El Economista - 70 años
Versión digital

mie 30 Nov

BUE 21°C
Versión digital

mie 30 Nov

BUE 21°C
"Affaire Astesiano"

Encarcelamiento de su jefe de custodias por gestionar pasaportes "truchos" golpea al presidente de Uruguay

El jefe del Servicio de Seguridad Presidencial, Alejandro Astesiano, fue detenido por la policía en la residencia del mandatario

Astesiano había custodiado a Luis Lacalle Herrera, expresidente (1990-1995) y padre del actual mandatario
Astesiano había custodiado a Luis Lacalle Herrera, expresidente (1990-1995) y padre del actual mandatario
Ismael Grau Ismael Grau 28-09-2022
Compartir

En el inicio de la segunda mitad de mandato -tras dos años y medio en los que retuvo una relativamente alta popularidad gracias a la buena gestión de la pandemia de Covid-19-, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, recibió esta semana un golpe duro: el jefe de su custodia personal y familiar fue encarcelado por integrar una banda que falsificaba y vendía pasaportes uruguayos falsos a ciudadanos rusos.

Aunque el tono de los políticos orientales es mucho más moderado que el de sus pares argentinos, el caso parece encaminado a lo que en cualquiera de los dos márgenes del Río de la Plata se rotularía como un escándalo político.

El último fin de semana, al regreso de Lacalle Pou de unas vacaciones en Costa Rica con sus hijos -las primeras desde su reciente separación-, el jefe del Servicio de Seguridad Presidencial, Alejandro Astesiano, fue detenido por la policía en la residencia del mandatario. 

Este martes la Justicia le imputó el delito continuado de “suposición de estado civil en reiteración real con delito de asociación para delinquir y tráfico de influencias”, y quedó en prisión preventiva por 30 días. Luego de eso, el jefe de Estado lo desvinculó del cargo. 

Un escribano y un ruso que formaban parte del grupo delictivo también fueron a prisión, mientras que la Fiscalía investiga si otros funcionarios públicos están involucrados en las maniobras. 

  • La investigación se inició a partir de una denuncia realizada por la Asociación de Compatriotas Rusos en México al Consulado de Uruguay. Astesiano y sus cómplices contactaban a los rusos, luego adulteraban sus partidas de nacimiento para que figuraran como “ciudadanos naturales” uruguayos, y después les tramitaban el documento de identidad y el pasaporte. Por la gestión cobraban hasta US$ 10.000, informaron medios de prensa locales este miércoles. El jefe de la custodia de Lacalle Pou llegó a tener reuniones con sus socios en su despacho de la Torre Ejecutiva, sede del gobierno oriental.  

Este lunes, ya con su custodia detenido, pero todavía sin un pronunciamiento judicial sobre la causa, el mandatario respaldó en una conferencia de prensa a Astesiano y negó que tuviera antecedentes penales. Sin embargo, a las pocas horas se supo que el hombre tenía un procesamiento sin prisión por estafa del 2002 y acumuló más de 20 indagatorias en años posteriores; al menos parte de ese prontuario había sido sacado a luz por medios de comunicación en 2020 y 2021. 

Astesiano había custodiado a Luis Lacalle Herrera, expresidente (1990-1995) y padre del actual mandatario, y acompaña a Lacalle Pou en su campaña electoral desde 2019.

El opositor Frente Amplio, que empieza a calentar motores con la pista electoral del 2024 a la vista, cuestionó al mandatario por el caso. “Hasta ahora fue un funcionario intachable, porque un funcionario intachable no tiene tantas indagatorias (...). Tenemos que cuidar nuestra República”, dijo el presidente de esa coalición de partidos de izquierda, Fernando Pereira. Agregó que el episodio “es un problema para el pueblo uruguayo y su imagen” frente al mundo. 

Un analista político del diario El Observador de Montevideo se refirió este miércoles al “affaire Astesiano” por los pasaportes “truchos” como el golpe más duro recibido por el jefe de Estado en lo que va del período, que concluye en marzo del 2025. 

“Exitoso en sus decisiones durante la pandemia, sólido en sus apariciones públicas, bien tratado en las encuestas, al presidente Lacalle Pou le pegaron fuerte en el inicio de la segunda mitad de su mandato. Y el golpe se lo propinó el hombre al que había elegido para prevenir cualquier atisbo de violencia contra su persona”, escribió Leonardo Pereyra.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés