Tendencias de consumo en el sector alimenticio

Las empresas alimenticias deberán, inevitablemente, apuntar a las demandas generadas por las nuevas tendencias del consumo.

Amalie Ablin Amalie Ablin 24-06-2019
Compartir

Por Amalie Ablin

Las industrias alimentarias se encuentran en permanente transformación a nivel internacional, no siendo nuestro país una excepción en tal sentido. Los cambios en las tendencias y exigencias de los consumidores, así como por los avances de la ciencia y la tecnología, motivan esencialmente esta incesante evolución.

Así, por ejemplo, una de las nuevas preferencias de los consumidores se orienta a aquellos productos enriquecidos para combatir el envejecimiento, tendencia asociada a una creciente preocupación por el cuidado de la salud física y mental, preocupación originada en las personas mayores, que sin embargo también se ha extendido a la población más joven. De esta forma, los consumidores buscan alimentos que los protejan de enfermedades, o les ayuden a prevenir patologías propias del avance de la edad.

Un ejemplo en tal sentido puede observarse en la proliferación de los denominados yogures probióticos, enriquecidos con Omega 3, alimentos con mayor contenido de fibras que favorecen el tránsito intestinal, al mismo tiempo que presentan bajos contenidos de sodio y azúcar.

Asimismo, se priorizan sabores nuevos que permitan disminuir la ingesta de proteínas de origen animal en favor de aquellos alimentos a base de proteínas vegetales. En este sentido crece la demanda de hamburguesas producidas no sólo a base de carnes, milanesas de soja, legumbres, y harinas de distintos cereales, al mismo tiempo que surge en el mercado mayor variedad de “snacks” de este tipo, tales como papas y batatas horneadas, o mandioca frita en bastones.

Al margen de la preocupación del consumidor por el contenido de los productos, también avanza una conciencia ecológica atinente al empaque (packaging), destacándose la preocupación por disminuir -o eventualmente prescindir- del plástico en el envase de los productos alimenticios. Al respecto, las generaciones más jóvenes, conocidos como “millennials” (nacidos a partir de los'80) son las que replantean más intensamente su contribución al uso de materiales plásticos vinculados al consumo de sus propios alimentos.

Por ello, como estrategia para evitar el rechazo de sus productos muchas empresas se plantean brindar información a sus clientes respecto de las características de su empaque y formas de reciclado, al mismo tiempo que ofrecer cada vez más envases destinados a proteger el medio ambiente y generar confianza en sus consumidores respecto de la conciencia social del productor en materia ecológica.

Un ejemplo en dicha tendencia puede observarse en el mercado cervecero argentino - donde reinaban los envases de vidrio retornables, ya que el envasado en latas encarecía sustantivamente el producto- hasta que una empresa local apostó a latas producidas a partir de 72% de material reciclado, entre otros beneficios productivos.

Otra tendencia que se destaca concierne a la búsqueda de productos elaborados a partir de insumos autóctonos, tradicionales y diversos, observándose que esencialmente los “millennials” suelen confiar y apoyar a los pequeños productores que enfatizan con pasión la elaboración de productos especiales de manera artesanal, presumiendo en tales marcas mayor honestidad y transparencia que en la gran industria.

En tal sentido ha evolucionado una moda que valoriza todo alimento elaborado a partir de métodos artesanales y naturales, priorizándose tales “virtudes” en las bebidas, los vegetales orgánicos de pequeñas granjas locales, etc. en la búsqueda de productos más naturales y auténticos, lo que obliga a las grandes marcas a transformar su oferta para atender a este segmento.

En resumen, las nuevas tendencias alimenticias a nivel global apuntan a un cambio a nivel nutricional priorizando la calidad de los productos naturales, con particular atención al impulso de la producción local y el cuidado del medio ambiente.

Más allá de las tendencias anteriormente mencionadas cabe agregar otras singularidades propias de cada mercado, tales como la preferencia por los alimentos livianos (light), con menor contenido de azúcar y grasas, entre otros insumos. Así, actualmente en nuestro país la opción de los alimentos light gana espacio en los hogares, cuyo consumo de alimentos y bebidas procesadas asciende al 25% de sus compras, mientras otro 50% declara que eliminó el consumo de grasas, sodios, y harinas de su dieta, y un 27% destaca la incorporación de cereales en su alimentación. En resumen, 29% de las familias argentinas declaran estar altamente preocupadas por los temas vinculados a la nutrición, lo que equivale a 1,2 millones de hogares.

Finalmente, cabe destacar, que la evolución económica del país influye no sólo sobre la baja actividad de la industria alimenticia -y por ende sus innovaciones comerciales-, sin esperarse que durante 2019 se registre una mejora de los ingresos de la población, por lo cual las tendencias señaladas conviven con la sustitución por parte del 80% de los consumidores de hasta el 50-60% de sus compras de primeras marcas del sector en favor de segundas o terceras, que no se ajustan a los parámetros comentados.

Ello también ejerce algún desplazamiento entre los canales de comercialización, correspondiendo 24% de las ventas del sector a hipermercados; 20% a almacenes tradicionales, 16% a autoservicios asiáticos; 13% a autoservicios nacionales, 14% a supermercados express, y 12% a ferias, debiendo todos los escalones comerciales recurrir más agresivamente a las promociones y grandes descuentos para intentar conservar su nivel de ventas.

En cualquier caso las empresas alimenticias deberán inevitablemente -para garantizar su rentabilidad futura cuando el ciclo se revierta- apuntar a las demandas generadas por las nuevas tendencias del consumo, independientemente de la coyuntura económica actual.

Las opiniones vertidas son de exclusiva responsabilidad del autor y no comprometen a la institución en la cual se desempeña

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés