Larry Summers recordó el caso argentino

Asamblea anual del FMI-BM.

25-09-2011
Compartir

Cuando le preguntaron  el sábado en Washington a Larry Summers sobre la posibilidad de que Grecia no reciba más asistencia y entre en default, el ex secretario del Tesoro y asesor de Barack Obama respondió. “¿Dicen que no ayudarán más a Grecia?”, repitió ante más de 100 banqueros. “Eso no existe. Recuerdo las palabras de Paul O'Neill 'se terminaron los paquetes de ayuda' cuando llegó al Tesoro en diciembre de 2001. Dos meses más tarde ya estaban dándole dinero a la Argentina”.

La Asamblea Anual del FMI en Washington confirmó lo que muchos preveían de antemano: los políticos deben tomar decisiones antes de que el pesimismo se transforme en pánico y eso quiebre las finanzas de algunos estados. El caso de Grecia es el más grave. Tanto que para muchos su default es inevitable. Aunque no para Summers. Al menos no en lo inmediato.

En una conferencia para banqueros organizada por Barclays Capital, el profesor de Harvard consideró muy probable que los políticos sigan asistiendo a Grecia luego del fin de semana. Siempre hay alguien dispuesto a dar una mano, señaló. Y agregó un comentario que pareció más a un consejo de política económica. “Los paquetes financieros de rescate siempre deben ser mayores a los que uno cree para no quedarse corto y luego tener que volver a anunciar uno nuevo.  De lo contrario los mercados van a exigir otro nuevo”.  Unos minutos antes, sentado en la misma silla, el economista jefe del Fondo Monetario, Olivier Blanchard, había asegurado que el Banco Central Europeo posee fondos “ilimitados” para asistir a los países de la zona euro.

Sin embargo las palabras de Blanchard, que llevaron tranquilidad a muchos inversores allí presentes, perdieron fuerzo cuando Summers explicó cómo son los finales de este tipo de crisis. “Alguien preparó esta sala con puertas de emergencia para salir en caso de un incendio ?dijo haciendo una comparación-, pero cuando se produce el incendio todos querremos salir rápido no importa a quien tengamos al lado. Y no todos podrán salir”.

El pesimismo cubrió a Washington el fin de semana además de las nubes. En una charla de JP Morgan un inversor le preguntó tímidamente Kenneth Rogoff si Grecia entraría en default. “¿Por qué sólo Grecia? Habrá varios países que entrarán en default”, respondió. Rogoff aventuró que la cesación de pagos no marcará el final de la crisis financiera mundial. Que a partir de ahí habrá que recorrer otro camino. Y en esa ruta el principal desafío será arreglar el sistema monetario de Europa. “El euro hoy es inviable”.

(Para la edición online)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés