El Economista - 70 años
Versión digital

vie 21 Jun

BUE 18°C

Autos: la venta mejora pero casi todo es importado

Las terminales radicadas en Argentina siguen trabajando a media máquina

07 abril de 2017

Tal como sucedió en varias oportunidades a lo largo de los últimos cincuenta años, la industria automotriz argentina está experimentando un momento de recuperación. Pero, por falta de competitividad, el buen repunte que se viene registrando es aprovechado por otros: por fabricantes y empleos externos, que nos envían autos más baratos que las unidades que se producen hoy en el país con precios muy caros en dólares.

Con mucha ayuda del blanqueo, la venta de autos nuevos es una de las variables que más está repuntando. Según la Asociación de Concesionarios (ACARA), en marzo se patentaron 76.745 autos nuevos, 36,4% más que en marzo de 2016, al tiempo que en el trimestre se llevan anotadas 230.861 unidades, 42,4% más que en enero- marzo del año pasado. O sea, es el mejor primer trimestre desde 2013 y el cuarto mejor primer trimestre de la historia, detrás de los primeros trimestres de los años 2012, 2013 y 2011.

Con este repunte, mientras en el país se empieza a desplegar la campaña electoral, con paros y piquetes de distintas fuerzas políticas y sociales, en las terminales se empieza a plantear que este año se pueden llegar a vender 850.000 unidades, 32% más que los autos vendidos el año pasado.

Lamentablemente, este repunte en las ventas internas no está siendo aprovechado por la industria y los trabajadores de Argentina, sino que está llevando dinero local a otros mercados, ya que hay récord de venta de importados. De total de autos vendidos en el primer trimestre, el 71,3% son importados y apenas el 28,7% son nacionales. Es la peor relación de este tipo de todo este siglo: el sector, que llegó a colocar 45,6% de las ventas en manos de la industria nacional, ahora se encuentra en el momento de mayor extranjerización, con la consecuente fuga de dólares y pérdida de posibilidades de empleo local.

Los motivos

Fundamentalmente por tipo de cambio retrasado y por alta presión impositiva, la diferencia de costos entre lo que se fabrica en el exterior y lo que se produce en Argentina es tan grande que las fábricas locales están funcionando a media máquina, con muchísimos operarios suspendidos, en un momento en el que el mercado local está comprando otra vez muchos autos 0Km. Según confirmó la Asociación de Fabricantes de Autos (ADEFA), en marzo se fabricaron 40.107 autos en el país, 13,2% menos que en marzo de 2016. Y en el trimestre se produjeron 90.905 vehículos argentinos, 7,4% menos que en enero-marzo del año pasado, a pesar de que las ventas locales están subiendo de manera consistente.

Por dificultades en los costos (insistimos por tipo de cambio y presión impositiva), la exportación sigue muy apagada: en marzo se exportaron 17.508 unidades, 1,5% más que en marzo del año pasado, al tiempo que en el primer trimestre se mandaron al exterior 40.193 vehículos, 14% más que en enero-marzo de 2016. De todo lo enviado al exterior, el 60,5% es destinado a Brasil, el 9,5% a Centro América, el 6,7% a México, el 6,3% a Perú y el 5,6% a Chile.

Hasta 2013 el 90% de la exportación era enviada a Brasil, nuestro principal socio comercial. Pero por la dura crisis que enfrenta el país más grande del Mercosur, esa ventana vendedora está parcialmente vedada, y los costos argentinos impiden que los autos nacionales puedan entrar de manera competitiva a otros mercados.

Tal como ocurrió en los años 2015 y 2016, la buena venta que se está logrando en este momento se está realizando con mucho crédito: el 48,3% de los autos vendidos se hicieron con algún tipo de financiación. La parte financiada se repartió de la siguiente manera: 22,2% del total se vendió a través de planes de ahorro, 16,9% por financieras de las automotrices y 8,2% a través de los bancos (ICBC 4,4%, Santander Río 1,4%, HSBC 1%, Frances 0,4% y Nación 0,3%).

Obviamente, la política de venta a crédito no es usada del mismo modo en cada empresa. Ya sea por falta de competitividad en cuanto a precio o por menor calidad en los productos ofrecidos, hay marcadas diferencias de una compañía a la otra. Por cada 100 autos vendidos, Fiat vende a crédito 63 unidades, Renault 60,2, Volkswagen 54, Ford 50,2, Chevrolet 47,5, Peugeot 47,2 y Toyota apenas 24.

La distribución geográfica

Más de la mitad de los autos que se vende en el país se colocan en Capital, provincia de Buenos Aires y Córdoba. Específicamente, en territorio bonaerense de están despachando este año 31,8% de los autos nuevos vendidos, en Ciudad de Buenos Aires el 14,7%, en Córdoba el 10%, en Santa Fe el 8,3%, Mendoza 3,8%, Tucumán 3,1%, Entre Ríos 2,7%, Salta 2,6% y Chaco 2,5%.

El reparto de autos a concesionarios -un indicador que muestra lo que las terminales esperan que pase en los próximos 90 días- está totalmente recuperado: tuvo el tercer mejor marzo de la historia, solo superado por marzo de 2013 y marzo de 2011. El mes pasado se repartieron en la red 68.947 unidades, 13,6% más que en marzo del año pasado. Y en el trimestre se distribuyeron 187.062 vehículos, 15,4% mas que en enero-marzo de 2016. Es el mejor primer trimestre desde 2013.

Pero, lo dijimos, esta buena recuperación en el reparto de autos a centros de venta llega con una mala noticia porque la mayor parte de los autos repartidos son importados: en marzo se repartieron 50.233 importados, 51,1% más que hace un año, y apenas 18.714 nacionales, 31,8% menos que en marzo de 2016. En el trimestre se entregaron 133.308 importados, 36,3% mas que hace un año, y 53.754 nacionales, 16,5% menos que en enero-marzo de 2016.

En cuanto a ventas por modelo puede decirse que, lentamente, el mercado automotor se va normalizando. El dólar atrasado está dejando menos ganancias en el campo y la pick up Hilux ya no es líder en el ranking de los modelos más vendidos, una rareza que se consiguió luego de que el presidente Macri confirmara el año pasado la mega devaluación del dólar oficial y le quitara las retenciones a la mayoría de los productos agropecuarios.

Ahora, tomando en cuenta las ventas de enero-marzo, el modelo líder vuelve a ser un auto económico, fabricado en Brasil: el Volkswagen Gol. Entre enero y marzo se despacharon 9.934 unidades de este modelo que se vende desde 207.000 pesos. La pick up Hilux de Toyota, que se arma en Zárate, ahora está segunda en el ranking con 9.728 unidades vendidas en el trimestre: la Hilux más barata cuesta $ 440.000 y la más cara supera el millón. Y tercero está en Renault Sandero, también brasileño: se colocaron 8.982 unidades, su precio arranca desde los $ 215.000. Y el cuarto, que amenaza con subirse al podio, es otro Toyota, el Etios, que se vende desde $ 231.700.

O sea, este año el podio es Gol, Hilux, Sandero. En 2016 fue Hilux, Palio y Clío. Y en 2015 los tres más vendidos habían sido el VW Gol, el Chevrolet Classic y la Hilux.

En cuanto a reparto de ventas por marca, la líder sigue siendo la alemana Volkswagen con el 17,4% del mercado, seguida por la estadounidense Chevrolet con el 14,3%, la francesa Renault 13,4% y cuarta está la también norteamericana Ford con el 12,9%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés