El Economista - 73 años
Versión digital

lun 15 Jul

BUE 11°C
Brexit

Rishi Sunak busca convencer a propios y ajenos

El primer ministro visitó este martes Irlanda del Norte para intentar vender el nuevo acuerdo que alcanzó con la Unión Europea. Denominado "marco de Windsor", busca reducir los controles aduaneros entre la isla de Gran Bretaña y la de Irlanda, además de reducir el poder de la UE.

Rishi Sunak busca convencer a propios y ajenos
Damián Cichero 28 febrero de 2023

Tras presentar el "marco de Windsor", este martes el primer ministro del Reino Unido, Rishi Sunak, visitó Irlanda del Norte para intentar vender el nuevo acuerdo con la Unión Europea.

Con la salida del Reino Unido del bloque comunitario, importantes tensiones se generaron en torno a Irlanda del Norte ya que, a diferencia de Inglaterra, Escocia y Gales (isla de Gran Bretaña), este país comparte frontera con Irlanda, que sigue siendo miembro de la Unión Europea.

Pero el problema es que, debido al Acuerdo de Viernes Santo, que puso fin a años de violencia en Irlanda del Norte, resultaba imposible imponer una frontera dura entre las dos Irlandas.

Por ello, para evitar que Londres abusara de esta situación, Irlanda del Norte continuó formando para de la UE, aunque se establecieron importantes controles aduaneros entre la isla de Irlanda y la isla de Gran Bretaña.

Además, la Unión Europea continuaba teniendo la última palabra respecto a algunas cuestiones judiciales, algo que los unionistas norirlandeses nunca aceptaron porque los alejaba del Reino Unido.

Ante esta situación, Sunak presentó su nuevo plan, que no solo reduce los controles aduaneros entre el Reino Unido e Irlanda del Norte, sino que además limita el poder de la UE sobre este último país.

Pero, aunque el plan parece haber sido bien recibido, el líder británico debe asegurar el respaldo de todas las partes en Irlanda del Norte y también la de los británicos más comprometidos con el Brexit.

Sunak explicó que su acuerdo fortalecería la unión, eliminaría las reglas que afectan todo, desde la importación de salchichas hasta los sándwiches, y daría a los legisladores en el terreno una mayor influencia sobre las reglas y regulaciones que se toman en Bruselas.

En este sentido, el mandatario no solo reconoció que las negociaciones llevarán tiempo, sino que también aceptó que "la gente de Irlanda del Norte necesita y merece su gobierno".

Para que la medida salga adelante, un paso clave será convencer al Partido Unionista Democrático. Este marte, su líder, Jeffrey Donaldson, dijo que su primera lectura del acuerdo sugería que le daría a la Asamblea de Stormont el poder de rechazar las reglas de la UE que no quería, lo que brinda cierta tranquilidad sobre su preocupación clave por la soberanía.

¿Qué es el freno de Stormont?

Los edificios del Parlamento de Irlanda del Norte también son conocido como Stormont debido a su ubicación en el área de Stormont Estate, de Belfast.

En este sentido, en el marco de Windsor, se establece que el gobierno británico podrá detener la aplicación de nuevas leyes de la UE sobre Irlanda del Norte si así lo solicita un tercio de los legisladores de la asamblea regional. 

Específicamente, el mecanismo le otorga un "veto inequívoco" sobre las reglas de la UE cuando 30 miembros del gobierno descentralizado de Irlanda del Norte de dos o más partidos se opongan.

"Una vez que el Reino Unido notifica a la UE que se ha activado el freno, la regla en cuestión queda automáticamente suspendida y no entra en vigor", agrega el documento. 

Por lo tanto, una ley solo se puede aplicar posteriormente en Irlanda del Norte si el Reino Unido y la UE lo acuerdan en el Comité Conjunto. 

Además, una pieza clave en el asunto es que el nuevo mecanismo no está sujeto a la supervisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y que cualquier disputa se resolvería mediante un arbitraje independiente conforme al derecho internacional y no al del bloque europeo, como sucede hasta ahora. 

Buenas noticias para Sunak

Sin dudas, a poco más de cuatro meses de llegar al poder, una posible aprobación del "marco de Windsor" fortalecería a Sunak como primer ministro, además de que revitalizaría la golpeada imagen del Partido Conservador, el cual posiblemente pierda las elecciones generales de 2024 a mano de los laboristas. 

Pero, tras un 2022 turbulento, durante el cual el país registró su inflación más alta en los últimos cuarenta años, parece que las cosas comienzan a encarrilarse para Sunak y compañía: la economía británica, que parecía destinada a caer en recesión en 2023, ha mostrado algunos signos inesperados de recuperación.

JP Morgan elevó su proyección de crecimiento del PIB británico en 2023 al 0,4% desde una estimación anterior del 0,1%. Además, los últimos datos de las finanzas públicas mostraron un superávit en lugar de un déficit, como esperaba la mayoría de los economistas.

Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer, ya que la inflación de los supermercados británicos alcanzó el 17,1% en las cuatro semanas hasta el 19 de febrero, otro máximo histórico.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés