El Economista - 70 años
Versión digital

mar 16 Abr

BUE 16°C
Aniversario

Efemérides Antártica: la relevancia del continente blanco para la Argentina y para el hombre

Este 22 de febrero, se cumplen 120 años desde que Argentina efectuó su ocupación permanente en la Antártida.

Argentina reivindica soberanía sobre el sector definido por el paralelo 60° Sur y el Polo Sur, y los meridianos 25° y 74° de longitud Oeste.
Argentina reivindica soberanía sobre el sector definido por el paralelo 60° Sur y el Polo Sur, y los meridianos 25° y 74° de longitud Oeste.
Antonella Gris 22 febrero de 2024

Desde 1904, fecha donde la República Argentina efectuó la ocupación permanente en la Antártida, comenzando por el Observatorio Meteorológico en las Islas Orcadas del Sur, se conmemora el 22 de febrero como el día de la Antártida Argentina.

Por ello, en el día en que se celebra el 120° aniversario de este suceso, las implicancias nacionales, internacionales y las nuevas temáticas del cambio climático llaman a una reflexión urgente por parte de la sociedad. 

Debe tenerse en cuenta que el territorio antártico está encuadrado en el marco legal de su propio tratado internacional donde los países miembros se comprometen a cláusulas como, por ejemplo, la utilización pacífica del territorio o, también, el congelamiento de los reclamos de soberanía en la Antártida. 

Así Argentina, como miembro consultivo, suscribe su no reclamo temporal -es decir, hasta que el tratado esté vigente-. Sin embargo, resulta válido cuestionarnos entonces por qué sigue siendo importante la presencia argentina en la Antártida y cuál es la influencia internacional que se puede generar dentro del marco jurídico. 

Como se mencionó anteriormente, la instalación de Argentina fue la primera de carácter permanente y la más antigua radicada en el continente blanco, lo cual es de suma relevancia por dos razones principales: la primera se relaciona con el aval al momento de reclamar los títulos de soberanía que el país presentó en su debido momento y, la segunda, confluye inmediatamente con la influencia indirecta que se puede generar en el área, por ejemplo con actividades de investigación, cooperación con bases de países vecinos o liderando proyectos de necesidad. 

¿Existen urgencias en la Antártida? Pues la respuesta es sí, a pesar de que la vasta superficie de aproximadamente 14.000.000 km2 de hielo resulte muchas veces insípido y atemporal congelado en el tiempo, lo cierto es que el continente blanco sufre las mismas consecuencias que el mundo entero, entre ellos, factores como la globalización, el turismo aventura y la acción del hombre en general. No obstante, se destaca una principal amenaza: el cambio climático. 

marambio
 

El valor hídrico de la Antártida y el cambio climático 

En principio, a pesar de poseer flora y fauna autóctona, lo cierto es que el primordial valor ambiental de la Antártida para el ser humano es el agua. 

Por ello, es importante recordar que tan solo el 1% del territorio constituyen áreas libres de hielo, por lo cual, el mismo se presenta como el reservorio más grande de agua dulce del mundo al albergar más del 80% de la misma según los datos científicos del Instituto Antártico Argentino. 

No obstante, el territorio contiene ciertas limitaciones y problemáticas ligadas al calentamiento global y a los ciclos naturales de las temperaturas en la Tierra. Una gran serie de nuevos estudios han afirmado que la huella del cambio climático ocasionado por los seres humanos contribuye a derretir la capa de hielo exterior. 

Pero, ¿cómo llega la huella del ser humano allí? La ciencia identifica dos factores claves para ello. 

En primer lugar, el aumento del dióxido de carbono, en conjunto con otros gases de efecto invernadero, tienden a acumularse en la atmósfera, elevando la temperatura del planeta y generando una mayor probabilidad de derretimiento de los hielos antárticos. 

La Base Orcadas fue la primera base antártica argentina y constituye la presencia humana de carácter estable más antigua del continente.
La Base Orcadas fue la primera base antártica argentina y constituye la presencia humana de carácter estable más antigua del continente.

En segundo lugar, este calentamiento global cambia rotundamente no solo el curso de los vientos que soplan los océanos de la Antártida Occidental, sino que también su intensidad. 

Con ello, genera cambios en los océanos que empiezan a relamer y devorar los glaciares de agua dulce antártica. Por ejemplo, los glaciares de Isla Pine y Thwaites han sido noticia por haber perdido alrededor de 10.000 millones de litros de hielo, atravesando entonces el deshielo más rápido de los últimos 5.000 años.

Como consecuencia de la huella anti-ecológica, no solo se ve afectada la supervivencia del reservorio de agua dulce más inmenso del mundo y capaz de asegurar la supervivencia del humano, sino que también el deshielo contribuye directamente al aumento del nivel del mar, lo cual eleva los riesgos de inundaciones y de erosión costera de las regiones de todo el mundo apoyadas sobre el mar.

Al final, la crisis ambiental en la Antártida no solo significa un gran problema para la especie, también podría traducirse en un gran problema entre Estados, donde la causa más primitiva podría desatar la guerra: el agua

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés