El Economista - 70 años
Versión digital

lun 15 Abr

BUE 21°C
EE.UU.

Deuda: Joe Biden y Kevin McCarthy son optimistas

El mandatario demócrata y el presidente de la Cámara de Representantes se volvieron a reunir en la Casa Blanca para intentar destrabar las negociaciones de la deuda del país. Mientras que Yellen presiona a ambas partes, el republicano dijo que el asunto podría resolverse esta semana.

Deuda: Joe Biden y Kevin McCarthy son optimistas
16 mayo de 2023

Como los tiempos apremian, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, es consciente de esto, este martes se reunió en la Casa Blanca con el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy, con el objetivo de solucionar el problema de la deuda del país.

Desde enero, el gobierno de Biden alcanzó su límite de endeudamiento de US$ 31,4 billones, y solo podrá extenderlo con el visto bueno del Capitolio.

Por ello, ante la urgencia de la situación, Biden suspendió un viaje a Australia para poder reunirse con McCarthy. En el encuentro también estuvieron presentes el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer; el principal republicano del Senado, Mitch McConnell; y el principal demócrata de la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries.

Sin embargo, como los demócratas controlan el Senado, es a McCarthy a quien Biden tiene que convencer antes del 1 de junio, fecha hasta la que se estima que el gobierno puede seguir pagando sus cuentas.

Las negociaciones duraron menos de una hora, pero finalizaron de forma optimista: McCarthy, al salir de la Casa Blanca con Biden, dijo que "es posible llegar a un acuerdo para el final de la semana".

"Tenemos mucho trabajo por hacer en poco tiempo (...) Podemos elevar el techo de la deuda si limitamos lo que vamos a gastar en el futuro", agregó el republicano. 

Antes de la reunión, los asistentes de Biden y McCarthy discutieron los requisitos para dos programas clave que brindan alimentos y ayuda en efectivo a las familias. 

Ampliar los requisitos laborales ha sido una demanda fundamental de los republicanos, que también están presionando por recortes de gastos a cambio de sus votos para aumentar el límite de la deuda.

Yellen no cambia su estrategia

Desde hace varias semanas, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, es la encargada de advertir que, si no se llega a un acuerdo, las consecuencias podrían ser catastróficas no solo para Estados Unidos, sino para todo el mundo.

En este sentido, este martes Yellen mantuvo su tono poco optimista y consideró que el incumplimiento de pago de la deuda podría desencadenar una recesión que destruiría muchos empleos y negocios estadounidenses.

"Es muy concebible que veamos una serie de mercados financieros quebrar, con el pánico mundial desencadenando llamadas de margen, corridas y ventas forzadas", explicó la funcionaria.

Además, Yellen dijo que la crisis económica y financiera sin precedentes se vería exacerbada por posibles interrupciones en las operaciones del gobierno federal, incluido el control del tráfico aéreo, la aplicación de la ley, la seguridad fronteriza y la defensa nacional y los sistemas de telecomunicaciones.

Según la funcionaria, el actual enfrentamiento entre demócratas y republicanos ya está elevando los costos de endeudamiento y aumentando la carga de la deuda del país.

"Nuestra economía se encontraría repentinamente en una tormenta económica y financiera sin precedentes", dijo Yellen, que explicó que 66 millones de beneficiarios del Seguro Social y millones de veteranos y familias de militares probablemente no recibirían su pago. 

"Y el shock de ingresos resultante podría conducir a una recesión que destruya muchos empleos y negocios estadounidenses", agregó. 

"El tiempo se acaba. Cada día que el Congreso no actúa, experimentamos mayores costos económicos que podrían ralentizar la economía estadounidense (...) La economía estadounidense pende de un hilo. Los medios de subsistencia de millones de estadounidenses también. No hay tiempo que perder. El Congreso debería abordar el límite de la deuda lo antes posible", sentenció. 

Biden toma la delantera

En plena crisis, Biden, quien recientemente anunció que irá en busca de su reelección, sigue manteniendo una ventaja sobre los posibles rivales republicanos Donald Trump y Ron DeSantis.

Según una encuesta de Reuters/Ipsos, Biden aventajaba a Trump, su antecesor en la presidencia, por seis puntos porcentuales, 44% a 38%. 

Además, Biden tendría una ligera ventaja entre los votantes independientes sobre un oponente republicano. Por su parte, Trump mantiene una ventaja dominante sobre DeSantis en lo que respecta a las primarias republicanas.

El 63% de los encuestados dijeron que era menos probable que apoyaran a un candidato presidencial que respaldara severas restricciones al aborto.

Además, el 64% de los demócratas y el 93% de los republicanos dijeron que prefieren a un candidato presidencial que apoye medidas más duras para asegurar la frontera. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés