Se agrava la situación en los campos inundados

19-01-2017
Compartir

Las provincias de Buenos Aires y Santa Fe siguen complicadas tras las abundantes lluvias de las últimas semanas, que provocaron graves inundaciones con pérdidas que superarían los US$ 1.800 millones. La catástrofe se da en medio del desarrollo de la campaña 2016/17 para la que se esperaban excelentes resultados luego de la fuerte inversión por parte de los productores en una mayor área de siembra y en mejor tecnología.

Sin embargo, los primeros ajustes ya comienzan a observarse en la región centro norte de Santa Fe ?la más afectada ?, donde el 35% de la siembra de soja de primera y hasta el 70% de la de maíz sufrieron un severo impacto tras las precipitaciones. Los datos le corresponden a un informe de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, que aseguró que en lo que va de enero cayeron más de quinientos milímetros en los departamentos Castellanos y La Capital, seguidos por registros superiores a los cuatrocientos milímetros en los de Las Colonias, San Justo, San Martín y San Javier, mientras que en el resto fluctuaron entre los 180 y 395 milímetros.

“Los cultivos de soja de primera se desarrollaron bien desde el inicio, pero las sucesivas lluvias y excesos hídricos de estos últimos veintitrés días, que generaron muertes de plantas y altas probabilidades de enfermedades, crearon condiciones adversas para un normal desarrollo”, explicó la entidad, al tiempo que destacó que el proceso de siembra de soja de segunda logró un avance del 85%, con 467.500 hectáreas sobre una intención de un total de 550.000 hectáreas. En comparación con la campaña anterior, el retraso es de trece puntos porcentuales.

En cuanto al maíz temprano, ya aparecieron cuadros dañados, con comienzo de picado. Por eso, en una primera estimación, se cree que el 70% de la superficie se encuentra afectada por la humedad.

Para el girasol, en tanto, la Bolsa aseguró que las precipitaciones “complicaron el fin del ciclo del cultivo”. Si bien la situación es heterogénea según la ubicación de los lotes, lo cierto es que el 20% va de bueno a regular y el 30% de regular a malo.

Buryaile prometió más

Frente a este escenario, el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, salió a responderle a los dirigentes y productores que reclaman ayuda adicional por parte del Ejecutivo para aquellos que se encuentren en una situación más vulnerable.

Aunque aclaró que el presidente Macri y el gobernador Miguel Lifschitz están estudiando nuevos planes de asistencia porque “por ahora esto es insuficiente”, el ministro se refirió nuevamente a los beneficios de la emergencia agropecuaria, que acaba de ser declarada, y resaltó que consiste en la prórroga del pago de los tributos nacionales y de vencimientos en el Banco Nación, además de que “si hay liquidación de stock eso se podrá no tomar a cuenta del impuesto a las Ganancias”.

“Nos queda claro que las soluciones tienen que ser definitivas, queremos ser útiles a sus pueblos, a sus productores, en lo que podamos ayudar, y no estamos pensando sólo en una solución para hoy, sino en traerles tranquilidad de acá para adelante”, expresó Buryaile.

Según trascendió en las últimas horas, la idea del Gobierno es crear un fondo especial destinado a los productores con bajo grado de bancarización y fuera de los beneficios que otorga la emergencia. De concretarse, el programa se financiaría con aportes de Nación y Santa Fe.

En ese sentido se manifestaron también los tamberos, cuya actividad se vio profundamente perjudicada por las adversidades climáticas. De hecho, la Mesa Nacional de Productores de Leche (MNPL) anticipó que elevarán un pedido para que se condonen las “deudas crediticias e impuestos” de los establecimientos dañados en Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe, junto con el giro de “ayuda financiera con aportes no retornables”.

Paralelamente, los intendentes de las localidades afectadas solicitaron avanzar en la consolidación de un Plan Maestro Hídrico, a lo que autoridades del Ministerio de Agroindustria respondieron que ya hay una serie de obras por arrancar, como la de la cuenca del Carcarañá en marzo, donde la Nación invertirá $ 800 millones.

En tanto, hoy al mediodía se reunirá la Comisión de Emergencias y Desastres Agropecuarios para analizar el efecto de las inundaciones e incendios y los pasos a seguir.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés