El Economista - 73 años
Versión digital

sab 20 Jul

BUE 11°C

"El proteccionismo no es una solución, y Argentina es prueba de ello"

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, inauguró el Business Forum en el CCK

12 diciembre de 2017

Hoy, en el CCK, se desarrolla el Business Forum en el marco de la 11º Conferencia Ministerial de la OMC y uno de los primeros discursos de la jornada fue el de Francisco Cabrera, ministro de Producción.

En su alocución, Cabrera hizo eje en 3 conceptos. “Primero, una defensa del comercio y del multilateralismo como agentes del desarrollo y de la reducción de la pobreza. En segundo lugar, quiero referirme brevemente al actual momento de la Argentina y su decisión de ser parte de la solución a los grandes problemas globales. Finalmente, quiero subrayar la importancia de tener un diálogo amplio, escuchando al sector empresario y a las sociedades en general en la discusión sobre las reglas del comercio internacional”, dijo.

Motor del desarrollo

Más allá de que “en la historia de la humanidad, el comercio ha sido una extraordinaria herramienta de desarrollo”, dijo Cabrera, “hoy enfrentamos el desafío del proteccionismo, impulsado por dos cuestiones de fondo”. Ese renovado proteccionismo tiene causas atendibles. “Por un lado, los beneficios del comercio no son percibidos por todos”, dijo y agregó que “la segunda cuestión de fondo que empuja el proteccionismo es que la economía está transformándose como nunca antes en la historia”. La tecnología, explicó, “que hace posible lo que hace poco parecía imposible también genera dislocaciones y pone en riesgo millones de empleos, y sobre todo los de menor calificación”.

“La reacción instintiva frente a estos dos desafíos es la de encerrarnos en la cueva a esperar. Tapiar nuestras puertas de entrada para que ningún peligro aceche. Pero si hacemos eso, si dejamos afuera la luz del futuro, si nos aislamos de esa energía, solo estaremos poniendo en peligro el futuro de nuestros pueblos.  Estamos viendo nacer la Cuarta Revolución Industrial y los Estados debemos ser parte: debemos promover la innovación y preparar a las personas para que protagonicen el cambio y se beneficien de las transformaciones”, dijo y puso como ejemplo a países como Alemania, Corea del Sur o Suecia, que tienen los más altos índices de robotización, y “y también los que tienen el mayor empleo industrial estructural y los que pagan mejores salarios”.

“Las políticas públicas, incluyendo las reglas equitativas para el multilateralismo comercial, serán fundamentales para que la generación de nuevo empleo de calidad sea los más rápida posible y los costos de la transición los más bajos”, dijo el titular de la cartera de Producción.

La nueva realidad argentina

Y pruebas de las limitaciones del proteccionismo no faltan, menos en Argentina. “El proteccionismo no es una solución. Y la Argentina es prueba de ello. Según el Banco Mundial, en 2015 la Argentina fue la tercera economía más cerrada del mundo. Nos quisimos aislar del mundo y los resultados fueron evidentes: más de 30% de la población debajo de la línea de la pobreza, problemas de competitividad en nuestro entramado productivo y debilidad de nuestras instituciones”, dijo, a modo de ejemplo, Cabrera.

“Pero los argentinos decidimos cambiar (?) Argentina comenzó hace dos años un proceso de integración firme, sostenido y gradual y eso ha despertado oportunidades en energía, minería, agroindustria, infraestructura y una gran cantidad de sectores de la industria y de los servicios basados en el conocimiento. Y creo que los principios que guían la transformación que estamos teniendo pueden servir para orientar el diálogo de los próximos días”, agregó.

Las claves de ese tránsito, explicó, son el gradualismo; el diálogo y poner en “el centro no a un conjunto de ideas difusas sino a las pymes y a las personas reales”.

Diálogo amplio

Luego, Cabrera hizo eje en el Business Forum. “Queremos escuchar la experiencia de quienes comercian todos los días. Queremos institucionalizar su voz dentro de la OMC. En muchos casos ustedes entienden mejor qué nuevos desafíos enfrenta el comercio exterior. Nuestra tarea como Estados será construir reglas equitativas y justas y garantizar que el desarrollo del comercio se traduzca en beneficios de crecimiento y trabajo para todos los actores sociales de nuestros países”, dijo.

“En esa línea, pusimos en nuestra agenda multilateral tres temas. El primero es el de la agroindustria y la alimentación. Es una demanda creciente del mundo que debe ser satisfecha con cooperación, tecnología y políticas activas de intercambio. El segundo es el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas. Las pymes generan 2 de cada 3 puestos de trabajo en el mundo, pero tienen bajas tasas de internacionalización. Las pymes deben ser las grandes ganadoras de una integración inteligente y equitativa, y pueden serlo cada vez más a partir de la innovación y las nuevas tecnologías. Finalmente, y ligado con lo anterior, el comercio electrónico y la economía del conocimiento. El futuro está sucediendo debajo de nuestras narices, con o sin nuestros marcos institucionales; allí es donde se generan los empleos de mayor valor agregado y las experiencias que más desean los consumidores”, dijo Cabrera.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés