El Economista - 70 años
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 24°C
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 24°C
Tipo de cambio

Uruguay incrementó 1.800% las incautaciones de mercadería proveniente de Argentina

Los aduaneros uruguayos son la última barrera de protección para los comerciantes orientales de la frontera y más allá

Según datos de la DNA, el número de procedimientos de incautación de mercaderías provenientes de la Argentina se incrementó 1.800%
Según datos de la DNA, el número de procedimientos de incautación de mercaderías provenientes de la Argentina se incrementó 1.800%
Ismael Grau Ismael Grau 16-01-2023
Compartir

Hasta el mediodía y a la noche —por fuera de las horas de refugio para escaparle al sol—, en el centro de Colón, en la provincia de Entre Ríos, se cruzan familias argentinas, muchas uruguayas y algunas brasileñas. Entran y salen de las tiendas de ropa y calzado, ópticas, jugueterías o heladerías, y en la puerta de los restoranes los extranjeros forman colas esperando mesa. Puede ser un fastidio, pero para ellos gastar allí es una ganga debido a la diferencia cambiaria. En contraste con eso, del lado uruguayo del río Uruguay, la ciudad de Paysandú está moribunda. Es imposible competir en precios. 

El lugar de paso es el puente binacional José Artigas, que sobre todo los fines de semana y en el inicio de esta temporada de verano, por momentos acumula filas de vehículos que pasan de la Argentina al Uruguay. 

  • Según datos de la Dirección de Migraciones oriental difundidos la  semana pasada por el Ministerio de Turismo, Paysandú (104.807) fue el principal punto de entrada del casi medio millón de viajeros que ingresó a Uruguay entre el 22 de diciembre y el lunes 9 de enero, superando a Fray Bentos (102.249) —vecino de Gualeguaychú—, así como a la terminal de Buquebus en el Puerto de Montevideo (96.911) y a Salto (71.206), fronteriza con la argentina ciudad de Concordia. 

Ese flujo de viajeros responde en muchos casos a un "turismo de compras" frente al cual los aduaneros uruguayos son la última barrera de protección para los comerciantes orientales de la frontera y más allá. En las casillas al pie del puente que Colón-Paysandú un cartel recuerda la restricción de que solo se permiten ingresar "cinco kilos" de mercadería por persona, aunque en los hechos el control no implica medir el peso; una táctica de los viajeros habituales es llenar de productos una caja de cartón de tamaño mediano descartadas por los supermercados del lado argentino. Si no hay "abuso" en lo que se intenta pasar, en general no se hace una incautación.   

Las estadísticas de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) de Uruguay muestran que está haciendo más operativos frente a este tipo de contrabando que en otros años. En todo el año pasado hizo 5.800 procedimientos de incautación de un total de más de cuatro millones de productos (unidades) que pretendían ser ingresados desde la Argentina. De esos operativos, a 3.675 la DNA les asignó un valor que rondó los US$ 3,7 millones. Son cantidades y montos récord en la serie disponible —desde 2018— y suponen aumentos importantes si se compara con 2021: el número de procedimientos de incautación de mercaderías provenientes de la Argentina se incrementó 1.800% y el valor en pesos corrientes de la mercadería capturada lo hizo 16%. 

Además, en número de procedimientos de incautación, el año pasado la Argentina fue por primera vez el principal origen de la mercadería que quiso ser ingresada a Uruguay ya sea sin pagar los impuestos correspondientes, careciendo de la documentación necesaria o excediendo los "cinco kilos" permitidos. De todos modos, el contrabando desde Brasil y China que logró ser capturado por al DNA fue más significativo en montos, aunque en menos operativos. Hubo 2.650 incautaciones de artículos provenientes del lado brasileño; los que fueron valorados equivalieron a US$ 8,2 millones en total. En el caso de China, los 48 procedimientos permitieron capturar contrabando por casi US$ 7 millones.

Considerando todas las procedencias, los bienes incautados en las aduanas uruguayas a los que se les puso valor superaron por poco los US$ 23 millones. Es un máximo desde 2019 en la serie disponible.   

En los procedimientos de incautación a la entrada desde Argentina, lo que más se capturó el año pasado fueron comestibles, bebidas, cigarrillos, vestimenta, cosméticos y electrodomésticos. En menor medida, los aduaneros también requisaron combustibles, medicamentos, drogas, juguetes, cotillón, artículos de informática, productos para la construcción, proteínas y suplementos deportivos, repuestos y vehículos, entre una larga lista de otras mercaderías. A diferencia de otros años, no incautaron juguetes eróticos, pero sí mascotas (29) y armas o sus accesorios (5). 

Sin solución

La corriente de compras hacia el lado argentino favorecida por la diferencia cambiaria está golpeando las economías de los departamentos (provincias) fronterizos, en particular los litoraleños. En Río Negro (13,7% de la población económicamente activa), Salto (12,7%), Soriano (10,1%) y Paysandú (10,0%) la tasa de desocupación era en setiembre-noviembre pasado de las más altas del país, según datos del oficial Instituto Nacional de Estadística uruguayo.

La problemática de la frontera llevó a conformar en el Congreso oriental una comisión especial para monitorear la situación y proponer medidas. En diciembre recibió a autoridades de la Cámara de Comercio y Servicios del Uruguay, que pocos días antes habían recorrido varios departamentos limítrofes con Argentina y conversaron con directivos de los centros comerciales e industriales locales. Las ventas allí cayeron alrededor de 40%, les transmitieron. 

"Nos comentaban que el trasiego de personas desde Uruguay hacia Argentina en los últimos meses ha ido aumentando. Tanto es así que, por ejemplo, en Salto, en el último mes, 168.000 personas cruzaron al lado argentino. Cuando llegamos a Paysandú nos dijeron: 'Es como que agarraras a Paysandú entero, lo levantaras y lo pusieras en el lado argentino'", dijeron.

Fueron 105.000 personas, describió el presidente de esa organización empresarial, Julio César Lestido. El problema no es solo para los comerciantes, señaló, porque también los uruguayos están yendo a consumir algunos servicios, "desde la peluquería al oculista, a un dentista". 

El Gobierno uruguayo ha aprobado diversos apoyos —básicamente tributarios— a favor de las empresas de la zona fronteriza. Lestido está resignado: "Creo que a esta altura del partido lo que hay que hacer es tratar de buscar medidas que puedan mitigar el tema; lo que vemos es que no se va a solucionar, y no sabemos cuánto tiempo va a durar".

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés