El Economista - 70 años
Versión digital

mie 28 Feb

BUE 23°C
Escenario

Bullrich planea una alianza cargada de riesgos entre el PRO y La Libertad Avanza

La ministra de Seguridad expresó que el PRO y LLA podrían avanzar en un "nuevo rediseño político" del Gobierno

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
Agustina Rocío Fernández 09 febrero de 2024

Este viernes, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, anticipó que "se viene un nuevo rediseño político" en el gobierno de Javier Milei tras el frustrado debate de la Ley Ómnibus en la Cámara de Diputados. Con ello, adelantó la formación de una coalición política entre el PRO y La Libertad Avanza

Si efectivamente, se producen cambios en el Gobierno como consecuencia del desplazamiento de funcionarios vinculados a espacios políticos que no apoyaron la Ley Ómnibus, podría abrirse la puerta para la incorporación de figuras cercanas al PRO.

"La idea es la que tiene que regir y no las estructuras políticas. Como la idea es muy similar, estamos caminando juntos", expresó Bullrich en declaraciones a La Nación+, pero pidió no apurar definiciones porque todavía "es un tema a debatir".

Esto coincide con las declaraciones de Martín Lousteau, senador nacional y titula de la la UCR, quien consideró que "el PRO está apoyando cualquier cosa para estar adentro del Gobierno ahora o después". 

Además, expresó que "ya existe" una alianza entre el PRO y La Libertad Avanza, haciendo referencia al apoyo absoluto que el bloque que lidera de Cristian Ritondo le dio a todos los artículos de la iniciativa impulsada desde el Ejecutivo. 

De esa manera, se puso de manifiesto la ruptura de la ex coalición Juntos por el Cambio. El PRO decidió tomar una postura muy cercana al oficialismo, mientras que el radicalismo eligió mantener una distancia más prudente. 

La caída del proyecto de Ley Bases puso en evidencia la necesidad del Gobierno de construir una coalición estable, que le permita el avance de las reformas a través del Congreso

Sin embargo, la formalización de la alianza implica ciertos riesgos, tanto para el oficialismo como para el PRO. 

En el caso de La Libertad Avanza, la idea de un pacto con la dirigencia política significaría el quiebre definitivo del discurso contra la "casta", que llevó a Milei a la presidencia y con el cual insiste hoy día. Durante la campaña, la "casta" estaba integrada, sin muchas precisiones, por quienes habían tenido actividad en el sector público, mientras que ahora específicamente son los gobernadores y los diputados que votaron en contra de la Ley Ómnibus. 

Pero además, asume un segundo riesgo: la integración del PRO en el mando deberá ser medida, o bien podría llevar a La Libertad Avanza a tomar un rol secundario en la administración. De esa manera, el PRO podría dotar al Gobierno de sus características e impulsar sus proyectos, dejando así al oficialismo en la sombra. 

Pero para el PRO la situación tampoco es completamente favorable. En el caso de que Milei logre una buena gestión, consolidará su posición y será el espacio amarillo el que quede en la sombra del violeta. 

Durante las elecciones fue claro que el oficialismo obtuvo una parte significativa del electorado que habría votado por Bullrich en otras circunstancias. El sector joven del PRO, más liberal y drástico en el camino hacia el cambio, se vio atraído por la energía novedosa de Milei. En tanto, el sector de la ministra de Seguridad retuvo a un electorado de mayor edad, con un carácter más concentrado en un sector social de ingresos medios para arriba que el anterior. 

Por el contrario, si La Libertad Avanza no logra ser exitoso en la administración, el PRO quedaría enlazado a ese fracaso. Así, perdería la oportunidad de presentarse como un espacio de oposición debido a su participación directa en el desarrollo del gobierno. 

Prescindir del Legislativo no es una opción, dado que es la única vía por la que pueden avanzar las reformas en materia fiscal, que son el corazón del gobierno libertario. Por eso, Milei deberá buscar aliados en las cámaras, teniendo en consideración todos los riesgos que ello implica, así como también los peligros de cargar con un gobierno paralizado debido a la imposibilidad de encontrar una coalición estable. 

En esta encrucijada, el PRO parece ser el socio con mayores posibilidades de integrarse al Gobierno. Sin embargo, los 38 diputados libertarios, junto a los 37 del PRO, aún no son suficiente garantía para el avance de los proyectos en el Congreso. Por eso, deberá también reconsiderar la confrontación con el resto de los bloques. 

Seguramente, al regreso de Milei de Roma y con la finalización de las vacaciones de Mauricio Macri cabe esperar señales políticas que apunten a la búsqueda de algún acuerdo más estable. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés