El Economista - 70 años
Versión digital

sab 02 Dic

BUE 25°C
Paz frágil

Peligroso: el exceso de pesos sobre reservas netas supera US$ 50.000 millones

En lo que va del año, la emisión por intereses de Pases y Leliqs alcanzó los $2,3 billones. El stock de pasivos remunerados es 12% del PIB.

El stock de pasivos remunerados alcanza el 11,9% del PIB (+2 pp interanual) y equivalen a 2 bases monetarias
El stock de pasivos remunerados alcanza el 11,9% del PIB (+2 pp interanual) y equivalen a 2 bases monetarias
07 noviembre de 2022

Sobran pesos y faltan dólares, esa es la constante que alertan los economistas profesionales. Mientras que se extiende la tensión por la falta de anclas para controlar la inflación, que el mercado financiero prevé en 100% para el 2023 mientras que el team Massa proyecta 60%, lo cierto es que hay un desequilibrio monetario notable con desenlace incierto. 

Los cálculos que surgieron en los últimos días hablan por sí mismos. Gustavo Cañonero, director del banco CMF, dijo en el evento de FIEL de la semana pasada que la absorción de un $1 de excedente monetario requiere 2 veces los pasivos remunerados que demandaban en 2019. Y que el exceso de pesos sobre reservas netas, actualmente, excede los US$ 50.000 millones cuando este número fue cero hasta el 2012. De ahí que los instrumentos de absorción se agotan.

La consultora LCG explica que dos factores fueron expansivos en términos de base en octubre: el pago de intereses de pasivos remunerados ($ 439.000 millones) que no terminó de ser reabsorbido por la colocación de Pases y Leliqs ($ 311.000 millones) y otras operaciones del BCRA que implicó una expansión de $ 176.000 millones presumiblemente por la compra de títulos públicos con la intención de mantener la curva de rendimientos.

El stock de pasivos remunerados alcanza el 11,9% del PIB (+2 pp interanual) y equivalen a 2 bases monetarias
El stock de pasivos remunerados alcanza el 11,9% del PIB (+2 pp interanual) y equivalen a 2 bases monetarias

Y recuerda que en lo que va del año, la emisión por intereses de Pases y Leliqs alcanzó los $2,3 billones (2,8% del PIB). "Dado que la demanda de dinero se mantiene en niveles mínimos, buena parte de esta emisión es reabsorbida en forma de Pases y Leliqs. En efecto, el stock de pasivos remunerados alcanza el 12% del PIB y equivalen a 2 bases monetarias". advierte. 

En la misma sintonía, para Mecronomic, la caída en la demanda de dinero aparece como la "reacción racional ante el deterioro del poder adquisitivo de las tenencias de efectivo". Esto, dicen, combinado con la emisión extraordinaria realizada durante la pandemia y sostenida como consecuencia del déficit fiscal, ha terminado por llevar el nivel de los pasivos remunerados del BCRA al equivalente de más de 2 bases monetarias, stock que crece, sólo por efecto de la tasa de interés efectiva anual, a un ritmo del 107%.

Esto, según algunos operadores, podría hacer que más tarde o más temprano, se termine la paz cambiaria actual que muestra a los dólares financieros comprimiendo y la brecha bajando. "Midiendo la base monetaria y los pasivos remunerados contra las reservas del BCRA, resulta un dólar de $338, por lo que bajo esta métrica los dólares paralelos están un poco baratos. Los valores actuales todavía no reflejan toda la emisión que se produjo con el dólar soja", apuntó Ignacio Morales, Analista de Negocios Financieros de Wise. 

Sin embargo, no cree que haya una corrida al mercado de deuda en pesos en el muy corto plazo. "Este mes el Gobierno seguramente va a realizar un nuevo canje de deuda voluntario (como el de agosto) para despejar los vencimientos de los próximos 2-3 meses, y si tiene éxito, debería haber una tranquilidad en el mercado", afirma. 

Las medidas del Gobierno, en el sentido de los acuerdos de precio de ciertos productos, no mejorarán el perfil de la inflación. Con la deuda del BCRA creciendo por la emisión y el rechazo de la sociedad a estar en moneda local, el panorama es peligroso. "Este nivel de inflación, junto a tasas que van de negativas a neutras, no dejan de ser un riesgo para una velocidad de circulación del dinero que en octubre volvió a acelerarse en términos desestacionalizados, como viene haciéndolo desde noviembre 2021", alerta Portfolio Personal Inversiones (PPI). 

"Hasta que no se aplique un plan de estabilización, esta velocidad de circulación inevitablemente nos deja al borde de una aceleración inflacionaria. Es decir, hasta diciembre de 2023, por lo menos, habrá que convivir con este equilibrio inestable", remarcó. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés