Finalizó la campaña de trigo con 15 Mtn

20-01-2017
Compartir

Después de varias temporadas en baja por los desincentivos que impulsó el gobierno anterior, el trigo cerró la campaña 2016/17 con importantes avances gracias a la eliminación de las retenciones y la quita de los Registros de Operaciones de Exportación (ROEs). Al menos así lo dio a entender el último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, que señaló que la producción nacional superó en el 33% el promedio de los últimos cinco ciclos, que fue de 11,3 millones de toneladas.

“Luego de recolectarse los últimos lotes de trigo sobre el sudeste y sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, se dan por finalizadas las labores de cosecha del cereal a nivel nacional para la campaña 2016/17, alcanzando un volumen total de 15.000.000 toneladas”, detalló el informe. En comparación con la temporada anterior (de 10,8 millones de toneladas), la producción de la cosecha fina reflejó un incremento interanual del 39%, y se ubicó por encima de las productividades registradas desde 2012.

Rindes máximos

En ese sentido, la Bolsa destacó que “si bien el déficit hídrico y las heladas tardías que se registraron sobre el sudeste bonaerense provocaron una merma en el potencial de rendimiento de los lotes más afectados, las productividades relevadas sobre la franja central del área agrícola nacional fueron superiores a las expectativas iniciales, permitiendo alcanzar un rendimiento medio nacional de 33,9 quintales por hectárea”.

El progreso tiene que ver, claramente, con el incremento en el nivel de tecnología aplicada y el “óptimo llenado de grano” en gran parte de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y norte y oeste de Buenos Aires. Según la entidad, la mayor apuesta de los productores ubicó al rinde nacional como el segundo mejor de las últimas diecisiete campañas, algo que sólo superaron los 34,3 quintales por hectárea alcanzados en 2010/11.

De todas formas, hacia el sudeste bonaerense los rindes sí se vieron perjudicados en relación a las expectativas iniciales. Con 36,4 quintales por hectárea, la merma resultó significativa pese a que los niveles de fertilización y de control sanitario mostraron alzas. “La evolución del clima durante la primavera no ofreció las condiciones óptimas para asegurar un correcto llenado de grano. Además, las heladas tardías registradas durante octubre y noviembre afectaron la calidad de los lotes implantados principalmente en fechas más tardías”, agregó el relevamiento.

En contraposición, sectores del sudoeste de la provincia resultaron beneficiados por las precipitaciones acumuladas y las bajas temperaturas, que permitieron alcanzar un rendimiento final de 30,3 quintales por hectárea, con una suba interanual del 10%.

Las compensaciones se dieron en las regiones centro norte de Santa Fe, núcleo norte y sur, centro este de Entre Ríos, sur de Córdoba y oeste de Buenos Aires, donde hubo producciones por encima de los promedios zonales, que contribuyeron a alcanzar la proyección y a dejar atrás las pérdidas de potencial de rendimiento de los núcleos trigueros del sudeste bonaerense. No obstante, allí también aparecieron excesos hídricos producto de las precipitaciones de octubre, que sumadas al déficit hídrico de NOA y NEA durante las etapas iniciales del ciclo fenológico, provocaron pérdidas por un total de 280.000 hectáreas.

Mercados

En cuanto a las cotizaciones en Chicago, la Bolsa de Comercio de Rosario resaltó la suba del 3% del precio FOB, un factor que “suma enteramente a valor doméstico de la producción, que subió de US$ 2.400 millones a US$ 2.450 millones en los últimos treinta días”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés