El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 18°C
Tensión

Nagorno-Karabaj: Erdogan echa más leña al fuego

En medio de las tensiones entre Azerbaiyán y Armenia por Nagorno-Karabaj, el presidente de Turquía se reunió con su par azerí

Nagorno-Karabaj: Erdogan echa más leña al fuego
25 septiembre de 2023

Mientras miles de personas abandonan Nagorno-Karabaj con destino a Armenia, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, se reunió su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, para analizar la actual crisis en el Cáucaso.

La semana pasada, las tropas azeríes recuperaron Nagorno-Karabaj, región que estaba bajo las órdenes de un gobierno separatista pro Armenia.

Pero ahora que Azerbaiyán recuperó su territorio, los casi 120.000 ciudadanos de Nagorno, que son cristianos ortodoxos, están abandonando la región para buscar refugio en Armenia ante el temor de sufrir una limpieza étnica.

Teniendo en cuenta que Turquía y Azerbaiyán son musulmanes, y que ambos son aliados, Erdogan decidió reunirse con su par azerí para avanzar con su objetivo de unir Najicheván −una franja de territorio azerí ubicada entre Armenia, Irán y Turquía− con el resto de Azerbaiyán a través de un corredor terrestre que atravesaría el sur de Armenia.

La elección simbólica del lugar para las conversaciones del lunes, probablemente, preocupe a las autoridades de Armenia, que en el pasado han rechazado ese corredor terrestre.

En una conferencia de prensa conjunta, el presidente azerí Aliyev lamentó que las autoridades de la era soviética hubieran considerado parte de lo que, según él, debería haber sido territorio perteneciente a la república soviética de Azerbaiyán como tierra de la república soviética de Armenia.

"La conexión terrestre entre la mayor parte de Azerbaiyán y Najicheván (el enclave) quedó así cortada", explicó.

Armenia, que en el siglo XX sufrió un genocidio a manos del Imperio otomano, actual Turquía, tiene como único aliado de peso a Rusia, país con el que comparte la religión cristiana y un pacto militar. 

Justamente, mientras Rusia pelea en Ucrania, el primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, ha estado coqueteando con Occidente, tanto antes del ataque azerí como ahora, situación que empieza a molestar a Moscú. 

El domingo, Pashinyan dijo en un discurso a la nación que Rusia le había fallado a Armenia al no brindarle más ayuda para evitar la crisis en la región separatista.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia expresó: "Estamos convencidos de que los dirigentes de Ereván están cometiendo un enorme error al tratar deliberadamente de destruir los vínculos multifacéticos y centenarios de Armenia con Rusia mientras convierten al país en rehén de los juegos geopolíticos de Occidente".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés