El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 21°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 21°C

“El Macro combina lo mejor del mundo digital con el de la atención personalizada”

El Economista dialogó con Francisco Muro, Gerente de Distribución y Ventas del Banco Macro.

francisco-muro-banco-macro
Alejandro Radonjic 23-09-2021
Compartir

Por Alejandro Radonjic

La pandemia fue un desafío para todos. Los bancos, por ejemplo, tuvieron que desplegar un financiamiento inédito y hacerlo en un contexto de restricciones a la movilidad. Fueron grandes aliados de las empresas y debieron ser flexibles como nunca antes para acompañar a sus clientes en el shock que implicó la pandemia. Las entidades que lograron estar cerca de sus clientes, como el Macro, pudieron salir con más empresas en su cartera (hoy tienen cerca de 82.000 en el segmento de empresas) y con bajos ratios de morosidad. 

En diálogo con El Economista, Francisco Muro, Gerente de Distribución y Ventas del Macro, ofreció un balance provisorio del periodo pandémico, los cambios que debieron hacer, cuáles de ellos llegaron para quedarse y qué planes tienen a futuro.

¿Qué balance provisorio se puede hacer del periodo pandémico? Imagino, por un lado, una tremenda necesidad de financieras de las empresas y, por otro lado, una necesidad de desarrollar trasladar toda la interacción a lo digital por las restricciones a la movilidad. Usted suele recordar una frase de Jorge Brito que decía que era fácil ser banquero en las buenas y bastante más complicado en las malas. Sin embargo, parece que se logró y la banca fue un aliado de las empresas durante todo el proceso?

Al periodo pandémico hay que verlo bajo dos perspectivas distintas. Por un lado, el cese de actividades por las cuestiones sanitarias demandó asistencias excepciones a los clientes para pasar la peor parte de la inactividad. Los créditos para capital de trabajo o los garantizados por el Fondep sirvieron para pasar ese momento. Las empresas también afrontaron la pandemia con algo de liquidez previa o con algunas posibilidades de tomar crédito que no estaban siendo tomadas y eso le permitió pasarlo de la mejor manera posible para el pago de salarios o compensar atrasos de pagos de sus clientes. Todo eso permitió que los ratios de morosidad no sean tan malos como se esperaban en su momento. Ahora estamos en otro etapa, y es la de apalancar empresas que tienen oportunidades de crecimiento, ya sea con financiamiento de corto plazo, un segmento en donde lo más fuerte es el descuentos de e-cheqs y todas las líneas de inversión productiva que van antes de 36 a 48 meses a tasa fija en pesos que, comparado contra la inflación oficial informada, son muy convenientes. El segundo ángulo para para ver la pandemia es todo lo que tiene que ver con el cambio en la forma de operar. Había cosas que en la prepandemia eran deseables, como tener un botón para cobrar en la página web o mantener una herramienta que permita mandar un link de pago, y que estaban teniendo gran adopción, pero que durante la pandemia y hacia adelante pasaron a ser imprescindibles. Hubo cambios de comportamiento en los consumidores que exigieron adoptar herramientas digitales. En el caso del Macro, lanzamos Macro Click de Pago y viüMi y con eso pudimos darles a nuestros clientes herramientas simples para hacer más eficiente el manejo de su caja. Casi el 90% de las empresas de Banco Macro ya están trabajando con algún producto digital de esta naturaleza, y eso es un dato muy fuerte.

¿Cuántos de estos cambios que aceleró la pandemia llegaron para quedarse?

Creo que, en las empresas, estos nuevos hábitos llegaron para quedarse. Es difícil imaginar porque se volvería para atrás. Estamos hablando de pagar todo online; emitir y descontar e-cheqs en un click o tener página de Internet para subir tu catálogo de venta y tener ahí mismo la forma de cobrar y enviar un link de pago como te da viüMi. O si sos una empresa privada o un organismo público con necesidad de cobrar a sus clientes obligaciones como facturas y servicios, ahora tenés un botón como Macro Click de Pago. Son hábitos irreversibles y no sólo porque han hecho más eficientes manejo de la caja de empresas, sino porque realmente le cambió la forma de operar a los clientes. Antes, si recibías un cheque físico podían pasar entre 48 o 72 horas como mínimo para tener toda la operatoria lista y hoy se descuenta con un click en el día. Eso te abarata los costos de financiamiento y logística, reduciendo los tiempos ociosos o improductivos. 

Si bien la pandemia sigue, ya no estamos en el peor momento y, como decía, hay sectores en crecimiento y con necesidades de financiamiento para seguir haciéndolo.

Nosotros lo que estamos viendo es que ciertos sectores, como el agropecuario y todo lo que genera, o las empresas que producen bienes durables y semidurables o las de logística, están creciendo fuerte. Todos ellos ya están pensando en ampliar su capacidad productiva o su forma de distribución y ahí estamos hablando de préstamos de 36 o 48 meses con tasa fija de 30%. Realmente puede resultar un buen negocio si la empresa crece y se expande.

¿Estas líneas son parte de las líneas del BCRA

Sí, y el Macro también tiene también financiaciones a largo plazo para el sector agropecuario a 36 o 48 meses para la compra de campos o maquinaria. También estamos dando financiamiento en dólares a todos aquellas empresas que tienen la posibilidad de generar dólares vía exportación de bienes o servicios. Son tasas muy competitivas que pueden servir a ese segmento.

El segmento agro está planificando ahora la cosecha de 2022. ¿Cómo viene la demanda allí y qué ofrecen en el Macro?

En el Macro tenemos una oferta integral. No solo tenemos el financiamiento sino la posibilidad, a través de una corredora del grupo, que los productores también nos paguen con granos, que es su moneda, las financiaciones y otros productos. Estamos en el periodo de financiación de la inversión para la próxima campaña y se están reactivando sustancialmente las financiaciones, principalmente en pesos, de la mano de los convenios de compra de insumos o compra de maquinarias. Es un segmento muy dinámico.

Más allá de la digitalización del banco y las operatorias, seguirán apostando a las sucursales y la atención personalizada?

Somos como cualquier banco digital, pero con el valor agregado de que tenemos sucursales y oficiales de atención especializados en distintos segmentos para atender y brindar más y mejores soluciones a los clientes, especialmente de Banca Empresas. Combinamos lo mejor de los dos mundos: el digital y el mundo de atención personalizada. Porque no se reemplazará totalmente la atención personalizad, sobre todo en aquellas transacciones que son de valor para el cliente. Hay operaciones que requieren la asistencia de una de un especialista para asesorar al cliente, aunque después puede terminar digitalmente. El asesoramiento para que el cliente entienda o pueda ver todas las alternativas con un oficial especializado que entienda el idioma, por ejemplo el del productor del agro. Tenemos planes ambiciosos para mejorar sucursales en todo el país, con foco en lugares claves como el centro y norte del país donde tenemos más transaccionalidad, adaptadas a la nueva coyuntura. Tenemos la red más grande de cajeros automáticos dentro del segmento de bancos privados y en 2021 vamos a instalar 400 más.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés