EE.UU. tuvo expansión tenue en el 1º trimestre

La actividad económica de la principal economía del mundo ya está mostrando señales de repunte tras un frío inicio de 2016.

29-04-2016
Compartir

El PIB de Estados Unidos creció apenas 0,5% en el primer trimestre, el menor ritmo en dos años, informó ayer el Departamento de Comercio. El dato, que estuvo en línea con las previsiones de los analistas, justificó la cautela que adoptó la Reserva Federal el mes pasado, aunque en adelante se espera una mejora de la actividad basada en la continua recuperación del mercado laboral.

La desaceleración fue causada por un enfriamiento del consumo privado, que pasó a un aumento tenue de 1,9%, el menor desde el primer trimestre de 2015, contra 2,4% al final del año pasado. La inversión privada tuvo su peor comportamiento en cinco años por la caída del sector petrolero ante la baja del precio del crudo, y las exportaciones se resintieron debido al efecto rezagado de la fortaleza del dólar durante el año pasado.

Pero estos factores ya se estarían revirtiendo, lo que lleva a los analistas a anticipar una recuperación en el trimestre en curso. Los ingresos de los estadounidenses comenzaron a cobrar impulso, el valor del petróleo se estabilizó y el dólar retrocedió, lo que incrementaría el consumo, la invesión y el comercio neto, respectivamente. La Fed tomó nota del cambio de tendencia en su comunicado de esta semana, elevando ligeramente las expectativas de una suba de tasas de interés.

Los mercados operaron en general sin cambios tras la medición del PIB, la primera de las tres lecturas habituales de la evolución de la economía estadounidense. El índice Standard & Poor's 500 de la Bolsa de Nueva York se encuentra en torno a los 2.100 puntos, un nivel desde el que ya cayó violentamente en dos ocasiones en el último par de años en movimientos de fuga de activos de riesgo.

“Mirando hacia el segundo trimestre, si el crecimiento del empleo continúa, el consumo debería recuperarse”, dijo en la red social Twitter Patrick Chovanec, director gerente de Silvercrest Asset Management. Por el lado del intercambio, señaló: “el dólar más débil debería ayudar al saldo comercial. Los primeros indicios para el segundo trimestre apuntan a que los nuevos pedidos de exportación repuntaron por el debilitamiento del dólar”.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, está mirando minuciosamente los datos de la economía para ver cuándo dispone la siguiente suba de tasa, después de que la incrementó en diciembre pasado por primera vez en casi una década. La funcionaria tendrá muchas variables para incorporar en su modelo la próxima semana, cuando saldrán varios indicadores. El principal reporte será el de la evolución del empleo en marzo, que podría reactivar las previsiones de una política monetaria estricta.

El banco central norteamericano mantuvo las tasas de interés sin cambios esta semana, pero modificó el texto de su comunicado para expresar un tono más optimista, enfatizando la solidez del mercado laboral y removiendo algunas referencias a los peligros de la economía internacional.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés