El Economista - 70 años
Versión digital

mie 22 May

BUE 13°C

La AFIP anuncia nuevos beneficios tributarios para las Pyme

Se elevan límites de retención del Impuesto a las Ganancias e IVA para pequeñas y medianas empresas.

18 mayo de 2016

Con la vista puesta en mejorar el capital de trabajo de las pequeñas y medianas empresas, un aspecto crítico en ciertos sectores productivos al encarar planes de producción, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) anunció ayer el incremento del 400% el monto mínimo a partir de cual se establece la retención del Impuesto a las Ganancias, en tanto se llevó a un 135% más el piso para el caso del IVA.

Estos beneficios se suman a la batería de medidas que anunció la semana pasada el Gobierno Nacional para promover la actividad en las Pyme, basadas en incentivos fiscales y líneas crediticias a bajas tasas de interés, para promover la inversión productiva y el empleo. Las nuevas normas, que alcanzan a Responsables Inscriptos en IVA, tanto personas físicas como jurídicas, suponen menos retenciones para las Pyme, lo que también permitirá absorber los saldos técnicos a favor y destinarlos a la actividad productiva.

Además de la elevación de los límites, entre los beneficios hay que mencionar la simplificación de los mecanismos para obtener el certificado de exclusión de retenciones. Para obtenerlo, las microempresas deben demostrar como único requisito dos meses consecutivos de saldos a favor de libre disponibilidad. En el caso de las pequeñas y medias empresas se reduce a la mitad el requisito de la proporción de los saldos a favor de libre disponibilidad sobre el promedio de IVA determinado en los últimos doce meses, que antes era 20% y ahora 10%.

En línea con lo anunciado por el ministro de Producción, Francisco Cabrera, en el paquete global de beneficios para Pyme, a partir de ahora el IVA podrá pagarse trimestralmente sin intereses. Esta medida apunta a mejorar el capital de trabajo de las empresas, en momentos en que los costos vienen incrementándose de modo importante por la quita de subsidios a los servicios públicos (luz, gas, agua, transportes). Además, según señala la propia AFIP, en la actualidad hay empresas Pyme que facturan el IVA “sin haberlo cobrado efectivamente de sus clientes”.

A favor

Desde la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica (Camima), aseguran que las medidas implementadas por el ente recaudador significarán una mejora financiera a las empresas de menor tamaño. Al respecto, el presidente de Camima, José Luis Ammaturo, estimó que “significaba una carga enorme para las Pyme facturar el IVA e ingresarlo a los 17 días, cuando esa factura se cobraba a los 60, 90 o 120 días”. En declaraciones a la agencia Télam consideró que es “un cambio significativo para nuestras empresas, lo recibimos con mucho beneplácito”. En este punto, Ammaturo explicó que estos beneficios “permiten a una Pyme manejarse mejor financieramente y volcar mayores recursos al capital de trabajo”, y recordó que “hasta ahora la Pyme tenía que financiar el IVA de sus ventas”. Por eso el empresario afirma que “ésta es una medida altamente positiva y va en el sentido de un reordenamiento impositivo que tanto pesa a las Pyme”.

Si bien los incentivos a la producción son importantes, adquiere mucha relevancia el hecho de ser un impulso a los nuevos emprendimientos. “Una nueva empresa, para empezar, debía contar con un capital para financiar impuestos”, reseña el titular de Camima, algo que de alguna manera es un contrasentido.

Alinear los pagos También se manifestó a favor de las nuevas medidas Fausto Spotorno, economista jefe de Orlando Ferreres y Asociados. Spotorno entiende que el paquete “está bien pensando para las Pyme, claramente para ese sector que tiene particularidades como que no pueden manejar mucho capital de trabajo, no pueden decidir cobrar antes, es decir, no vender sin cobrar primero, y donde se mezcla el ingreso del dueño y la ganancia de la empresa”.

En ese sentido, el economista destacó que “muchas Pyme cobran lo facturado recién a los 30, 60 ó 90 días, y no tienen capacidad de negociación de su capital de trabajo, como una gran empresa que si no le pagás, no te vende”. Por eso la posibilidad de pagar el IVA cada tres meses “alinea un poco más el momento de pago con el de cobro”. En cuanto al piso de Ganancias, la ventaja es que “la Pyme a veces no tiene ganancia, o es mínima, o es directamente el ingreso del dueño”, por lo que un fuerte gravamen “se vuelve un castigo desde el punto de vista impositivo” para el pequeño y mediano empresario, considera Spotorno.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés