Argentina.

El radical cordobés Luis Juez dijo en su exposición que "nunca" pensó en que su primera votación en el Senado iba a ser "para acompañar a este Gobierno", celebró que un acuerdo con el FMI haya sido puesto a consideración del Congreso "por primera vez" y afirmó que la dirigencia política "fracasó" en el país por discutir "recurrentemente" el mismo tema.

La habilitación de la sesión sobre tablas, que requería de los votos positivos de los dos tercios de los presentes, fue facilitada por la oposición, ya que el dictamen obtenido el martes en la comisión de Presupuesto y Hacienda no obtuvo los siete días desde su publicación, tal como establece el reglamento.

El proyecto había recibido media sanción la semana pasada en la Cámara de Diputados y ahora deberá ser tratado por el directorio del FMI para recibir la luz verde definitiva para el acuerdo. El Gobierno logró su objetivo: tiene el acuerdo antes del 22 de marzo. El desafío, ahora, no es menor: cumplirlo, no ahogar la recuperación de la economía y volver a unir el FdT.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés