El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 24°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 24°C

Los CEO solidarios

18-10-2016
Compartir

Es cada vez es más común, la participación activa de empleados y directivos como voluntarios, dedicando su tiempo, capacidades y talento a actividades que tienen impacto social. Cuando ese compromiso involucra a los líderes de las organizaciones puede ser una herramienta poderosa para el desarrollo sustentable a largo plazo.

“Las empresas poseen las herramientas y los recursos necesarios para participar de manera activa en la sociedad, a través del diseño y de la implementación de proyectos; pero, para que estos programas sobrevivan y puedan prosperar, son necesarios la convicción y el compromiso de sus líderes”, afirma Julio Sotelo, socio de la consultora AG, Acción y Gestión Sustentable.

Para la concreción de los programas de responsabilidad social, las prácticas de voluntariado corporativo son, en muchos casos, canalizadas a través de organizaciones sin fines de lucro. La Fundación Caminando Juntos desarrolla desde hace seis años la “Jornada de Voluntariado Gerencial bajo lema “Viví Unido”. La idea es, en cada edición, juntar a veinticinco empresas y a sus CEOs, socios y gerentes, con los sectores más vulnerables de la sociedad.

“Somos una serie de compañías que competimos muy fuertemente en el mercado, pero a la hora de hacer un trabajo solidario estamos juntos, de la mano”, asegura Juan Vaquer, CEO de DuPont en Argentina.

Adriana Cortés, directora ejecutiva de la Fundación Caminando Juntos, cuenta que la participación conjunta potencia el impacto, y que cada participante va comprendiendo en el proceso que “los grandes desafíos de la actualidad sólo pueden resolverse si somos capaces de trabajar unidos”.

Este tipo de acciones de RSE acarrean un gran valor para las compañías a nivel interno, no solo al favorecer el desarrollo profesional, sino también como herramienta para mejorar el clima entre empleados. Sotelo explica que estas acciones permiten “desarrollar diferentes capacidades entre los participantes, generando no solo un alto impacto en la comunidad”.

Para Luciano Margionte, CEO de Brother Argentina, su compromiso le permitió inspirar a los empleados para que tengan una participación activa en la comunidad. En este mismo sentido, el CEO de Makro, Pablo Tomé, cree en la importancia de “transmitir y bajar dentro de la organización” el valor de contribuir como voluntarios.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés