El Economista - 70 años
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C

Se recalienta el debate sobre las importaciones

13-03-2017
Compartir

“Cada cual sabe dónde le aprieta el zapato”, reza un viejo dicho popular y bien podría aplicarse, sin temor a equívocos, a la compleja situación que atraviesan hoy los diversos sectores industriales, que desde mediados del año pasado, y mucho más en los meses que corren de 2017, vienen alertando acerca de un fuerte incremento de las importaciones, con especial hincapié en bienes finales de consumo masivo. Ahora fue la industria óptica la que advirtió sobre el mayor ingreso de anteojos y armazones de origen importado, que sólo en el primer bimestre aumentaron casi 41% interanual (ver recuadro).

Pero no todas las opiniones son coincidentes. Un reciente informe de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI) indica que pese a la declamada “contundente apertura de importaciones” los datos duros (incluido 2016) indican que “Argentina ha sido y es una de las economías más cerradas del mundo”.

En base a datos oficiales de comercio exterior, el informe destaca que ante la supuesta apertura de importaciones “las importaciones cayeron 6,9% (sumando US$55.610 millones)”, pero reconoce que la principal razón de ese retroceso fueron los precios, “dado que las cantidades se elevaron levemente (3,8%) algo similar a lo ocurrido en 2015”.

Otra mirada

Si se analizan los datos de importación en términos de porcentaje del PIB, se observa que mientras en 2010 la compra de bienes y servicios sumadas (según datos del Banco Mundial) equivalían al 16% del producto interno bruto, al año siguiente subió al 16,7% del PIB, en 2013 cayeron a 14,7%, en 2014 representaron 13,79% del PIB, y en 2015, año de plena vigencia de restricciones al comercio exterior, bajaron a sólo 11,9% del PIB. En 2016 el porcentual da 12,7% de importación de bienes sobre el PIB.

El documento enfatiza que “no puede decirse que haya apertura indiscriminada” y aclara que “sí puede observarse cierta recuperación en algunos pocos rubros (bienes) después de mucho tiempo de cerrazón extrema. Pero en las importaciones de bienes el resultado total es de baja de casi 7%”, dado que las importaciones crecen cuando se miden en dólares los servicios. El informe de DNI indica que en términos absolutos las compras al exterior registraron la cifra más baja desde 2009 “y llegaron al tercer menor registro en 10 años”.

Como fuere, el principal problema no es la estadística global de importaciones, sino cómo impacta en cada uno de los sectores industriales el ingreso de productos finales manufacturados, y si compite en el mismo segmento del negocio de los bienes locales o si se trata de un producto diferenciado. En el fondo, lo que revela el mayor ingreso de bienes importados es la notoria pérdida de competitividad de la economía argentina.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés