El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 13°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 13°C

Todo lo que hay que saber sobre las opciones

Estos instrumentos son muy versátiles y, por eso, se recomiendan para cualquier tipo de cartera de inversión.

02-09-2016
Compartir

El término opciones puede parecer sofisticado para los inversoresprincipiantes, pero la realidad  es que este tipo de derivado financiero puede ser un gran aliado en la estrategia de cualquier ahorrista, ya que permite alcanzar múltiples objetivos, que van desde reducir el riesgo hasta potenciar la volatilidad.

Aquellos interesados en conocer cómo operan las opciones para comenzar a invertir por medio de este instrumento financiero, deben familiarizarse con ciertos datos  clave sobre el tema que permiten a cualquier inversor convertirse en un experto.

¿Qué es una opción? Es un derivado financiero. Es decir,no es un activo en sí mismo, sino  que su valor depende de un activo subyacente, como lo sería una acción. De esa manera, se trata de un

contrato que otorga a su titular el derecho de hacer algo, sin estar obligado a ello.

En otras palabras, tener la posibilidad de decidir.

Estos instrumentos se emplean generalmente como cobertura ante cambios en los precios de las acciones y como fuente de apalancamiento para potenciar las ganancias o pérdidas.

Dentro del universo de las opciones existen varios tipos como un call o un put.

Un call u opción de compra es un contrato por el cual el inversor o en este caso, comprador, tiene el derecho pero no la obligación, de adquirir un activo a un determinado precio (que se denomina strike) en una fecha de vencimiento preestablecida. El valor que se paga por tener ese derecho se llama prima. Bajo esta dinámica, el comprador tiene la expectativa de que el activo subyacente se encarezca, por lo que busca asegurarse un precio de compra más bajo con anticipación.

Por su parte, un put u opción de venta otorga al inversor el derecho, pero no la obligación, de vender un activo a un precio predefinido, en un momento futuro dado. El comprador de este instrumento confía en que el precio del activo subyacente baje y, en consecuencia, se protege pagando una prima. Así se asegura un valor de venta definido y más elevado de lo que sus expectativas indican.

Las estrategias 

Teniendo en cuenta la base de los tipos de opciones, es posible entrar en detalles sobre cómo manejar las mismas de manera hábil. En esa línea, surge una estrategia en particular como lo es un lanzamiento cubierto, también conocido como covered call u operación de tasa de interés.

Este consiste en la compra de una acción y la venta simultánea de una opción de compra. El costo de la acción se reduce por la prima cobrada, siendo menor al strike del call. Cuando se ejecuta la opción, el inversor entrega las acciones al precio estipulado, logrando un resultado que, anualizado, supera el retorno de las colocaciones bancarias. Esta maniobra se utiliza en momentos en que se espera que el precio de una acción no tenga cambios importantes, minimizando con ello el riesgo.

Dependiendo del tipo de mercado en el que se encuentre el inversor, éste puede valerse de un bull spread si se trata de una plaza alcista. Esta estrategia se ejecuta a partir de la adquisición de una opción de compra de una acción y la venta de un call, del mismo activo subyacente, con un strike superior. Ambas opciones tienen el mismo vencimiento. La estrategia permite reducir la inversión respecto de comprar un call directamente y hace que la ganancia máxima sea la diferencia entre los strikes.

Por otro lado, existe una estrategia para mercados bajistas, que tiene una lógica inversa: el bear spread.

En el caso de un mercado estable, se puede emplear una maniobra de “straddle vendido” que consiste en vender un call y un put con el mismo strike at-the-money (coincidente con el precio del subyacente). Se obtendrán beneficios siempre y cuando la acción no se mueva mucho respecto de su cotización al momento de hacer la operación.

Para los mercados volátiles se pueden armar varias estrategias. Una de ellas es el “strangle comprado”, que implica comprar un call y un put, ambos out-of-the-money. Cuanto más volátil se vuelve el precio de la acción subyacente, mayor es la ganancia que reporta esta estrategia.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés