El Economista - 70 años
Versión digital

jue 23 May

BUE 11°C

Goldfajn tomará las riendas del BCB

El Gobierno dará más autonomía al organismo monetario. ¿Qué piensa hacer el nuevo titular? El futuro de la Selic.

18 mayo de 2016

El gobierno interino brasileño designó ayer al frente del Banco Central de Brasil (BCB) a Ilan Goldfajn, como se esperaba. El prestigioso economista defiende un recorte de la tasa oficial Selic en el segundo semestre para reactivar la economía, en la medida en que la inflación continúe desacelerándose. Pero el ministro de Hacienda Henrique Meirelles dijo que el retorno de la confianza “será gradual”, evitando así cualquier especulación sobre cambios abruptos que podrían generar ruido político.

En la conferencia de prensa donde anunció a su equipo, el funcionario anunció el envío de una reforma jubilatoria en 30 días, pero no dio mayores detalles sobre su programa fiscal. Meirelles reiteró la visión del gobierno del presidente Michel Temer, diciendo que la prioridad es ajustar las cuentas públicas y que la carga impositiva es muy alta. También repitió que la administración fijará una nueva meta de superávit primario, pero mantuvo la indefinición sobre el eventual retorno del tributo CPMF, equivalente al “impuesto al cheque” argentino.

Más que por el lado fiscal, los guiños al mercado se centraron en el nuevo enfoque para el BCB. Aparte de la designación de Goldfajn al frente del organismo, Meirelles dijo que el gobierno estaba preparando una enmienda constitucional para que el Banco Central tenga autonomía en la decisión de la política monetaria. Hasta ahora el BCB solo tiene autonomía administrativa, lo que lo ubica muy lejos de la independencia de otros de sus pares en Latinoamérica.

El actual presidente del BCB, Alexandre Tombini, seguirá hasta que asuma Goldfajn una vez que tenga la aprobación del Senado. Tombini fue elevando la Selic hasta su nivel actual de 14,25% para apuntalar la situación financiera de Brasil mientras el real se derrumbaba por el descontrol del gasto público bajo la presidencia de Dilma Rousseff y por las turbulencias financieras internacionales en torno al futuro de las tasas de Estados Unidos y el declive chino.

Los inversores siguen los acontecimientos con cautela. Las acciones brasileñas operaron con bajas mayores que las de Estados Unidos, al tiempo que el real llegó a cotizarse a 3,52, para luego reducir el descenso y operar nuevamente a 3,49. El departamento de análisis de Itaú Unibanco que dirigía el propio Goldfajn hasta el lunes dijo en su último informe que los avances en el tema fiscal se esperan para “esta semana”, por lo que la expectativa continuará en los próximos días.

“Este es un equipo tecnocrático de alto calibre que (...) debería ser capaz de atender los desafíos por delante”, dijo un informe de Goldman Sachs. “Sin embargo, la efectividad del nuevo equipo económico dependerá crucialmente del grado de respaldo político y la capacidad de la administración de Temer para construir puentes y asegurar el respaldo necesario en el Congreso (...) para aprobar proyectos en temas que son impopulares pero indudablemente necesarios para reforzar el cuadro fiscal y mejorar el panorama macro general”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés