El Economista - 70 años
Versión digital

vie 24 May

BUE 10°C

La industria siderúrgica sigue sin reaccionar

Impacto de los bajos precios del petróleo y la débil actividad industrial. En el primer cuatrimestre la producción retrocedió 17,2%.

17 mayo de 2016

La producción de acero no se recupera en lo que va del año. Según datos de la Cámara Argentina el Acero en abril retrocedió 16,9% respecto al mismo mes del año anterior, acumulando una caída del 17,2% entre los primeros cuatro meses del año. Más allá de los números fríos, la actualidad que vive el sector está complicando los planes de las empresas y forzando a “redefinir su operación industrial, readecuándose al nuevo contexto de nivel de actividad menor”.

Lo más preocupante en términos sociales es que se está evaluando disponer suspensiones, frente a un actividad sectorial que no muestra signos de dinamismo. Desde las empresas ya piensan en “programas de suspensiones rotativas, acordadas con el gremio, programas de mantenimiento preventivo y reparaciones anuales de planta”, encaminadas a “sortear la actual encrucijada”.

La palabra “encrucijada” suena un poco fuerte pero describe con bastante precisión lo que ocurre en la actualidad. En el período enero- abril se produjeron 1,3 millones de toneladas (271.000 menos que el año pasado), un retroceso que llega a 430.000 toneladas (-25%) si se compara con el mismo período de 2014. Pese a todo, abril registró una producción de 319.000 toneladas, lo que supone una reacción marginal frente a marzo pasado. Apenas 0,4% de mejora.

Razones de peso

La industria del acero “continúa frente a un escenario que se mantiene complejo en el corto plazo”, advierte la cámara del sector, y enfatiza que “la persistente caída del precio del petróleo sumado a la baja demanda de los productos de acero en los mercados interno y de exportación, impacta desfavorablemente en la actividad sectorial”. Los datos del mercado indican que en la actualidad la producción de aceros planos se oibtiene a partir del único alto horno que está operativo. Por otra parte, destaca la Cámara Argentina del Acero, “la acería de una de las principales productoras de productos largos debió discontinuar una de sus dos coladas continuas, y la producción de tubos para la industria energética continúa trabajando a un bajísimo 30% de su capacidad normal”.

Otra luz amarilla y con impacto en el desarrollo de los negocios, es que la cámara considera “preocupante” que para proyectos de infraestructura como el Gasoducto Troncal de la provincia de Córdoba, la provisión de tubos y accesorios pueda ser adjudicada a proveedores chinos, “quienes habitualmente incurren en comercio desleal, destruyendo empleo local al desplazar producción argentina competitiva”.

La semana pasada la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero) alertó, junto a otras nueve asociaciones de la industria siderúrgica, acerca de la sobrecapacidad global de la industria, en un comunicado firmado entre otras por la American Iron and Steel Institute, de Estados Unidos, y la European Steel Association.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés