El Economista - 70 años
Versión digital

vie 14 Jun

BUE 21°C
Finanzas

La reforma de Milei avanzó un casillero y el mercado festejó

Se avanzó un casillero con la Ley Bases y la reforma fiscal en el Senado, y se aceleran los tiempos para tomar decisiones administrativas. El resultado fue un día cambiario tranquilo.

El día fue tranquilo, con suba para las acciones y recuperación para los bonos, con riesgo país otra vez en baja.
El día fue tranquilo, con suba para las acciones y recuperación para los bonos, con riesgo país otra vez en baja.
Luis Varela 30 mayo de 2024

Tras cinco semanas de crisis, en las que los dólares libres pegaron un salto, con los títulos argentinos cayendo 10% y el riesgo país trepando 300 puntos, la reorganización del gabinete y fundamentalmente el avance de la Ley Bases y de la reforma fiscal en el Senado (donde hubo dictámenes para que los temas se traten finalmente en el recinto) le devolvieron la vida al mercado argentino.

Con los dólares quietos y con el BCRA perdiendo reservas por cosecha lenta y pago del barco con gas, la Bolsa de Buenos Aires logró un nuevo récord medido en pesos, los ADR argentinos en Nueva York saltaron en bloque hasta 11% y los bonos recuperaron 1,6%, por lo que el riesgo país terminó bajan do otras 64 unidades, hasta 1.312 puntos básicos, tras los comprometidos 1.443 puntos del viernes pasado.

El factor Francos 

Sin dudas, el corrimiento de Nicolás Posse y el ascenso de Guillermo Francos a la jefatura de Gabinete cambiaron por completo las cosas. Ni lerdo ni perezoso Francos dijo ante el gabinete que no habrá más cambios de ministros pero sí sustituciones en segundas líneas (de hecho la ministra Sandra Petovello echó al secretario de Niñez y Familia Pablo De la Torre por el escándalo de los alimentos), y les advirtió que cada cosa que firme cada ministro irá directamente a aplicación, para no retrasar el funcionamiento del Estado, y cada funcionario se hará responsable, a futuro con la Justicia, de cada cosa que firme. 

Y el mismo Francos, se acercó al Senado, tuvo una reunión a solas con la vicepresidente Victoria Villarruel, hicieron varias concesiones que seguramente no le gustarán a Milei, que sigue en EE.UU. en sus reuniones con los principales CEO de la Inteligencia Artificial mundial, todo con el objetivo que se logró: conseguir los dictámenes para que la Ley Bases y la reforma fiscal sean tratados en dos semanas en el recinto del Senado, sin que se tengan todavía los votos asegurados, pero por lo menos avanzando un casillero decisivo.

Entre el renunciamiento que debió hacer Francos para que parte de esta etapa de reforma que quiere Milei prospere se tuvo que aceptar que varias empresas públicas que se iban a privatizar no podrán tocarse, se tuvieron que hacer concesiones en minería y en la forma de aplicación del impuesto a las Ganancias sobre todo en territorio patagónico, pero con eso se consiguieron las manos alzadas para que la reforma suba un escalón.

Por supuesto, falta una eternidad para que todo esto sea cierto: se debe votar en el Senado, y como la medida va con muchos cambios, si se aprueba irá de nuevo a Diputados, donde todo lo que se reciba deberá tratarse nuevamente, por lo que probablemente el Pacto de Mayo se termine convirtiendo con suerte, si es que se llega en un Pacto de Julio, para el día de la Independencia, veremos.

Los pasivos del BCRA 

También cayó muy bien en el mercado la manera en la que Caputo y Bausili están limpiando los pasivos del BCRA. La gigantesca licitación de este miércoles, donde se absorbieron de los bancos $ 3,52 billones en Lecaps, Letras del Tesoro que pagan 10 puntos anuales más de lo que pagaba el BCRA, pero se logró alargar los plazos, ya que el dinero de los pases era a un día y lo que se tomó desde la Secretaría de Finanzas tiene un promedio de 40 días, lo cual le da a Economía más tiempo para ir maniobrando.

Además, como a través del Boletín oficial se informó que hay autorización para realizar una emisión de Lecaps gigantesca, en el mercado especulan con que Caputo irá realizando licitaciones sucesivas para ir pagando tasas de interés cada vez más bajas e invertidas a lo que pasó el miércoles, día en el que la tasa más alta fue en el plazo más corto: normalizarán la curva, con tasa de interés, eliminando la indexación por inflación o tipo de cambio (CER o dólar) y ese es un paso significativo, aunque riesgoso para los inversores si llega a haber una sorpresa con el dólar y con los precios internos.

Inmediatamente, para evitar que el Tesoro los deje sin mercadería, los bancos hicieron debutar fondos de inversión atados a Lecaps, en posiciones T+1, es decir que se podrá invertir en este tipo de letras, que pagan casi 20 puntos anuales más que los plazos fijos, con opción a bajarse de un día para el otro, por lo que esto puede plantear el nacimiento de la próxima bola de nieve: ya pasó con las Lebac, después con las Leliqs, los pases y ahora las Lecaps.

Los datos del exterior

Este reordenamiento, con tranquilidad cambiaria y fuerte recuperación de acciones y bonos a nivel local, estuvo completamente a contramano de lo que está pasando en el exterior. El miércoles, al conocerse el contenido del Libro Beige de la Fed se comprendió que habrá tasas más altas durante más tiempo y eso empalideció a los mercados. Pero ayer hubo un dato estadístico que buscó tranquilizar los ánimos: EEUU revisó a la baja el crecimiento del PIB del primer trimestre al 1,3%, desde el 1,6%. Y eso se conoció justo en el mismo día en el que, además, se condenó culpable a Donald Trump por encubrir un pago de dinero para silenciar a una actriz porno. Es así el primer presidente en la historia de EEUU en ser condenado por un delito penal, cuando faltan poco más de cinco meses de la elección presidencial del 5 de noviembre.

El dólar adentro y afuera

Como sea, al informarse que la economía norteamericana viaja más lento, se aplacó apenas la suba de las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,2% anual a 1 año de plazo, 4,6% anual a 5 años, 4,6%% anual a 10 años y 4,7% anual a 30 años. Y con eso en el exterior el dólar subió 0,9% en Chile y 0,3% en México, no cambió en Brasil, bajó 0,2% contra le libra y el yuan, cedió 0,3% contra el euro y achicó 0,5% contra el yen.

En el mercado cambiario local hubo dos elementos que pesan, por un lado el pago del buque de gas de Petrobras para restituir el suministro y por el otro la lenta liquidación de la cosecha gruesa ya que los productores creen que el tipo de cambio oficial está atrasado y, además, no saben qué hacer con los pesos ya que no rinden en casi ningún tipo de colocación. Así, con el dólar exportador a $991,37, el BCRA compró apenas US$ 38 millones en el mercado y al final del día el BCRA perdió US$ 138 millones en las reservas.

En base a esos movimientos, con Francos al mando y con la ley Bases un escalón arriba, la pax cambiaria se recuperó. El dólar blue no cambió y siguió a $1.230, el dólar MEP bajó $1,43 hasta $1.177,28 y el contado con liquidación subió $3 hasta $1.218,17 pesos. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 32% y la del CCL con el mayorista fue del 36%.

Recuperación de los bonos

Mientras tanto, después de que varios operadores e inversores repitieran por todos los medios que Argentina era un cementerio para la inversión, los pasos dados estos días determinaron que con gran volumen, los bonos argentinos recuperaran otro 1,6%, por lo que el riesgo país bajó 64 unidades hasta 1.312 puntos básicos.

A nivel papeles privados, la idea de que la Fed mantendrá tasas altas durante más tiempo y con algo menos de riesgo de que Trump termine echando a Jerome Powell de la Fed, hizo que muchos toros (subidos a la montaña de papeles de inteligencia artificial que saltaron más de 60% en dólares en pocas semanas) le cedieran el paso a los osos, que siguen de salida. Así, hubo una nueva baja en la bolsa de Nueva York, ya que el S&P bajó 0,6%, el Dow achicó 0,9% y el Nasdaq cayó 1,1%. Al tiempo que la Bolsa de San Pablo bajó otro 0,9% y la de México subió 0,2% (a pesar de que asesinaron al político número 61 en cuatro meses de campaña electoral, en una guerra narco sin límites).

El mercado accionario local, mientras tanto, fue el gran ganador de toda esta movida, aunque el volumen operado retrocedió apenas. Con $34.111 millones operados en acciones y $22.666 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 4,7%. Al tiempo que los ADR argentinos en Nueva York anotaron una suba en bloque del 1% al 11% para Francés, Supervielle, TGS, Galicia, YPF, Macro, Telecom, IRSA, Loma Negra, Central Puerto, Cresud, Pampa E, Edenor y Bioceres; con una sola baja del 1,6% para Despegar.

Y probablemente lo más particular del día fue que, por debajo de esta leve agachada del súper dólar, las commodities no reaccionaron, ya que solo las criptomonedas siguieron vivas. Hubo una baja del 1,4% para el petróleo. Los metales preciosos mixtos estuvieron mixtos, con un buen día para el oro pero malo para la onza de plata. Hubo una dura declinación para los metales básicos. También se observó un consistente retroceso para los granos en Chicago y en Rosario, sobre todo para el trigo. Y el que sacó la cabeza del agua fue el bitcoin, que subió 2,2% mientras que hubo alzas menores en el resto de los valores de ese panel.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés