El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 35°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 35°C

La tasa vuela, los bonos caen y el riesgo sigue subiendo

Con la tasa de política monetaria en 30% en el mercado secundario, S&P ubicó la economía argentina entre las cinco más riesgosas del planeta. El dólar se tumbó, los bonos bajan y las acciones resisten

08-11-2017
Compartir

Por Luis Varela

Preocupado por los ajustes tarifarios en marcha y los procesos de reforma permanente, que siguen manteniendo enarbolado el proceso inflacionario, el BCRA continuó operando hoy en el mercado secundario de Lebac y, de ese modo, la tasa de política monetaria que Federico Sturzenegger fijó el martes en el 28,75% anual llegó hoy a rozar el 30% anual para las Letras del Banco Central a 252 días de plazo.

Semejante tipo de interés, que provoca fuertes distorsiones en la economía real, hizo que la agencia de calificaciones Standard & Poor´s emitiera hoy un comunicado advirtiéndole a los inversores que Argentina está, junto a Turquía, Paquistán, Egipto y Qatar, entre las cinco economías más frágiles del mundo.

Mientras el Poder Ejecutivo sigue autorizando aumentos en el gasto público, impulsando ahora una reforma tributaria que subirá impuestos en el corto y supuestamente los bajará en el largo, medio gabinete volvió a protestar en contra de Sturzenegger por realizar un nuevo e inesperado aumento de los intereses, pero desde el BCRA deslizan que si la suba de tasas no se aplicara, el rebote inflacionario -que ya subió de 21 al 25% anual- se complicaría todavía más, y que pondría en riesgo todo el programa.

La cuestión es que semejante aumento en la tasa de interés tuvo hoy un fuerte impacto en el mercado local, con la variación más visible en las cotizaciones del mercado cambiario, esencialmente con el valor del peso argentino que subió de manera consistente contra casi todas las monedas, convirtiéndose a la vez en uno de los tipos de cambio que pierde cada vez más valor por el aumento de los precios internos.

Semejante aumento en la tasa de interés tuvo hoy un fuerte impacto en el mercado cambiario local: el peso argentino subió de manera consistente contra casi todas las monedas

De manera abrupta, bajó la cotización de todas y cada una de las monedas. El dólar oficial bajó hoy 8 centavos hasta $ 17,85 y el blue cedió 10 centavos hasta $ 17,90, pero fue el mayorista el que más retrocedió, al caer 13 centavos hasta $ 17,55.

Este gran vuelo del peso argentino se dio en un día en el que el dólar volvió a ceder contra casi todas las monedas del mundo. Esta vez la debilidad de la divisa tuvo que ver con las elecciones en EE.UU.: en la primera prueba electoral relevante de la era Trump, los demócratas lograron anoche una contundente victoria en elecciones en Virginia, Nueva Jersey y Nueva York que rejuvenecieron a la oposición y alentaron las expectativas de una "ola azul" el año próximo que ponga al Congreso en manos de la oposición.

La fortaleza del peso argentino y la debilidad del dólar llegó en paralelo con una rueda bajista para los títulos argentinos, tanto los públicos como los privados. De hecho, los bonos sufrieron hoy su sexta rueda consecutiva en baja: caen sin cesar desde que el martes de la semana pasada el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne anunció el proyecto de reforma impositiva, que busca aplicarle un impuesto del 5% a la ganancia de los títulos en pesos y del 15% a la utilidad de los títulos en dólares.

La fortaleza del peso argentino y la debilidad del dólar llegó en paralelo con una rueda bajista para los títulos argentinos, tanto los públicos como los privados

En un ambiente claramente vendedor con alto volumen negociado (lo cual convierte a la rueda en una tendencia mucho más peligrosa, que podría convertirse incluso en una corrida de inversores desensillando), los bonos cayeron 0,4% promedio y el 70% de lo operado en bonos se transó en cuatro títulos: el bono AY24 acumuló el 33% del total operado, el DICY tuvo el 22%, el DICP el 9% y el DICA el 7%.

Esta nueva baja para los bonos locales hace que la tasa larga argentina vuelva a ubicarse en el 6,7% anual, luego de haber bajado en los últimos días de octubre hasta el 6,3%, su nivel más bajo de los últimos diez años. Este incremento en el costo de la deuda, generado por los impuestos de Dujovne, no solo está incrementando el valor que debe pagar Argentina para conseguir dinero, sino que también está incrementando el riesgo país, que hoy saltó hasta 384 puntos básicos, con un crecimiento de 40 puntos desde que Dujovne lanzó su propuesta.

Intentando generar un momento de confianza, y buscando evitar una corrida vendedora, los trolls del Poder Ejecutivo se la pasaron repitiendo en las redes que el sistema bancario aceptaba los nuevos impuestos a los bonos, ya que parecían justos para equilibrar la presión tributaria con otros sectores. Sin embargo, los inversores están dando sus órdenes y los resultados están muy lejos de lo que se llama "aceptación de la banca".

Este momento de debilidad de los bonos llegó con una señal de fuga hacia posiciones seguras. Quienes vendieron bonos largos se subieron a la licitación que realizó hoy el Gobierno al colocar Letras en dólares por US$ 800 millones. Hubo ofertas por US$ 3.389 millones, casi cuatro veces lo licitado, y fueron adquiridos dos instrumentos, una Letra a 217 días y otra 371 días con tasas de 2,8 y 3% anual.

Exceptuadas de la nueva presión tributaria, las acciones lograron alcanzar el martes un nuevo récord histórico, con el índice Merval de papeles líderes superando por primera vez la barrera de los 28.000 puntos

En el mercado bursátil, en cambio, se vive una realidad muy distinta. Exceptuadas de la nueva presión tributaria, las acciones lograron alcanzar el martes un nuevo récord histórico, con el índice Merval de papeles líderes superando por primera vez la barrera de los 28.000 puntos. Hoy, sin embargo, el movimiento de los inversores estuvo más repartido y la Bolsa porteña anotó una leve baja del 0,14% con un buen volumen de $ 694 millones.

El 70% de lo operado en acciones se transó en catorce papeles: Pampa Energía reunió el 11% del total negociado, YPF y Siderar lograron el 7% cada una y Galicia, Banco Macro, Holcim, Transener y Loma Negra pudieron reunir operaciones por el 5% del total cada una.

Con esa estructura de negocios, hubo un salto del 16% para Edesal, una suba de 9% para Camuzzi y del 2% al 8% para Dycasa, Transener, Esmeralda, Hipotecario, Aluar, Garovaglio, Rosembusch, Morixe, Petrobras Brasil, Petrobras Argentina, Autopista del Sol y Loma Negra. Del otro lado se anotaron bajas del 2% al 4% para Costanera, Carboclor, Mercado de Valores de Buenos Aires, San Miguel, Boldt, Quickfood, Cresud, TGLT, Phoenix, Polledo, IRSA y Longvie.

Entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York la rueda fue positiva, con subas del 1% al 1,9% para Macro, Petrobras Argentina, Francés, Galicia, TGS, Nortel, Telecom y Edenor; y con una baja del 1% para Tenaris.

El sostén de las acciones argentinas en Nueva York se dio con Wall Street imparable: el Dow y el S&P subieron 0,1% y el Nasdaq mejoró 0,3%. Mientras tanto, muy inestable, la Bolsa de San Pablo subió 2,7% (recuperando casi todo lo perdido en la víspera) y la de México bajó 0,3%.

Por último, las commodities tuvieron un día con resultados diversos. Se anotó un baja del 0,9% para el petróleo (volvió a US$ 56,80 por barril). Los metales preciosos esta vez estuvieron en alza (el oro subió 0,5% y la onza de plata mejoró 0,6%). Los metales básicos evolucionaron mixtos (el níquel mejoró 0,3%, el aluminio bajó 1,4% y el cobre cedió 1,1%). El bitcoin recuperó 2,4% y terminó a US$ 7.212. Y en Chicago los granos estuvieron casi sin cambios (con suba del 0,1% para soja y maíz y baja del 0,1% para el trigo).

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés