El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 12°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 12°C

Qué debe evitar un inversor en momentos de crisis

Tips para escenarios turbulentos.

23-06-2016
Compartir

Muchos inversores toman malas decisiones en medio de la turbulencia financiera y no logran escapar de los típicos errores que los perjudican aún más. Sin embargo, existe una serie de consejos para no perder la cabeza con la volatilidad económica.

Las incógnitas del mercado son múltiples. ¿Cuándo subirá las tasas la Fed? ¿El Reino Unido se separará de la Unión Europea? ¿Subirá el dólar por estas incidencias? ¿Cuál es el impacto en las economías emergentes?

Empeorando esta situación, el año 2016 empezó complicado para los inversores: las bajas que sufrieron las Bolsas estadounidenses asustaron a todos ellos y los obligaron a preguntarse si una crisis financiera puede llegar a tener lugar próximamente. Y de ser así, ¿cómo reaccionar a ella?

En este entorno ser muy prudentes y no vender en momentos de caída ni comprar en euforias es uno de los consejos a seguir. Pero hay más y fueron recopilados por el diario The Wall Street Journal:

No obsesionarse con las noticias

Cuanto más atento se está a las fluctuaciones del mercado, más volátiles y riesgosos parecerán los movimientos.

Si se revisa a diario el S&P 500, uno de los índices bursátiles más importantes de Estados Unidos, las probabilidades de que el mercado caiga son del 50%. En cambio, si se hace apenas una vez al año, las cifras son mejores, porque el S&P 500 genera un retorno positivo siete de cada diez años.

Si uno se concentra en las fluctuaciones a corto plazo del mercado se perderá de vista lo que debería ser el verdadero objetivo, los resultados a largo plazo.

No entrar en pánico

Nery Persichini, editor de Revancha Argentina, sostuvo que durante los últimos 10 años la inflación creció en promedio de 24%, mientras el Merval lo hizo en 33%, lo que equivale a 9 puntos más.

Es decir, a pesar del riesgo que puede implicar invertir en la Bolsa, o lo complicado que pueda parecer el hacerlo, los resultados que se obtendrán valdrán la pena.

Por eso, a veces, cuando se experimentan bajas es mejor no hacerle caso al pánico o estrés que esto pueda generar y tener en mente que en cualquier momento el mercado puede revertir la tendencia.

No volverse tan específico con las cifras

Una corrección se define normalmente como una disminución del 10% en los índices S&P 500 o Dow Jones. Sin embargo, no hay un total acuerdo sobre la definición.

En principio, el desacuerdo surge por las semejanzas entre corrección y un mercado bajista.

Un mercado bajista es cuando los precios de las acciones llegan a ser inferiores de forma repetida durante varias sesiones alcanzando una pérdida igual o superior al 20%.

En cambio, una corrección bursátil es cuando los precios de los títulos de las empresas cotizadas llegan a caer entre 10% y 20%, utilizando como referencia su pico negativo más pronunciado a lo largo de las distintas sesiones en el período más reciente.

En fin, nada de esto realmente debe importarle al inversor. Lo que más debe interesar es la perspectiva a futuro, y eso no depende de si el mercado se redujo 10,2% en lugar de 9,8%.

No creerse el próximo gurú del mercado

Nadie sabe lo que sucederá luego de una caída en el mercado. Es muy difícil de predecir. A lo sumo, se pueden prever los movimientos de algunas acciones con base en lo que hagan las empresas o los gobiernos.

Sin embargo, es muy probable que el inversor termine equivocándose?

Las acciones podrían caer 10%, 25% o 50% o podría aumentar en grandes proporciones. ¿Cómo salvarse de esto? La diversificación de la cartera, la paciencia y, sobre todo, conocer bien los objetivos, son las mejores armas contra la incertidumbre del mercado.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés