La Fed y el PIB de EE.UU., los datos a mirar de cerca

Asimismo, se reunirá el Banco de Japón y se conocerán datos sobre la evolución de la economía real en la eurozona

25-04-2016
Compartir

La economía internacional girará esta semana en torno a las decisiones de política monetaria de la Reserva Federal estadounidense y el Banco de Japón, además de los datos del PIB de Estados Unidos y de la zona euro. La Fed mantendría su tasa de interés estable pero podría revelar indicios sobre cómo seguirá ajustándola este año, mientras que el BJ estaría cerca de profundizar aún más el estímulo monetario para alentar una economía aletargada.

La decisión del Banco Central norteamericano, dirigido por Janet Yellen, se conocerá el miércoles. Según la financiera canadiense TD Securities, Yellen no alterará su política y el comunicado posterior al encuentro del organismo volverá a referirse al contraste entre una economía estadounidense que mejora y un panorama internacional repleto de riesgos, continuando la postura expansiva que imprevistamente adoptó la Fed en marzo y llevó a reducir las expectativas de alzas de tasas.

Esto “hará que un aumento en junio sea mucho menos probable y lleve a una reconsideración de nuestra propia predicción, que actualmente anticipa una suba tanto en junio como en diciembre”, dijo TD en un informe. Las preocupaciones sobre el impacto financiero del referendo británico acerca del “Brexit” y las dudas sobre la estabilización de la actividad en China pesarían más que los indicios de repunte en Estados Unidos, que se concentran en los datos del mercado laboral.

Por un lado, las estimaciones para el PIB estadounidense del primer trimestre, que el Gobierno publicará el jueves, son débiles. La firma FTN Financial cree que la economía se expandió tan solo 0,5% en el período, con un avance de apenas 1,8% en el consumo. “Los vientos en contra derivados de la fortaleza del dólar y los bajos precios del petróleo comenzaron a disiparse, pero todavía pesaron intensamente en el crecimiento del primer trimestre”, dijo la financiera en un reporte.

Pero por otra parte, la perspectiva en adelante es positiva. “Prevemos que la tendencia (del consumo flojo) se revierta en el segundo trimestre (...) vemos una afirmación tanto de los ingresos como del gasto del consumidor, que deberían impulsar al PIB en el segundo trimestre. Después de todo, el crecimiento de los ingresos es decente y los ahorros se han incrementado significativamente”, señaló FTN Financial. La tracción viene del empleo, donde la novedad es que las alzas salariales comenzaron a tomar forma.

El panorama contrasta con el de Japón, donde el banco central considera aplicar tasas de interés negativas a su programa de crédito para las instituciones financieras a fin de estimular los préstamos, según reportó la agencia Bloomberg. El índice de gerentes de compras Markit/ Nikkei para el sector manufacturero mostró que la actividad del sector se contrajo en abril al ritmo más rápido en más de tres años ya que a la debilidad estructural se le sumó el impacto del sismo reciente que detuvo la producción en Kumamoto.

La zona euro presenta un cuadro parecido, por más que el Banco Central Europeo hace esfuerzos por evitar una caída en el agotamiento crónico como el que vive Japón desde hace décadas. Eurostat, la agencia de estadísticas de la UE, divulga esta semana la estimación preliminar del PIB del bloque monetario en el primer trimestre, pocos días después de que el BCE reportara en su propio sondeo de pronósticos privados una nueva rebaja en las proyecciones de la inflación y el crecimiento económico.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés