El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 30°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 30°C

“El gran problema es la caída de la demanda”

03-03-2017
Compartir

Entrevista a Pedro Reyna, FAIMA

Como en tantos otros sectores manufactureros, la coyuntura que atraviesa la industria de la madera y el mueble está caracterizada por una combinación de aumento de importaciones y un fuerte desplome de las ventas en el mercado interno, que afecta especialmente a las pymes, y por añadidura también al mercado de trabajo y las inversiones. Si a esto se suma la fuerte presión tributaria, el combo está completo.

Esto es lo que palabras más, palabras menos, asegura Pedro Reyna, secretario general de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA) y vocal de la Unión Industrial Argentina, en diálogo con El Economista.

¿Cómo terminó el año en cuanto a producción y ventas y cómo arrancó este 2017?

El 2016 fue un año difícil y no se pudo recuperar en el último trimestre tampoco. Todo el sector está con falta de demanda. En este sector la demanda interna es fundamental para su subsistencia, ya no para su crecimiento. Toda la cadena de valor, desde la parte foresto industrial hasta los bienes finales siente el efecto de la menor demanda. En cuanto a las ventas tuvimos una caída promedio del 20% el año pasado y en producción el 16% menos. Son datos que para un sector que es fundamentalmente pyme, sin muchos recursos financieros, evidentemente, le resulta muy pesado.

¿Qué perspectivas tienen para este año? ¿Hay algún indicio de recuperación?

El panorama sigue complejo. Por ejemplo, la construcción podría ayudar, pero la recuperación que hubo está más dirigida a la obra pública. Lo que es vivienda todavía no despegó y todo lo que viene por el blanqueo, realmente no se vio en el mercado.

¿El ingreso de productos importados también está pegando en el sector de muebles?

La importación le está pegando a los muebles pero mucho de eso viene de la mano de las grandes superficies (supermercados, locales especializados). Si miramos los catálogos de los supermercados nos vamos a sorprender de la cantidad y variedad de productos que se traen de China, Malasia y otros países de esa región. Pero en el resto de la industria eso no es tan evidente.

¿Esto tiene que ver con un tema de competitividad?

Sí, por supuesto. Estamos visualizando que existe un diferencial importante de competitividad hasta con países limítrofes, y se hace difícil soportar esto para una industria, que insisto, es de pequeñas y medianas empresas. Si bien no podemos decir que se inundó el mercado de productos importados, porque no es así, evidentemente hay una tendencia porque con un tipo de cambio que cae y con una oferta agresiva hasta de Brasil, que está empezando a trabajar muy fuertemente sobre nuestro mercado, tenemos problemas serios.

Más allá de la disposición del Ministerio de Producción, ¿hay alguna propuesta concreta, o una agenda de trabajo para el sector?

Estamos trabajando en un estudio de competitividad de nuestro sector. La primera etapa de la competividad es común a todos, tiene que ver con la logística, que en el sector madera es fundamental. Un camión de Misiones a Buenos Aires vale igual que un contenedor de acá a China, esto es injustificable teniendo en cuenta los esfuerzos que se están haciendo con la Hidrovía, y los ferrocarriles Belgrano y Urquiza que llegan al norte, donde está la producción maderera. También tenemos algunas ventajas comparativas, que en algún momento podremos aprovechar. Nosotros no somos usuarios intensivos de productos importados. La mayor parte de los productos intermedios son de producción nacional. Si las condiciones de mercado se dan y el tipo de cambio no se fortalece puede llegar a haber problemas hasta con los insumos básicos. Esto está siendo transmitido a las autoridades y estamos trabajando en desarrollar algunos programas para el sector.

¿Este es el principal problema que están atravesando?

El sector maderero se está defendiendo de su principal enemigo que es la caída de la demanda interna. Sin dudas, todo sector que tenga presencia muy fuerte de la pequeña y mediana empresa en su estructura, tiene los mismos problemas, la carga impostiva, el tema logístico.

¿En este contexto los planes de inversión de las empresas se mantienen o están congelados?

Imagínese que teniendo una capacidad ociosa de la magnitud de la que tenemos hoy las expectativas de inversión son más que nada por el sentimiento de esperanza de una recuperación. Las pymes suelen invertir pero se tienen que dar las condiciones, tiene que darse primero el incremento de la demanda y después inmediatamente aparece la inversión. Por ahora, la capacidad ociosa da para absorber un poco de crecimiento de la demanda.

¿Qué proyecciones tienen para este año?

Sin dudas, tiene que haber un rebote de la economía en el segundo trimestre, no podemos estar tanto tiempo sumergidos en una situación como ésta.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés