El Economista - 70 años
Versión digital

jue 23 May

BUE 12°C

“La industria caerá en torno a 1%”

Para el analista de Abeceb, agroindustria, químicos y minería tienen buenas perspectivas este año. Autos, acero y aluminio, con problemas por Brasil.

11 mayo de 2016

En un escenario económico complejo, Gonzalo Dalmasso, Coordinador de Análisis Sectorial de Abeceb, sostiene que las actividades vinculadas al agro, la minería y los químicos traccionarán la actividad, pero se sentirá fuerte el impacto de Brasil en la industria automotriz y casi todos los rubros indistriales. Considera que sectores como textiles, calzados, electrodomésticos y electrónica de consumo necesitan protección de las importaciones asiáticas y brasileñas y está a favor de establecer regímenes de promoción en la industria automotriz y metalmecánica para mejorar la competitividad.

¿Qué sectores pueden picar en punta hoy en la economía argentina?

Por un lado, la agroindustria, porque se está generando un derrame hacia adelante en la actividad de molienda, sobre todo de soja. En lo que es la producción de granos, aunque se mejoraron mucho los márgenes en trigo y maíz, no se llegó a impulsar la siembra de la campaña 2015/16, así que los efectos los vamos a ver recién el próximo año. En lo que atañe al sector minero y petrolero, sobre todo en éste todavía no vemos que haya una expectativa de recuperación de los precios y por ende, las inversiones en el sector se van a mantener deprimidas, pese al régimen de precios locales.

¿Cómo pega esto en petroquímica, por ejemplo?

En todas las actividades derivadas del petróleo, el precio interno por encima del internacional juega en contra. Los polímeros están significativamente más altos que en Brasil. Esto tiene que ver con los precios locales del crudo y también con cuestiones como la capacidad ociosa que tienen en Brasil, que incide en los precios. Entre los sectores industriales, los químicos también vienen traccionando fuerte sobre todo por agroquímicos, y también por el sector farmacéutico, mientras los que tiran para atrás son sobre todo la industria automotriz, que este año volverá a caer en torno al 8 o 9%, hasta ahora viene cayendo más cerca del 12%.

O sea que se espera una cierta recuperación.

No, más que nada es por una cuestión de base de comparación y que están empezando algunos proyectos como por ejemplo el de General Motors, que está lanzando un nuevo modelo, pero no le veo una recuperación del sector automotriz, al menos este año, porque está muy vinculado a lo que pasa en Brasil y eso depende mucho de cómo se vaya a resolver la cuestión política. Esperamos que Brasil caiga en torno al 4% este año y eso nos impacta.

¿En qué otros sectores afecta la crisis de Brasil?

No sólo afecta en la capacidad de exportale a Brasil sino también en la gran capacidad ociosa que tienen ellos y con una moneda débil para competir en nuestro propio mercado. También hay dificultades en el sector textil, y en autopartes hay mucho riesgo de deslocalización de componentes, con varios productos que por la brecha de costos se están relocalizando allá. Una vez que se van, después es complicado relocalizarlos acá cuando cambia la coyuntura. El acero y el aluminio también tienen mucha capacidad ociosa en Brasil y por ende están vendiendo casi a precios internacionales, de 30 a 35% más barato que acá.

¿Se puede esperar un nuevo boom de inversiones en minería?

En metales y concentrados, se redujo 10 puntos el impuesto a la exportación. Eso sumado a un ambiente de negocios más favorable, a la devaluación que reduce los costos internos en dólares y a la expectativa de mejoras y cumplimento de la estabilidad fiscal, genera mejores expectativas para las inversiones en los últimos años. Además, algunos proyectos que habían quedado suspendidos, ahora vuelven a reactivarse.

¿Necesitan los sectores industriales algún tipo de estímulo especial en este momento?

Hay diferentes realidades, en los sectores sensibles obviamente que después de diez años de bastante protección, se ven empresas que necesitan realizar programas de reestructuración. En ese sentido, también es importante la acción del Gobierno en lo que hace a la protección selectiva, no proteger todo pero sí resguardarlo de la producción asiática, brasileña y apoyar con financiamiento, con medidas de apoyo técnico a la reconversión de determinados sectores.

Estamos hablando de los llamados sectores sensibles...

Sí, calzados, textiles, pero también electrodomésticos y todo lo que es electrónica de consumo. Y también el algunos sectores como automotriz o metalmecánica, se necesitan regímenes de promoción para mejorar la competitividad y tensar un poco la cadena.

Entonces, todavía hay que esperar un año con números negativos.

Para la economía en general estamos viendo una caída del PIB entre 0,8% y 1% con una posible recuperación hacia el último trimestre. En lo que hace a la industria también habrá una caída en torno al 1%, seguramente. Obviamente, con la heterogeneidad que las actividades de molienda y alimentos van a ser las que más traccionen, y lo que es el complejo metalmecánico y los metales básicos están muy afectados también por el contexto nacional y por la caída de la construcción en el mercado interno.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés