¿El tigre se pinchó?

Los encuestadores tienen notables diferencias a pocos meses de las primarias

31-03-2015
Compartir

La última encuesta nacional de Management & Fit (M&F) muestra que Daniel Scioli y Mauricio Macri se han cortado en le carrera presidencial, relegando a Sergio Massa a un lejano tercer lugar. En concreto, Scioli se llevaría 29,5% de los votos, Macri 28,8% y Massa apenas 14,6%. Pero una encuesta de Carlos Fara contradice estos resultados y muestra que la idea de una triple empate sigue vigente: según sus números, en el caso de las PASO, Scioli marcha primero con 23%, Massa segundo con 22% y Macri tercero con 21%. Según Fara, contrario a lo que se cree, Massa no viene cayendo y, de hecho, creció casi un punto y medio desde enero de este año. Sin embargo, si al encuestado se le pregunta a quién votará en primera vuelta, Massa saca 25%, aunque allí sí se percibe una leve baja con respecto al 29,2% de agosto pasado. La parte de la encuesta que mejor cayó en Tigre es la que plantea los escenarios de segunda vuelta, un desenlace más que posible para la actual carrera presidencial. Si eso ocurriera, Massa se impone tanto a Scioli (48,1% versus 37,8%) como a Macri (43,5% versus 36,6%). El 37,4% de los encuestados cree que el escenario de segunda vuelta más probable es el de Scioli versus Massa. El quid de la cuestión parecería ser que Massa tiene un techo más alto que sus contrincantes. A la pregunta sobre quién no quisiera que fuese presidente, 37% dice que no quisiera que sea Scioli y 34% dice que no le gustaría que sea Macri. En cambio, sólo 18% dice que no quisiera que el tigrense sea el sucesor de CFK. Pero M&F cuenta otra película y muestra a un Massa cayendo 4 puntos en marzo, quizás producto de la atracción que generó la alianza UCR-PRO para los votantes que están en la vereda de enfrente al Gobierno.

La respuesta que piensan en el massismo a estos desafíos es intensificar la presencia del candidato en el GBA en contacto directo con la gente. Creen que allí está su mayor fortaleza y allí está la apuesta. Porque en el plano de las estructuras políticas no ha parado de recibir malas noticias. El senador Carlos Reutemann se alinéo finalmente con Macri. Los intendentes bonaerenses Posse y Guzmán volvieron al PRO y al FpV, respectivamente. La intendenta radical de Resistencia, Aída Ayala, que tiene posibilidades ser la próxima gobernadora de Chaco, cerró con Macri.

A mediados de marzo, en la Convención de Gualeguaychú, los radicales decidieron hacer un acuerdo a nivel nacional sólo con Macri y Carrió, excluyendo a Massa que sólo podrá hacer algunas alianzas locales.

Pero en el massismo reivindican, que aún sin grandes recursos institucionales, siguen siendo competitivos en el plano electoral. Y si bien anotan en el debe la fuga de algunos intendentes destacan un activo: han podido mantener en su espacio a un destacado grupo de economistas que puede acreditar una gestión pública exitosa. Massa cree que tiene un seleccionado con Roberto Lavagna, Miguel Peirano y Martín Redrado, entre otros. Y que ningún otro candidato reúne un equipo similar. Allí va otra apuesta: mostrarse como garantes de gobernabilidad.

Otros ámbitos

En el FpV lo más relevante fue el pedido de la Presidenta para que Julián Domínguez decline su candidatura presidencial y acepte ser candidato a gobernador. El respaldo de Cristina le otorga una enorme ventaja a Domínguez y todo indica que no tendrá rivales en esa carrera. Tanto Patricio Mussi como Diego Bossio, que también tienen pretensiones, no tendrían inconveniente en ser candidatos a vice. Intendentes como Martín Insaurralde y Fernando Espinoza ?de buena relación con Scioli? se quedarían al frente de sus comunas.

Mientras tanto siguen las negociaciones entre la UCR y el PRO. Si bien hay un acuerdo nacional, instrumentarlo en cada provincia no es sencillo. El radicalismo quiere armar listas de legisladores comunes y quiere asegurarse ? como mínimo? mantener su representación actual, lo cual implica retener las nueves bancas que pone en juego en el Senado y las catorce de la Cámara de Diputados. Pero el macrismo querrá hacer valer su aporte decisivo para que algunos radicales ganen las elecciones de gobernador. Pero cada distrito tiene sus particularidades. Mientras que durante los últimos días quedó sellado el acuerdo en el Chaco, la situación de Córdoba es compleja por el enfrentamiento entre Ramón Mestre y Luis Juez.

Pero además de las listas, la alianza debe presentar los lineamientos básicos para un eventual gobierno. Y lo debe hacer en un momento en el cual debe ponerse de acuerdo en muchos temas pero al mismo tiempo prepararse para competir en las primarias. Pero cuando mayor institucionalidad tenga la alianza, más creíble será.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés