El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 35°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 35°C

“Si no mejora el mercado interno, estaremos complicados”

Entrevista a Carlos Di Forti, Presidente de Algoselan Flandria y del Parque Industrial V. Flandria.

12-07-2016
Compartir

La industria textil es una actividad casi exclusivamente orientada al mercado interno, por las dificultades que implica competir con grandes jugadores como Brasil, China y otros países del sudeste asiático. Dentro de ese sector, el denim (tela para jeans) tiene un gran potencial, gracias a las tendencias de la moda, sin embargo, sufre por lo mismo que otros sectores, la caída del consumo, el incremento de costos y la competencia del importado. Carlos Di Forti, presidente de Algoselan Flandria y fundador ?y actual titular? del Parque Industrial Villa Flandria, dialogó con El Economista sobre los desafíos que enfrenta esta industria.

¿Cómo está la actividad textil este año y el mercado del denim en particular?

Veníamos con un ritmo fuerte de trabajo desde el año pasado, haciendo inversiones y poniendo en marcha nueva maquinaria para ampliar la capacidad instalada. En marzo o abril los colegas estaban quejándose que tenían una baja del 25% en las ventas y nosotros veníamos bastante bien, en mayo bajó un poco pero tampoco fue demasiado, pero en junio cayó abruptamente, cerca del 50%.

¿A qué atribuye ese desplome?

Es una sumade temas. El mercado del denim, que es aproximadamente de 50 millones de metros al año, tenía una importación de 5 millones de metros, pero con el ritmo que se está importando, ahora se está duplicando y ya está en 10 millones. Y el consumo cayó un 30%, o sea que de 50 millones bajó 15 millones. Si sacamos estos 15 millones más los 10 millones de la importación tenemos 25 millones, contra una capacidad instalada de entre 50 y 60 millones de metros, es decir, que pasamos a trabajar a la mitad de la capacidad instalada.

¿De dónde se importa el denim?

En especial de Brasil, también viene de Asia y otros destinos pero Brasil es el principal competidor, entra como producto Mercosur (con arancel 0) y además, Brasil tiene mejores precios que China.

¿Tiene que ver el atraso cambiario en Argentina?

Lo que pasó es que además de la baja de consumo, se dio que el año pasado se firmó una gran cantidad de DJAI, todo el stock que había se firmó todo junto. Eso dura prácticamente hasta lo que está entrando ahora, fue un error del Gobierno, reconocido por ellos mismos. Eso produjo un daño, por otro lado, la expectativa que crea esa cantidad de mercadería importada hace que los clientes que tienen que comprar piensen, y el que tiene que comprar 10, compra 5 por las dudas. Por otro lado, el mercado también se retrajo un poco, por temor, por el tema de las tarifas, por los sueldos que no se actualizaron como lo hicieron los precios. Hasta ahora venimos mal. Con la Cámara del Denim tuvimos una reunión muy positiva con el Gobierno, lo vimos muy preocupados. Nos plantearon que el problema es que no somos competitivos, pero dijeron que eso es por dificultades del país, por el atraso del tipo de cambio, el poder adquisitivo del salario que no permite recuperar el consumo, las tasas por encima del 30%, los salarios que duplican o triplican los de la región, costos de logística disparatados, costos de seguridad para la logística porque hay que contratar una custodia para los camiones para que no se los roben, la industria del juicio laboral, el ausentismo del 20% los lunes y el 10% promedio.

O sea una pérdida de competitividad sistémica.

Claro. Nos dicen 'no es que ustedes no sean competitivos' porque todas las fábricas de denim son de nivel mundial. Dicen, ése es un problema argentino, y hasta que el país no pueda ser competitivo con Brasil, el Gobierno está obligado a proteger a las empresas porque en estas condiciones no pueden competir directamente.

¿Y qué propuso el Gobierno, más licencias no automáticas?

Están firmando pocas autorizaciones de importación, han puesto muchas LNA. Dentro de todas las malas, lo que recibimos en esta reunión fue bastante positivo a futuro, cuando se terminen los stocks y mejore el consumo. La explicación fue buena, el problema son los tiempos, cuando el consumo se cae a la mitad no alcanzamos a pagar los costos.

¿Cómo ve las medidas a favor de las pymes que anunció el Gobierno?

Las medidas son interesantes pero tienen su tiempo de maduración y el problema es la urgencia del día a día. Si no levanta un poco el nivel de actividad del mercado interno, por más cosas que hagamos vamos a estar complicados. No podemos exportar a ningún lado con los costos que tenemos. El precio de los productos de Brasil es el 50% del nuestro y tampoco podemos venderle a Chile porque traen de Asia Pacífico todo sin arancel, a Estados Unidos, ni hablar, los mexicanos le venden pero compran la tela en EEUU porque si no tiene 60% de componente americano no lo compran.

¿Para cuándo prevén que puede cambiar la tendencia?

Nos gustaría que fuera mañana, pero la realidad dice que esto va a llevar unos meses. Por otra parte, me parece que estamos en el peor momento, este debe ser el fondo, de acá en adelante va a tender a recuperarse, es la esperanza de las pymes, las grandes y los funcionarios también.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés