El Economista - 70 años
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 19°C
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 19°C

Jay Powell traerá pocas modificaciones a la Fed

La política monetaria no depende solo de la voluntad de los actores sino de la evolución de las condiciones económicas

10-11-2017
Compartir

Las audiencias en el Senado para la confirmación de Jay Powell empezarán el 28 de noviembre y  se supone que no tendrá inconvenientes para lograrla. Powell acompañó la política monetaria de Janet Yellen y tiene buenas relaciones tanto con los republicanos como con los demócratas. La mayoría de los analistas estiman que no introducirá cambios significativos en la política monetaria pero sí puede haberlos en materia regulatoria porque Powell entiende que debe haber menos controles.  Pero tampoco se espera un desmantelamiento completo de las medidas de seguridad que se tomaron luego de la crisis de 2008. La desregulación será gradual

Por lo tanto, en principio, la hoja de ruta no se alteraría y la Fed subiría la tasa en un cuarto de punto en diciembre y en tres oportunidades, en esa misma magnitud, durante 2018. De todas maneras, el recorrido de la política monetaria no dependerá sólo de la voluntad de los actores sino de las condiciones económicas.

La mayoría de los analistas del mercado según una encuesta realizada por The Wall Street Journal no prevén cambios significativos y estiman que en 2018 el PIB crecerá en torno al 2,5% y la tasa de inflación podría ubicarse ligeramente por encima de la meta del 2%. Mientras que la tasa implícita en los bonos a diez años alcanzaría al 3% anual. Pero algunos analistas advierten que la rebaja de impuestos que se está debatiendo en el Congreso puede acelerar la inflación a partir de un mayor desequilibrio fiscal.  Si eso llegara a producirse, hay analistas que estiman que la Fed podría verse obligada a subir la tasa en 2018 en cuatro  oportunidades  y no en tres,  como inicialmente está previsto. Pero cualquier intento de endurecer la política monetaria será cuestionado por la Casa Blanca porque podría poner en riesgo su objetivo de lograr un crecimiento anual del 3% o más. En 2018 ese porcentaje es inalcanzable según la opinión de todos los analistas y de la propia Fed. Restricciones objetivas como el bajo crecimiento poblacional y el lento aumento de la productividad ubican a la tasa de crecimiento de Estados Unidos por debajo del 3% en los próximos años.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés