El Economista - 70 años
Versión digital

lun 24 Jun

BUE 5°C
“Muy vulnerable al impago”

S&P nuevamente degrada la calificación de Rusia por las posibilidades de default

La calificación de Rusia cayó por las dificultades del Gobierno ruso para pagar dichos vencimientos, ya que la agencia la considera al considerar “muy vulnerable al impago”

Moscú.
Moscú.
18 marzo de 2022

La calificadora S&P redujo nuevamente hoy la nota de solvencia a largo plazo en moneda local y extranjera de la deuda soberana de Rusia, al considerarla “muy vulnerable al impago”.

La agencia rebajó la calificación de “CCC-“ a “CC”, a dos niveles del default, justificando la decisión en las dificultades del Gobierno ruso para pagar dichos vencimientos. Previamente, a principios de este mes, S&P ya había reducido la nota de Rusia de “BB+” y “BB-“ a “CCC-“.

“Aunque las declaraciones públicas del Ministerio de Finanzas de Rusia nos sugieren que el Gobierno todavía intenta transferir el pago a los tenedores de bonos, creemos que los pagos del servicio de la deuda de los eurobonos de Rusia que vencen en las próximas semanas pueden enfrentar dificultades técnicas similares”, señaló la agencia.

Dichas dificultades de pagos son consecuencia de las sanciones internacionales –las mayores entre todos los países del mundo, de acuerdo con Castellum.AI-, que redujeron las reservas de divisas disponibles de Rusia en casi dos tercios y restringieron su acceso al sistema financiero aunque, según S&P, los problemas económicos también son producto de las medidas implementadas por las autoridades rusas destinadas a proteger el rublo para evitar que continúe su devaluación.

Estas medidas, que incluye la prohibición de los flujos financieros transfronterizos, “han restringido la capacidad de los tenedores de bonos en moneda nacional y extranjera no residentes para recibir pagos de intereses, capital o ambos a tiempo”.

El Gobierno de Vladimir Putin también estableció la prohibición a sus residentes de transferir divisas al extranjero, el cobro de una comisión del 30% para cambiar rublos a dólares, euros o libras; y la obligación de los exportadores a convertir en rublos el 80% de sus ingresos obtenidos en monedas extranjeras.

Por su parte, para evitar una mayor escalada de los precios, el Banco Central de Rusia decidió mantener hoy sus tasas de interés en 20%, el mayor nivel en casi dos décadas, y advirtió hoy que los datos indican que la economía del país “se está deteriorando” y “está entrando en una fase de transformación estructural a gran escala que estará acompañada por un inevitable, aunque temporario, periodo de alta inflación”

Rusia debía pagar el último miércoles dos eurobonos con vencimiento a 2023 y 2043 denominados en dólares estadounidense, y en caso de no cumplir con los vencimientos, entraría en un período de gracia de 30 días.

Pese a la decisión de S&P, y según información de la agencia Bloomberg, el banco JPMorgan ya procesó los fondos y, luego de obtener una aprobación por autoridades estadounidenses, envió el dinero a la sede de Citigroup en Londres, que deberá, a su vez, acreditar el pago a los acreedores, los cuales aún no lo recibieron.

Citigroup también es el agente de pago de casi cuarenta docenas de bonos vinculados con firmas rusas, incluyendo el gigante energético Gazprom, de los cuales, la gran mayoría de los pagos fueron aprobados en las ultimas semanas.

Por su parte, el Tesoro Estadounidense aclaró ayer que las sanciones no impiden que el país realice pagos de deuda en dólares, hasta, al menos, fines de mayo.

La información motivó que el valor de los bonos repunte al doble que hace una semana atrás, mientras que el de las permutas de incumplimiento creditico (CDS, por sus siglas en inglés), los seguros para los acreedores en caso de incumplimiento de pago, apunta a que las posibilidades de default de Rusia cayeron de 60% a 48%.

Los funcionarios rusos advirtieron que si el pago en dólares es bloqueado, lo harían en rublos.

En ese sentido, S&P advirtió que “si los fondos no se encuentran accesibles; o si el pago es realizado en una divisa no estipulada en los términos de la obligación y el inversor no está de acuerdo con dicha forma de pago, consideramos ello como un default”.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés