El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 27°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 27°C

“La apertura actual hizo crecer el interés”

09-11-2016
Compartir

Entrevista a Giorgio Trettenero Castro, Secretario general de Felaban

La 50° asamblea de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban) terminó ayer con un gran optimismo del sector financiero sobre el nuevo rumbo de Argentina y su intención de reinsertarse en el mundo. En diálogo con El Economista, el secretario general de la Felaban, Giorgio Trettenero Castro, hizo un balance del evento.

¿Cuál fue el clima de los banqueros extranjeros respecto a Argentina?

La apertura del gobierno de (Mauricio) Macri ha hecho crecer mucho el interés de los banqueros; gustó la clara visión de querer reinsertar a la Argentina en el mundo. Más de 1.800 banqueros de 54 países estuvieron haciendo negocios con los bancos locales, entre otras cosas para líneas de créditos para exportaciones, cobranzas, remesas y préstamos para bancos.

Uno de los grandes temas del evento fueron las regulaciones, ¿por qué?

Estamos con problemas muy serios por el tsunami regulatorio, una ola de regulaciones que están encareciendo el costo de capital. Los bancos no se oponen a normas que ayuden a la estabilidad financiera, pero como hay tantas regulaciones que vienen sin parar no pueden organizarse y trazar objetivos. Por eso, antes de que sigan apareciendo normativas queremos un estudio para ver el impacto en el negocio. No olvidemos que si algo afecta a un banco, el que termina pagando las cuentas es el cliente.

Otra de las cuestiones importantes fue el “de-risking”...

Sí, en la región estamos ante un fenómeno de de-risking, que quiere decir “no riesgo”. En Latianoamérica nos manejamos mucho con las normas del GAFI y como los reguladores americanos tienen sus propias reglas los bancos estadounidenses cortan operaciones con la región para no exponerse a multas. Por esas regulaciones locales, el banquero americano no sólo se expone a multas de miles de millones de dólares si infringe alguna norma, sino que incurre en grandes costos para analizar el riesgo de eventuales operaciones: unos US$ 50.000 para operar con algún banco chico regional y US$ 120.000 con uno mediano. Por eso, lo que debemos lograr es convencer a los reguladores americanos de que estamos haciendo bien el trabajo o que al menos nos digan cómo debe mos administrar el riesgo.

¿La cuestión tecnológica es otro de los desafíos del sector?

Sí, la banca yendo a una modalidad digital y los bancos se están dando cuenta del riesgo que implica no subirse a este tren. Por eso, según una encuesta muestra que el 93% de las entidades ya está migrando a una banca digital. Y desde Felaban lanzamos la iniciativa “por una región sin uso de efectivo”, con el objetivo de difundir la idea de que las transacciones electrónicas aportarán transparencia en temas de corrupción.

¿Qué otros problemas hay con la tecnología en el sector financiero?

Uno de los grandes problemas es que están apareciendo agentes externos que mueven fondos pero no están regulados, las llamadas Fintech (empresas de software que permiten hacer operaciones financieras). Estas compañías no están sujetas a normas de capital o liquidez y generan una competencia desleal que podría derivar en un riesgo sistémico. Por eso, queremos que los reguladores definan las reglas de juego para todos y que las Fintech tengan las mismas regulaciones que la banca.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés