El Economista - 70 años
Versión digital

mar 16 Abr

BUE 16°C
Comunicación

Entre "enemigos" y "traidores": Milei sube la apuesta contra la "casta" con nuevos adjetivos

La Libertad Avanza se enfrentó tanto al Congreso como a los gobernadores, llamando "enemigos" y "traidores" a aquellos que no acompañaron los cambios propuestos por el presidente Javier Milei

El presidente Javier Milei.
El presidente Javier Milei.
Agustina Rocío Fernández 29 febrero de 2024

A poco menos de tres meses de gobierno, el presidente Javier Milei desafió a casi todo el campo político, que ahora no solo se divide entre la "casta" y los "argentinos de bien", sino también entre "leales" y "traidores". "Para los traidores no hay tabula rasa", afirmó el primer mandatario.

Los primeros funcionarios en ser incluidos en la lista negra del jefe de Estado fueron los diputados que votaron en contra, total o parcialmente, de la Ley Ómnibus. Algunos legisladores a los que Milei apuntó directamente fueron Ricardo López Murphy, de Hacemos Coalición Federal; y Carolina Píparo, del bloque Buenos Aires Libre.

Al grupo se sumaron los gobernadores del interior que, en defensa de los intereses de sus provincias, hicieron caer parte del proyecto e incentivaron a sus referentes en el Congreso a votar en su contra. Los mandatarios más señalados fueron Maximiliano Pullaro, de Santa Fe; Martín Llaryora, de Córdoba; e Ignacio "Nacho" Torres, de Chubut. 

Según René Palacios, analista especializado en comunicación política, "Milei está reemplazando la falta de resultados económicos palpables en la vida cotidiana con esta narrativa". 

En ese sentido, la carencia de eficacia gubernamental necesita ser suplida con un discurso que divide en dos a la sociedad argentina, cuidando así a su caudal electoral y, en particular, al 30% del electorado que lo eligió en la primera vuelta. 

El analista planteó que la división entre "casta" y "argentinos de bien" responde "a la imagen que hoy tiene la sociedad de los dirigentes políticos en general, tanto profesionales como sindicalistas y movimientos sociales, que están en su peor momento con la opinión pública".

Por su parte, Gonzalo Sarasqueta, director del máster oficial en comunicación política y empresarial de la Universidad Camilo José Cela, planteó que la comunicación que elige Milei responde a su estilo de liderazgo. 

"En estos casi tres meses de gestión, Milei demostró que en las curvas no frena, acelera. Ante decisiones fructíferas, en vez de negociar, duplica la apuesta. A todo o nada. Siempre, suma cero", definió Sarasqueta. 

En una lectura de corte discursivo, el analista planteó que "estamos viendo la misma narrativa previa a los comicios generales" y señaló que "este es el Milei original".

"Es el twittero hiperbólico, el panelista sin metáforas, el candidato eterno, que no distingue entre la comunicación electoral y la comunicación gubernamental, entre ser el candidato de una porción de la ciudadanía y ser el presidente de 46 millones de argentinos", sentenció Sarasqueta.

Contra los aliados

Lo curioso es que el enfrentamiento de Milei con los legisladores y gobernadores es más profundo con los sectores con los que La Libertad Avanza podría haber establecido una alianza de gobierno, es decir con el PRO, los radicales y los bloques federales, denominados "dialoguistas". 

"Milei está pensando en el año que viene", definió Palacios. Y explicó que el jefe de Estado apuesta a que "la economía se estabilice en la segunda mitad del año, y el Gobierno tenga amalgamado una fuerza política más amplia de lo que hoy es La Libertad Avanza". 

Para ello, el libertario estaría "pescando a los políticos más derechistas de Juntos por el Cambio, que nunca fue una fuerza uniforme y que en su momento le ayudó a ganar las elecciones". 

Asimismo, Palacios consideró que la estrategia comunicacional es "buena", pero su éxito va a depender de los logros económicos que el Gobierno alcance debido a la resonancia de la comunicación en la opinión pública.

"Si la estructura económica se acomoda, la superestructura ideológica que Milei está planteando a través de esa narrativa se va a poder fortalecer y consolidar. Pero si eso queda solo en una narrativa, va a fracasar", analizó Palacios y subrayó que los primeros seis meses son clave para definir el destino de la estrategia comunicacional. 

"Los enemigos"

En diálogo con el diario Financial Times, el Presidente aseguró que no necesita del Congreso para salvar la economía, aunque adelantó que enviará reformas parciales al Legislativo. 

En esa línea, advirtió: "Los que voten en contra serán identificados como los enemigos del cambio".

En nuestra historia, la enemistad política desembocó en importantes conflictos armados y la muerte de muchos argentinos. 

Entre ellos, Augusto Timoteo "El Lobo" Vandor, sindicalista y secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica, fue acusado de traición por proponer un "peronismo sin Perón". En 1969, en plena dictadura, fue asesinado por un grupo de seguidores del General, que planificó el "Operativo Judas".

Años más tarde, un grupo de Montoneros cantó: "Rucci traidor, a vos te va a pasar lo mismo que a Vandor". 

José Ignacio Rucci, Secretario General de la Confederación General del Trabajo, tuvo el mismo destino que Vandor: fue asesinado en 1973 dos días después de las elecciones presidenciales. El objetivo era desafiar a Perón y mostrar que el Gobierno debía negociar con Montoneros.

Por eso, llama la atención el empleo tan ligero de los términos "traidor", "enemigo", y la confección de "listas negras" para "mapear algunos de los nombres de la casta empobrecedora con sus caras..." por parte del Gobierno. Las épocas y los actores políticos son muy diferentes, la resolución pacífica de los conflictos está consolidada en Argentina, pero la violencia verbal nunca condujo a escenarios positivos. Más aún si es utilizada desde el máximo cargo del país. 

Cuando Milei insiste en llamar "nido de ratas" al Congreso y agrega cada vez más adjetivos despectivos a la "casta", sube la apuesta y aumenta la tensión en un clima ya inquieto, en el que la violencia verbal deja de ser una sorpresa. 

La pregunta que queda es qué sucede si el plan económico de Milei no alcanza las expectativas, y quienes no apoyaron sus medidas quedan registrados como los "enemigos de una mejor Argentina".

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés