El Economista - 70 años
Versión digital

vie 21 Jun

BUE 16°C

Es la semana de los banqueros centrales

El viernes hablan Janet Yellen y Mario Draghi en el simposio de Jackson Hole (y reforzarán las estrategias gradualistas)

22 agosto de 2017

Los ojos de los mercados financieros mundiales estarán puestos esta semana en la reunión de banqueros centrales, que como todos los años, se desarrollara en Jackson Hole en el estado de Wyoming.  Pero  hasta ese encuentro se conocerán más dato que reflejarán la marcha de las principales economías del mundo y cuyo desempeño influye mucho sobre las demás.

La semana pasada cerró con un dato que muestra un momento favorable para la economía estadounidense. La fortaleza del mercado laboral y la suba de las acciones se reflejan en la confianza de los consumidores que según la medición de la Universidad de Michigan subió de 93,4 puntos en julio  a 97,6 en agosto.

Mañana se conocerán datos sobre la economía europea que darán la pauta sobre si la expansión del primer semestre se mantiene o se modera como creen muchos analistas. El IHS Markit es un índice elaborado con informes del sector privado que permite conocer el nivel de actividad en el sector industrial y de servicios y se estima que en agosto tuvo una ligera baja con relación a julio.  Un comportamiento similar habría registrado el índice de confianza de los consumidores que dará a conocer la Comisión Europea.

El jueves en Estados Unidos se difundirá el dato sobre ventas de inmuebles usados durante julio. Los analistas esperan una leve suba luego del retroceso registrado en junio. Es un mercado que en este momento se caracteriza por una oferta restringida y una suba de los precios.  A su vez, el viernes, el Departamento de Comercio informará sobre la compra de bienes durable en julio luego de la fuerte suba anotada en junio. Pero es un indicador muy volátil ya que puede tener grandes variaciones en función de lo que ocurra con los bienes más caros como es el caso de los aviones.  Por eso muchos analistas prevén una caída de las ventas de durables durante el mes pasado.

Cumbre de cumbres

Pero la gran cita empieza el jueves en Jackson Hole adonde Mario Draghi volverá por primera vez desde 2014.  Hablará el viernes al igual que Janet Yellen, la anfitriona. Nadie espera en esta ocasión anuncios por parte de los dos banqueros centrales más influyente del  mundo pero cada una de sus palabras y  de sus gestos serán tomados en cuenta.  La Reserva Federal y el Banco Central Europeo enfrentan desafíos similares porque, pese a las mejoras de la economía, las tasa de inflación están lejos de las metas que establecieron.

En Estados Unidos, el PIB crecerá ligeramente por encima del 2% y el desempleo se ubica en el 4,3% pero el proceso de normalización monetaria es muy lento y a continuará a ese ritmo. La próxima suba de la tasa de interés sería recién en diciembre. El crecimiento en la zona del euro es algo menor y la tasa de desempleo duplica a la estadounidense, pero su tendencia es declinante. Y, consecuentemente, el  proceso de normalización monetaria del BCE irá todavía más despacio que el de la Fed.  Es probable que dados los mejores indicadores económicos,  Draghi comience en 2018 a levantar el pie del acelerador en materia de estímulos monetarios pero no cabe esperar cambios bruscos. La compra de activos terminará en diciembre de este año pero la tasa de interés no se moverá por mucho tiempo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés