El Economista - 70 años
Versión digital

dom 19 May

BUE 7°C

Cada vez menos fija

08 agosto de 2016

La telefonía fija parece estar en extinción. Esto no es sólo una cuestión de estadísticas sino de un cambio cada vez más fuerte de los hábitos de consumo de los más jóvenes que prefieren concentrar todos los servicios en la telefonía móvil.

Según los datos del Indec, existen en Argentina cerca de 9,3 millones de líneas fijas en servicio. La cifra es casi exacta a la de hace cinco años ?incluso un poco menor? lo que supone que la tendencia de acceso es decreciente. Por el contrario, los datos oficiales muestran que las de celulares pasaron de 56 millones en 2010 a 64 millones a fines de 2015. Claro que no todas están activas ?se calcula que la mitad de las líneas compradas no se utiliza? pero de todas formas la penetración es cada vez más alta.

El estudio de Carrier “Acceso a Internet y tecnología residencial” muestra que el uso del teléfono fijo desciende en los hogares jóvenes. Las casas ocupadas por millennials ?entre 18 y 32 años? no contratan, ni les interesa tener el servicio: 57% de estos hogares afirma no utilizar el fijo. En contraste, en los otros segmentos de usuarios, quienes admiten no usar el teléfono fijo oscila entre el 19% y 26%.

“El teléfono fijo tiende a ser usado cada vez menos, por lo que una línea fija puede llegar hasta ser un estorbo en una propiedad para alquilar, ya que habrá que pagar el abono de un servicio que quizás no se use”, señala Enrique Carrier en su blog. “Cuando los millennials dejan de vivir con sus mayores para mudarse solos, en pareja o con amigos, es que tienden a prescindir del teléfono fijo y concentrar sus comunicacio nes en un acceso de banda ancha fijo y el celular (seguramente un Smartphone) ”.

La consultora señala que la red de telefonía fija es ahora la infraestructura para dar acceso a banda ancha. “Redes de telefonía o de TV se convierten en infraestructura de banda ancha”, destaca Carrier. “Dependerá entonces de cómo se desagreguen los servicios o como se los empaquete para que el producto final se adapte a estas nuevas demandas, tanto en términos de calidad de servicio como de costos”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés