El Economista - 70 años
Versión digital

dom 04 Dic

BUE 26°C
Versión digital

dom 04 Dic

BUE 26°C
Impacto

Tras 45 días caóticos en el poder, Liz Truss renunció

Tras la crisis generada por su “minipresupuesto”, la ex líder conservadora perdió el apoyo de todo su partido. Se convirtió en la primera ministra con el mandato más corto en la historia del Reino Unido.

A tan solo seis semanas de haber asumido, debió presentar su renuncia.
A tan solo seis semanas de haber asumido, debió presentar su renuncia.
Damián Cichero Damián Cichero 21-10-2022
Compartir

Se confirmó lo que se esperaba: tan solo 45 días después de haber asumido como primera ministra del Reino Unido, Liz Truss presentó su renuncia.

Truss, que se convirtió en la tercera mujer en la historia del país en asumir en el cargo, llegó al poder en septiembre para remplazar a Boris Johnson, quien también renunció por una crisis política. 

La ahora ex premier había llegado al poder gracias a imponerse en las elecciones internas del Partido Conservador con una serie de promesas que incluían reducir los impuestos.

Sin embargo, el 23 de septiembre, fecha en la que presentó su “minipresupuesto”, el cual incluía recortes fiscales no financiados por 45.000 millones de libras, la crisis comenzó.

Así, tras ver cómo la libra y los bonos del gobierno estaban en caída libre, Truss debió remplazar a su aliado político más cercano y ministro de Finanzas, Kwasi Kwarteng, por Jeremy Hunt, quien literalmente revirtió todo el plan económico de su antecesor.

De todas formas, el daño ya estaba hecho y, mientras su imagen continuaba cayendo, el Partido Conservador dejó de confiar en ella: el miércoles su ministra de Interior renunció y, tras perder a dos de sus cuatro ministros más importantes, la suerte de Truss parecía echada. 

Frente a la puerta de su oficina en el 10 de Downing Street, Truss aceptó que había perdido la fe de su partido y que daría un paso al costado: “He hablado con Su Majestad el Rey para notificarle que renuncio como líder del Partido Conservador". 

Así, la exlíder conservadora se convirtió en la primera ministra con el mandato más corto, superando a George Canning, quien había ocupado el cargo durante 119 días, cuando murió en 1827.

Una de las curiosidades de la jornada fue que Truss fue vencida por una lechuga en un desafío lanzado la semana pasada por el periódico local Daily Star, que apostó que la jefa de Gobierno no duraría más de 35 días en el puesto.

"¿Puede Liz Truss durar más que una lechuga?", preguntó el Daily Star, que cada día fue mostrando en un streaming en vivo la evolución de la verdura, a la cual ayer declaró vencedora. 

Los candidatos

Tras la renuncia de Truss, el Partido Conservador, que tiene una gran mayoría en el Parlamento y no necesita convocar a elecciones nacionales hasta dentro de dos años, elegirá ahora un nuevo líder el 28 de octubre.

Este será el quinto primer ministro británico en seis años, lo que demuestra lo volátil que se ha vuelto la política británica desde la votación de 2016 por el Brexit. 

Para elegir al nuevo líder, los organizadores dijeron que cualquier candidato necesitaría el respaldo de 100 legisladores y que, si solo un candidato supera ese umbral el lunes, se convertirá automáticamente en primer ministro. Pero, si quedan dos, los miembros del partido deberán definir. 

Entre los máximos candidatos se encuentra el exministro de Finanzas, Rishi Sunak, quien justamente perdió ante Truss hace menos de dos meses. 

Sunak fue uno de los que advirtió de que el plan fiscal de Truss amenazaba la economía. Pero, aunque es un gran favorito, sigue siendo profundamente impopular entre algunos conservadores que creen que ayudó a desencadenar la rebelión contra Johnson.

Otro de los candidatos es la exministra de Defensa, Penny Mordaunt, quien salió tercera en los últimos comicios conservadores y que tiene una gran imagen por defender al gobierno. 

Además, sorprendentemente, todo apunta a que otro de los candidatos será el propio Boris Johnson, quien continúa teniendo apoyo entre algunos miembros del partido. 

Reacciones

Como se suponía, la renuncia de Truss generó importantes repercusiones a nivel mundial. El presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro irlandés, Micheál Martin, expresaron su esperanza de que el próximo líder británico traiga estabilidad al país.

También el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que su país y el Reino Unido son aliados duraderos y su fuerte vínculo perdurará.

Por su parte, la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, dijo que unas elecciones generales son un “imperativo democrático”.

Por otra parte, los mercados reaccionaron positivamente a la noticia y los principales índices bursátiles del país, tanto los precios de los bonos del gobierno británico como las acciones europeas, cerraron al alza. 

Además, en su comparación contra el dólar, la libra llegó a alcanzar un máximo de 1,13, aunque cerró a 1,12.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés