El Economista - 70 años
Versión digital

mie 19 Jun

BUE 17°C
Guerra

Con Biden a la cabeza, la OTAN seguirá firme junto a Ucrania

Tras una importante declaración del G7, el presidente de EE. UU. dijo que el apoyo de Occidente a Ucrania "durará mucho en el futuro. Es una poderosa declaración de nuestro compromiso con Ucrania". Por su parte, ante la presión de la OTAN, Rusia y China dieron un mensaje de unidad.

Con Biden a la cabeza, la OTAN seguirá firme junto a Ucrania
12 julio de 2023

Luego de dos días de reuniones, este miércoles 12 de julio finalizó la cumbre anual de la OTAN, que se celebró en Lituania, y el balance podría decirse que terminó siendo positivo para Ucrania.

Aunque Kiev no recibió fechas de cuándo podría unirse a la alianza, algo que molestó al presidente Volodímir Zelenski, sí se retiró de Lituania con la garantía de que, en un futuro, será parte de la OTAN. 

Además, el G7 publicó una declaración con un marco para negociaciones bilaterales para brindar apoyo militar y financiero, compartir inteligencia y la promesa de medidas inmediatas si Rusia vuelve a atacar.

"Hoy estamos iniciando negociaciones con Ucrania para formalizar, a través de compromisos y acuerdos de seguridad bilaterales alineados con este marco multilateral, de acuerdo con nuestros respectivos requisitos legales y constitucionales, nuestro apoyo duradero a Ucrania en defensa de su soberanía e integridad territorial", comunicó el grupo compuesto por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Japón y Canadá. 

"Trabajaremos con Ucrania en un paquete mejorado de compromisos y arreglos de seguridad en caso de futuras agresiones para permitir que Ucrania defienda su territorio y soberanía", agregó el G7. 

Hay que recordar que, desde la retórica de Occidente, esta es una lucha entre la democracia y la autocracia. Sin embargo, es preciso señalar que, según el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC), en 2022 Ucrania estuvo entre los cinco países más corruptos de Europa. 

Es por ello que, a cambio de la ayuda del G7, Kiev se comprometió a tomar medidas para mejorar la gobernabilidad democrática, incluso a través de reformas judiciales y económicas y una mayor transparencia.

Biden se mantiene firme

Sin dudas, la declaración más esperada era del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ya que su país aporta el 70% del presupuesto militar de la OTAN.

Tras reunirse con sus pares del G7, Biden dijo que el apoyo de Occidente a Ucrania "durará mucho en el futuro. Es una poderosa declaración de nuestro compromiso con Ucrania". 

"La OTAN es más fuerte, más energizada y sí, más unida que nunca en su historia. De hecho, más vital para nuestro futuro compartido. No sucedió por accidente. No fue inevitable", agregó el líder demócrata.

Además, le envió un duro mensaje a su par ruso Vladimir Putin: "Cuando Putin, y su ansia cobarde de tierra y poder, desató su brutal guerra contra Ucrania, estaba apostando a que la OTAN se rompería. Pensó que la OTAN se rompería. Pensó que nuestra unidad se rompería en la primera prueba. Pero él pensó mal".

Por su parte, Zelenski calificó el resultado como un "éxito significativo", ya que "hoy hay garantías de seguridad para Ucrania en el camino hacia la OTAN", aunque insistió con que "si hubiera una invitación (para que su país se una a la OTAN) sería ideal".

No caben dudas de que, sin el apoyo occidental, Ucrania perecería en cuestión de días ante Rusia. Por ello, las declaraciones de Biden llevan cierta tranquilidad a Kiev en un momento en el que muchos comienzan a dudar de cuánto tiempo más los países liderados por EE. UU. seguirán apoyando a Ucrania. 

Sin embargo, no todo fue color de rosas para Zelenski, ya que el secretario de Defensa británico, Ben Wallace, dijo que le había dicho a Ucrania que sus aliados internacionales "no eran Amazon" y que Kiev necesitaba mostrar gratitud. 

Consultado al respecto, Zelenski manifestó que "siempre estuvimos agradecidos con el Reino Unido, los primeros ministros y el ministro de defensa porque la gente siempre nos está apoyando".

Por su parte, el primer ministro británico, Rishi Sunak, intentó bajar las tensiones y consideró que Zelenski "ha expresado su gratitud por lo que hemos hecho en varias ocasiones. Entiendo completamente el deseo de Volodímir de hacer todo lo posible para proteger a su gente y detener esta guerra, y continuaremos brindándole el apoyo que necesita".

China, en segundo plano

En la cumbre anual del año pasado, en Madrid, por primera vez la OTAN calificó a China como un "desafío sistémico para la seguridad euroatlántica".

Pero, aunque en la edición de este año la cumbre se concentró casi completamente en Rusia, la OTAN volvió a apuntar contra Pekín por considerar que desafió sus intereses, seguridad y valores con las "ambiciones y políticas coercitivas" del país oriental.

"La República Popular China emplea una amplia gama de herramientas políticas, económicas y militares para aumentar su presencia global y proyectar su poder, mientras permanece opaca sobre su estrategia, intenciones y acumulación militar", dijeron los jefes de Estado de la OTAN en su comunicado.

"Las operaciones híbridas y cibernéticas maliciosas de la República Popular China y su retórica de confrontación y desinformación tienen como objetivo a los Aliados y dañan la seguridad de la Alianza", agregaron.

A esto se suma que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, si bien explicó que China no era un "adversario" de la OTAN, consideró que "está desafiando cada vez más el orden internacional basado en reglas, negándose a condenar la guerra de Rusia contra Ucrania, amenazando a Taiwán y llevando a cabo una acumulación militar sustancial".

Por el momento, Pekín no ha apoyado a Rusia como sí lo hace la OTAN con Ucrania. Sin embargo, tampoco ha condenado la invasión y continúa comerciando con este país: en 2022 Rusia fue el socio comercial con el que China experimentó un mayor aumento de los intercambios denominados en yuanes (+34,3%). Así, el comercio entre ambos se disparó más del 30%, alcanzando la increíble cifra de US$ 185.000 millones. 

Como era de esperar, esto no causó ninguna gracia en el Gigante Asiático, y desde su misión ante la Unión Europea consideraron que la declaración ignoraba hechos básicos, distorsionaba la posición y las políticas de China y la desacreditaba deliberadamente.

Por su parte, desde Moscú, intentando aprovecharse de esta situación, este miércoles anunciaron que una visita del presidente Vladimir Putin a China estaba en la agenda. 

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, expresó que "ahora es un momento absolutamente oportuno para mantener una alta dinámica en el desarrollo de las relaciones bilaterales ruso-chinas. Se acordarán las fechas exactas y se les informará. El diálogo continúa en varios niveles".

La última vez que Putin visitó China fue en febrero del año pasado, tan solo un par de semanas antes de ordenar la invasión de Ucrania. Allí, junto a su par Xi Jinping se comprometieron a una asociación "sin límites".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés