El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Pulseada entre fabricantes de calzado e importadores

24-10-2016
Compartir

Un nuevo round entre industriales locales y empresarios dedicados a la importación de bienes finales se vive por estos días en el sector del calzado, uno de las actividades consideradas sensibles por la cantidad de puestos de trabajo que genera y los diversos eslabones que involucra en la cadena de producción sectorial.

“Cuando el mercado está bien no se le teme a la importación. Y este año el mercado está muy mal: las ventas cayeron 20% en promedio en comparación con el año pasado”, señaló a la agencia Télam Alberto Sellaro, presidente de la Cámara de la Industria del Calzado (CIC).

Según estimaciones de la CIC, que representa a unas 900 fábircas de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, entre enero y septiembre se registró un aumento en la importación de calzado deportivos en torno al 20%, esto es algo así como 4,2 millones de pares. En 2015 ingresaron del exterior 22,7 millones de pares, de los cuales 4,6 millones fueron calzados deportivos.

En este contexto, Juan Dumas, titular de la Cámara de Productos y Comercio de Calzado y Afines (Capcica), apuntó que “no hay preocupación” por el ingreso de calzado deportivo, ya que “las que vienen del exterior son de tecnología muy alta y precios también muy elevados, que no compiten con la industria nacional”.

Capcica representa a Adidas Argentina, Dass Argentina, Grimoldi y Nike Argentina, y sostiene que las importaciones de calzado deportivo “sólo alcanzan los 3,3 millones de pares en los nueve primeros meses del año”. Para dar una idea del impacto menor que, según su postura, tiene hoy la importaciones de bienes finales en este mercado, Capcica recordó que el ingreso de zapatillas deportivas del exterior “llegó a casi los 14 millones de pares en el 2007”.

Competitividad

Este nuevo round parece estar planteado entre producir en el país, manteniendo las fuentes de trabajo y bajar costos de producción. “Cuando hay trabajo no hay problema con la importación. Pero este año vamos a producir 20 millones de pares menos que el año pasado”, afirmó Sellaro en alusión a la caída de ventas y su impacto en los planes de fabricación. Y alertó: “Las fábricas generalmente trabajan hasta la primera semana de diciembre y a esta altura del año hay fábricas que no están trabajando”.

Sobre el tema de la importación, el dirigente empresario señaló que “los fabricantes de calzado y los importadores alcanzamos un acuerdo de palabra con el Gobierno Nacional, por el cual se van a importar 24 millones de pares en general este año y la misma cantidad el próximo”. Esto fue desmentido, de alguna manera, por Dumas, quien aclaró que “no hay nada formal de cupos” de importación

Dumas consideró que “la mano de obra es cara en Argentina”, y en ese sentido, dijo que “lo que hay que buscar, y se hizo, es disminuir la incidencia de los insumos que restan competitividad”. Esto se logró a través de la importación de algunos componentes, cpon fuerte incidencia en la mano de obra. “Traídos de afuera, permitieron ser más competitivos”, sentenció Dumas, en referencia a una política de producción que prescinde del impacto social en el capítulo empleo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés