El Economista - 70 años
Versión digital

dom 23 Jun

BUE 11°C

Sánchez Reulet (HydroCryp): “Nuestro fondo paga renta semanal”

20 noviembre de 2019

Entrevista a Gustavo Sánchez Reulet Fundador de HydroCryp Por Ariel Bazán

HydroCryp, un fondo de inversión de minería de bitcoin en Paraguay fundado por los argentinos Gustavo Sánchez Reulet y Fernando García Koch, permite a los inversores incursionar en el mundo cripto con un mínimo de US$ 10.000. El fondo, del que también participa el referente cripto en Paraguay Juan José Benítez Rickmann, genera dividendos semanalmente y permite a los inversores monitorearlo online en tiempo real.

Según explican desde HydroCryp, la minería consiste en registrar y validar transacciones dentro de una red: “Si una operación de transferencia se hace de un punto A a otro B, existe un minero en alguna computadora que está consumiendo su energía y aportando su potencia de cómputo para validar y registrar una transacción”. En otras palabras, sostienen, “minar criptomonedas es el conjunto de procesos necesarios para validar y procesar las transacciones con ellas”. En diálogo con El Economista, Sánchez Reulet explicó como funciona HydroCryp y el negocio de la minería.

¿Cómo hace un inversor para entrar en HydroCryp?

El inversor aporta sus fondos a una sociedad en Canadá que compra equipos de minado. Semanalmente esos equipos producen “x” cantidad de fracciones de BTC y de eso se separa una parte para pagar gastos (electricidad, operación y housing) y el resto se reparte a los accionistas según su tenencia. Es muy atractivo para el inversor saber que a la semana siguiente estará cobrando, además de que pueden auditar todo el proceso conectándose a una dirección de pool de minado que muestra la cantidad de máquinas conectadas y lo que están generando diariamente.

¿Cada cuánto se van renovando los equipos?

El fondo siempre va reservando dinero para renovación tecnológica. Con el dinero de los que entran hoy se pueden comprar máquinas que en 15 meses generarán 1 BTC, pero para ese entonces ya tendrán una performance más baja. El valor de los equipos está muy relacionado al del BTC, no es que se venden a precio de costo más un “profit”. Así, si el bitcoin está por ejemplo US$ 20.000, los equipos pueden costar US$ 7.000, pero ese valor puede caer a US$ 3.500 si el bitcoin baja también a US$ 3.500. Cuanto más deprimido está el BTC, el equipo tiene un valor más parecido al real.

Semanalmente se separa una parte para pagar gastos operativos y el resto se reparte a los accionistas.

¿Por qué eligieron Paraguay como base de operaciones?

Por el bajo costo de la energía, ya que la minería es super-demandante en electricidad y se necesita sí o sí un costo barato y disponibilidad abudante de energía. Esas dos cosas tienen que estar garantizadas porque sino el riesgo de tener US$ 2 millones en máquinas sin producir es altísimo, además de carísimo.

¿El negocio de la minería apunta al mediano y largo plazos?

Sí, si alguien quiere entrar y salir dentro de dos meses no le conviene meterse, pero si cree en el mundo cripto y quiere tener una posición de largo plazo le conviene más invertir en minería que comprar criptomonedas. Es decir, con US$ 8.000 se puede comprar 1 BTC para guardarlo o invertirlos con nosotros para luego de 15 meses tener también 1 BTC más que los bitcoins que vengan después.

En este negocio, como ha pasado en anteriores “halvings”, siempre lo que acompañó hacia arriba fue el precio del BTC.

¿Está previsto que el valor del BTC siga escalando en el tiempo?

Sí, como se sabe que sólo habrá 21 millones de BTC y que con el tiempo se irá pagando menos a los mineros y será cada vez más dificil minar, habrá que poner cada vez mayor poder de cómputo para el minado y todo eso le irá dando mayor valor a la criptomoneda. Hay una tendencia alcista a lo largo del tiempo, ya que el BTC es algo cada vez más dificil de obtener. Es como si por ejemplo se supiera que sólo quedan dos toneladas de oro en el mundo: en ese caso, el valor de ese metal se dispararía fenomenalmente.

¿Un menor valor por minado no desalentará el negocio?

En este negocio, como ya ha pasado en anteriores “halvings” (momento en que la recompensa por minar baja a la mitad cada cuatro años), siempre lo que acompañó hacia arriba fue el precio del BTC. Entonces, aunque la recompensa por minar fue menor, hubo un valor del bitcoin mucho mayor. Además, hay ciertos proyectos del lado institucional que hacen preveer que irá bajando la volatilidad del BTC: por ejemplo, hay un ente oficial del administrador del NYSE, el BAKKT, que es un trading oficial de Wall Street para criptomonedas.

¿Hoy la minería está muy centralizada?

Sí, hay cinco megafabricantes en el mundo de equipos. Uno es el chino Bitmain, que además de fabricar equipos para vendérselos a otros tiene sus propios centros de minado y maneja casi el 40% de la minería mundial. Nosotros le compramos los equipos a otro proveedor para no hacerles el negocio y hay como una corriente entre los mineros de no comprarles a ellos porque son competidores directos. En sus comienzos la minería era hogareña, pero eso ya se terminó, básicamente porque no encontrás energía domiciliaria a los valores necesarios para que esto sea rentable.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés