El Economista - 70 años
Versión digital

lun 15 Abr

BUE 22°C
Guerra

Vladimir Putin: "Es imposible derrotar a Rusia en el campo de batalla"

A pocos días de que se cumpla un año desde que comenzó la guerra en Ucrania, el presidente ruso Vladimir Putin confirmó que no retrocederá hasta alcanzar sus objetivos. Por su parte, el presidente estadounidense Joe Biden dijo desde Polonia que Occidente se mantendrá firme junto a Kiev.

Vladimir Putin: "Es imposible derrotar a Rusia en el campo de batalla"
Damián Cichero 21 febrero de 2023

Este viernes 24 de febrero se cumplirá un año desde que el presidente ruso Vladimir Putin ordenó invadir Ucrania. Por ello, en las vísperas de este primer aniversario, el mandatario dio un nuevo e histórico discurso en el que confirmó que no retrocederá.

Para Putin, el conflicto fue impuesto a Rusia, especialmente por la deliberada decisión de la OTAN de expandirse hacia el este desde que terminó la Guerra Fría, pese a las promesas estadounidenses de que esto no ocurriría. 

En este sentido, consideró que "el pueblo de Ucrania se ha convertido en rehén del régimen de Kiev y sus señores occidentales, que han ocupado efectivamente este país en el sentido político, militar y económico".

Pero Putin fue más allá y no solo culpó a Washington y compañía del actual conflicto, sino que los acusó de seguir echando más leña al fuego: "Las élites de Occidente no ocultan su propósito, pretenden transformar un conflicto local en una fase de confrontación global. Así es exactamente como lo entendemos todo y reaccionaremos en consecuencia, porque en este caso están hablando de la existencia de nuestro país".

"Pero tampoco pueden dejar de darse cuenta de que es imposible derrotar a Rusia en el campo de batalla", agregó. 

Además, se refirió tanto a la serie de sanciones económicas que su país recibió como a las consecuencias que generan para los propios países emisores: "Quieren hacer sufrir al pueblo ruso pero sus cálculos no se materializaron. Esas sanciones impuestas se están castigando a sí mismas. Han provocado aumentos de precios, pérdidas de empleos, una crisis energética. Y los escuchamos decirle a su propia gente que los rusos tienen la culpa".

"La economía rusa y el sistema de gestión resultaron ser mucho más fuertes de lo que Occidente creía. Garantizamos la estabilidad de la situación económica, protegimos a los ciudadanos, salvamos puestos de trabajo, evitamos la escasez del mercado, incluidos los bienes esenciales", añadió. 

En 2022, el PIB ruso apenas cayó 2,5%, muy por debajo de las proyecciones de entre el 10% y 15%. 

Sin embargo, el momento de mayor tensión se vivió cuando Putin anunció que suspendería un histórico tratado de control de armas nucleares con EE.UU., conocido como START, por la clara injerencia de Washington en el conflicto. 

¿Qué es el START?

Firmado en 2010 por el entonces presidente estadounidense Barack Obama y su homólogo ruso Dmitry Medvedev, el tratado limita la cantidad de ojivas nucleares estratégicas que los países pueden desplegar.

Actualmente, Rusia y EE.UU. poseen, en total, el 90% de las ojivas nucleares en el mundo (unas 11.000), aunque la cifra es significativamente menor a la que ambos países supieron tener en el siglo XX, cuando solo la Unión Soviética rozó la cantidad de 40.000. 

El nuevo tratado START, que se prorrogó en 2021 por cinco años, justo después de que Biden llegara al poder, y expira en 2026, permite que cada país verifique físicamente el arsenal nuclear del otro. Sin embargo, su suspensión podría implicar una nueva carrera armamentística. 

Según cifra oficiales, Rusia tiene el mayor arsenal de armas nucleares del mundo, con cerca de 6.000 ojivas, de las cuales 1.550 estarían desplegadas. Pero, una hipotética suspensión del START le permitiría desplegar hasta más de 4.000. 

Además, estimularía a otras potencias, como China, India y Pakistán, a agrandar sus arsenales nucleares.

Ucrania no está sola

Consciente de que este martes Putin daría su discurso, Joe Biden, que este fin de semana realizó una visita sorpresa a Ucrania, decidió manifestarse desde la capital de Polonia, Varsovia.

"Hace un año, el mundo se preparaba para la caída de Kiev. Puedo informar: Kiev se mantiene firme, Kiev se mantiene orgullosa, se mantiene erguida y, lo más importante, se mantiene libre", expresó el líder demócrata. 

Además, resaltó el, hasta ahora, inquebrantable apoyo occidental a Ucrania: "Cuando el presidente Putin ordenó que sus tanques entraran en Ucrania, pensó que nos daríamos la vuelta. Se equivocó. Los apetitos del autócrata no se pueden apaciguar. Deben oponerse. Los autócratas solo entienden una palabra: no, no, no".

Hasta el momento, la ayuda que EE.UU. le ha brindado a Ucrania alcanzaría los US$ 68.000 millones, a lo que se sumaría el nuevo paquete de US$ 500 millones que Biden anunció el fin de semana. 

Biden, con una visión mucho más idealista, también negó que este conflicto sea consecuencia de la expansión de la OTAN hacia el este: "Occidente no estaba planeando atacar a Rusia. Esta guerra nunca fue una necesidad. Es una tragedia. El presidente Putin eligió esta guerra". 

Eran pocos y se sumó China

Por el momento, aunque desde Pekín no se ha condenado la invasión rusa, China no se ha comprometido al cien por ciento con la causa de Moscú. Sin embargo, en 2022 aumentó considerablemente el comercio entre ambos países y desde EE.UU. temen que la alianza siga en ascenso.

El año pasado, Rusia fue el socio comercial con el que China experimentó un mayor aumento de los intercambios denominados en yuanes (+34,3%):  dichos intercambios ascendieron a 1,28 billones de yuanes (US$ 189.464 millones).

Las exportaciones chinas a Rusia aumentaron 17,5%, mientras que el comercio en un sentido contrario se disparó en un 48,6%.

Quien se expresó al respecto fue el ministro de Relaciones Exteriores chino, Qin Gang, que dijo que su país está "profundamente preocupado" debido a que el conflicto en Ucrania pueda salirse de control.

  • China, al igual que Rusia, tiene una visión del sistema internacional muy diferente a la norteamericana: mientras que Washington habla de defender y expandir la democracia, Pekín y Moscú creen que la política internacional es una cuestión de poder y que cada país debe mantener el control sobre sus zonas de influencia.

Por ello, el canciller chino remarcó que "China está profundamente preocupada de que el conflicto de Ucrania continúe intensificándose. Instamos a ciertos países a que dejen de avivar el fuego de inmediato".

Para Pekín, EE.UU. no solo ha aumentado las tensiones en Europa oriental al ordenar la expansión de la OTAN, sino que también lo hace en el mar de la China meridional, principalmente por defender a Taiwán, considerada por China como una provincia rebelde. 

Se cree que Qin, quien llegó este martes a Moscú, tiene como misión organizar lo que será la próxima visita del presidente Xi Jinping a Rusia para reunirse con Putin en abril o mayo de este año, cuando se celebre la victoria de la URSS en la Segunda Guerra Mundial sobre Alemania.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés