El Economista - 70 años
Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

“Nuestra cartera crecerá $ 100 millones por mes”

En una charla con El Economista, el CEO de la SGR Aval Federal, Gustavo De Gennaro, explicó como fue el crecimiento que viene teniendo la empresa

23-10-2017
Compartir

 Por Ariel Bazán

En una charla con El Economista, el CEO de la SGR Aval Federal, Gustavo De Gennaro, explicó como fue el crecimiento que viene teniendo la empresa desde principios de año y se mostró optimista con las proyecciones de cierre de 2017.

¿Cómo se encaminan a terminar el año los números de Aval Federal?

En Argentina hay 852.000 pymes, de las cuales el sistema de SGR en los últimos catorce años asistió a unas 22.000 y hoy debe haber vigente unos 12.000 avales, lo cual muestra una proporción histórica no muy exitosa... En nuestro caso, pasamos de una cartera de clientes $ 500 millones en diciembre a $ 1.200 millones y de tener 25 productores (gestores de nuevos clientes) a unos 60 ahora, entre cámaras, entidades financieras, ALyCs, aseguradoras y estudios contables. Proyectamos que seguirá creciendo nuestra cartera de avales a un ritmo de $ 100 millones por mes, o sea que a fin de año deberíamos estar superando los $ 1.500 millones.

¿Cuál es su marketshare?

El sistema de SGR general ronda los $ 22.000 millones de cartera “viva”, de los cuáles nosotros tenemos unos $ 1.200 millones, o sea que estamos terceros o cuartos. Nuestra posición también podría medirse por el tamaño de nuestro fondo de riesgo (al que aportan los socios protectores y llega a unos $ 500 millones) y número de clientes (en el año ya van más de 300 pymes asistidas e históricamente más de 1.200, con más de 54.000 avales otorgados). El sector pyme que está más activo con nosotros es el agro, donde hay mucha renovación de maquinarias, instalaciones de galpones, etcétera., y le siguen los sectores de comercio y servicios, como petróleo y minería.

¿En que consiste su esquema de “garantías de flujos”?

El sistema de SGR históricamente se desarrolló sobre un modelo que pedía una contragarantía real, es decir una hipoteca, a cambio del aval. Nosotros cambiamos esa lógica y pasamos de un modelo de “garantía stock” (activos físicos) a uno de “garantía flujo” (flujos de fondos). Es decir, si bien nos sirve tener una garantía hipotecaria y prendaria tradicional, hemos incorporado también activos “de flujos”, como contratos de forward, cupones de tarjeta de crédito, contratos de prestación de servicios, etc. Así, si por ejemplo una pyme tiene un contrato de venta a futuro de granos, eso puede tener valor como contragarantía para nosotros, aunque pueda existir un riesgo mayor si esa empresa luego no tiene los granos para responder al contrato.

¿Qué otras facilidades les ofrecen a las pymes?

Tenemos un esquema de precalificación que le permite a las pymes saber en 72 horas saber si son elegibles o no para el aval y por cuánto monto. Esto es un gran cambio para las pequeñas empresas, que en los bancos pueden estar meses sin recibir respuesta y recibir menos de lo esperado o nada. Esta precalificación rápida la hacemos a través de nuestra app “Aval Federal”, donde la pyme sólo debe ingresar algunos datos (nombre, CUIT, activo, pasivo, ventas, y resultado) y puede acceder además a toda su posición financiera, como cheques, límite disponible, operaciones cruzadas con terceros, etcétera. Este sistema online nos agiliza la aprobación del trámite porque ahora cada participante de nuestro cómité de crédito puede aprobar virtualmente la transacción, sin tener que dedicar para eso lmuchas horas de reuniones.

¿Dan asistencia también con el financiamiento?

Históricamente el sistema de SGR se sentaba y esperaba que venga la pyme para otorgarle el aval y después la pyme con eso tenía que ir a buscar el financiamiento. Ahora, eso se lo buscamos nosotros según cuál sea la mejor alternativa: préstamos bancarios a tasas subsidiadas, pagarés bursátiles, descuento de cheques de terceros, ON Pyme avaladas, etc. O sea, la idea no es sólo emitirles el aval, sino llevarlos de la mano a la monetización, que logren terminar el ciclo.

¿Y cuánto ganan en este esquema los socios protectores?

Tenemos más de 25 socios protectores, entre bancos privados y públicos e inversores individuales. El año pasado nuestro fondo de riesgo estuvo entre los más rentables, ya que rindió un 36%, y al cierre de septiembre estaba rondando el 26,13%, sumado a la ventaja impositiva que ofrece (los protectores que permanencen dos años no pagan Ganancias por única vez, o sea que cada año tienen una exención del 17,5%). En este sentido, si se considera el 26% de septiembre, más una desgravación del 17,5%, menos nuestras comisiones, estamos hablando de que el inversor recibe un retorno neto del 40% aproximadamente.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés